Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

-“¿Lo Haría el Padre?” -“No. Otro Estilo, ¿qué no?”

75

-Croniquilla de la Tercera Sesión Ordinaria de la LXIII Legislatura Local-

UNO

Se aglomeran los flashes sobre las imágenes sucesivas de Mariano González Aguirre aproximando al juguetón Enrique Padilla; saludando a don Héctor Ortiz; charlando con el correligionario, sonriéndose el primero con el antecesor de su padre en el máximo cargo gubernamental local.

Sentado, lejos del PAN y muy cerca del PRI, el ex rector.

Seguro de sí en su rol de coordinador parlamentario se muestra a su vez el hijo del ex gobernador González Zarur. Nada mal, disfrutará la tribuna.

“Algo sobrado”, musita un colega. “Está empezando, debe sentirse nervioso” –especulo.

Inolvidable la escena que me contaron de González Aguirre pidiendo un café para el predecesor de González Zarur.

-¿Lo haría el padre? –plantea el amigo.

-No. Otro estilo ¿que no?

-En la pasada les servían en tazas de cerámica; ahora en unicel –apunta, perspicaz, Toñeta.

DOS

Tras la sesión, apenas trasponer Ortiz la puerta que conduce al cubículo del presidente de la Junta de Concertación y Conciliación:

-Se le ha visto muy platicador en las tres sesiones con Padilla… -tiento tras el saludo.

-Así ha sido siempre. Somos muy buenos amigos.

-¡Pero es del PRI!

-¿Y eso qué?

-Y lo vimos platicar con Mariano González. ¿Todo bien?

-¿El grande? ¿O el chico?

-Mariano, el diputado. ¡Si acaba de estar con usted! Platicando ahí adentro, todos lo vimos.

-¿Y por qué no vamos a platicar?, insisto.

“La armonía es buena para todos y para todo” –devuelve al despedirse.

TRES

La sesión consistió en tres partes. El nombramiento –leído por Mariano González- de Fidel Águila Rodríguez; la exposición de las agendas; y, los felizmente libres, con frecuencia sabrosones asuntos generales.

Les lleva buen rato a pesar de que en general leen bien. De voz suelta la bonita joven Jazmín del Razo Pérez, del Partido del Trabajo (PT); nada lerda, aunque algo nerviosa todavía, la no menos guapa Sandra Corona Padilla (PANAL) -cuya espalda mira con nerviosismo de papá orgulloso J. Carmen desde su lugar en la Mesa.

Impecables doña Guadalupe Sánchez, la neopanista, y el siempre sobrio ex panista y ex priísta Héctor Ortiz.

Ya en los generales, el petista Jesús Portillo y el morenista Humberto Cuahutle sientan reales en el ala popular de la mini legislatura.

CUATRO

Sorprende la importancia que conceden las agendas a labores que se antojan nimias, como las homologaciones con la legislación federal. O a la ley orgánica, que nadie respeta.

Ya en esas, ¿por qué no una ley que obligue a cumplir la ley?

Asombra, sobre todo, esa extraña fe colectiva (¿será sincera?) en un hipotético súper poder de las leyes.

¿Habrá visto alguno La Ley de Herodes? ¿O Presunto Culpable?

¿Alguno habrá sentido, alguna vez, curiosidad y tomádose la molestia de comprobar cómo funcionan, en la realidad real, las leyes que hacen?

¿De veras no sabrán cuál suele ser el destino de su esforzado quehacer legislativo?

Seguro que sí. No podrían no.

Ni desconocer la triste historia de una peli y del creador de la otra.

COLOFÓN

Afuera la vida sigue. Cruzamos la plaza Juárez, el zócalo, y ya estamos en el Portal Grande. En una mesa del Bunte, un taxista vuelve a recontar la pesadilla iniciada el 23 de diciembre, cuando tres lo golpearon hasta casi matarlo y lo pasearon encajuelado durante horas.

Salvo el gesto humanitario individual del coordinador parlamentario del Partido Verde, ninguna autoridad local ha movido un dedo por deshacer el entuerto y hacer brillar el estado de Derecho. A contrario, de consuno la Procuraduría de Tlaxcala y la Policía Federal mantienen literalmente secuestrado, 18 días ha, el medio de trabajo del septuagenario.

En efecto, además del arrastre del taxi, los estudios médicos por su cuenta, cero apoyo material ni sicológico ni humano del gobierno, de Tlaxcala, la pesadilla de don Reyes no ha terminado.

Vueltas y burlas, burlas y vueltas a la Procuraduría de Fragoso, y las cosas pintan peor cada vez.

Teme con razón don Reyes que, con la ley en la boca of course, todavía le expriman las autoridades miles y miles de pesos. No se conformarán, a juzgar por los amagos, con un botín menor que el de los asaltantes.

Así comienza, pues, el año nuevo y un inédito quinquenio en la tierra de la Coatlicue doña Beatriz Paredes.

Comentarios
Cargando...