Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

Tlaxcala sí Existe: Ya Cumple una Semana Caso de ‘Armas’ de Juguete

 Actor ‘El Dandy’ Exige Devolución de su Auto y 5 mil Pesos Asegurados por la Policía

‘Ya di la Orden’, Justificó el Comandante Carreto Tras Ordenar el Traslado del Auto a la PGJE

-Estupefacta Croniquilla de un Desaguisado Inefable –

 

Tlaxcala, Tlaxcala, 2 de marzo. A través de una rueda de prensa, el actor tlaxcalteca Julio César “El Dandy” Juárez reiteró este miércoles al alcalde morenista Jorge Corichi, su exigencia de que le sean devueltos su coche y $5 mil pesos asegurados por la policía capitalina el pasado jueves.

El insólito incidente acaecido en una ranchería del estado de Tlaxcala se resume en una llamada anónima al teléfono de emergencia 991; el arribo de un numeroso contingente de patrulleros al mando del comandante Juan Carreto; un corte de cartucho real por parte de los uniformados; la confiscación de “armas” de fuego que resultaron ser juguetes; y finalmente, el aseguramiento del auto que el actor está pagando en abonos y de 5 mil pesos de la nómina de la serie “Los huachicoleros”.

A la fecha, ninguna autoridad tlaxcalteca ha intercedido al fin de restaurar la racionalidad perdida.

FERIA 222

 

DETALLES DEL CASO

Acompañado del director de cine David Díaz León, mejor conocido como “Remy”, y de un hermano suyo, “El Dandy” dio a conocer a los reporteros detalles del kafkiano incidente.

Relató que al arribo de casi una decena de patrullas municipales y estatales al sitio donde los actores filmaban con pistolas equipadas con lucecitas de colores la segunda parte de la serie, dichas “armas” de utilería se hallaban dentro del coche.

Añadió que una vez en el lugar, en los exteriores de una propiedad particular, el comandante Carreto se condujo “de una manera déspota”; ordenó que abrieran el coche, y a sabiendas de que en realidad se trataba de una confusión, ordenó a sus subordinados trasladar el automóvil a los separos de la Procuraduría local (PGJE).

“No puedo creer que un comandante de policía no sepa distinguir entre un arma real y un juguete, ¿en manos de qué clase de ineptos estamos los ciudadanos”, se preguntó.

Los denunciantes mostraron réplicas de las “armas” del “delito” que les fueron decomisadas por la policía de Tlaxcala: una pistola de plástico con un anillo color naranja en la boca del cañón; y una metralleta negra engalanada con luces de colores.

“Tuve miedo porque nos cortaron cartucho, pensé que me iban a subir y detener. Ahora tememos que para borrar su error, intenten sembrarnos armas de verdad, como hacen las autoridades no solamente en Tlaxcala sino en todo México”, detalló “El Dandy”.

Añadió: “No puedo creer que en mi propia tierra nos hicieran esto, cuando durante nuestra reciente visita a Guatemala las autoridades de ese país se ofrecieron para ayudarnos en lo que necesitáramos, para realizar nuestro trabajo”.

 

KAFKA EN TLAXCALA

-¿Qué hizo Carreto cuando supo que las armas eran de juguete? -se inquirió al actor.

-Me dijo que ya había dado la orden y por lo mismo se llevarían de todos modos mi automóvil. El problema es que ahora que los peritos de la procu están investigando sí los juguetes son armas de verdad, y me tocaría pagar sus servicios. Además, me dijeron que yo tendré que pagar los costos del peritaje…

-¡Harán la prueba de radizonato de sodio a los juguetes! -bromeó el periodista Duncan.

Una parte de la prensa local reprodujo una presunta versión oficial, según la cual los denunciantes incurrieron en el delito de “apología de la violencia”.

“Ni soy padrote por representar a uno en la serie “El cártel de los guapos”, ni soy delincuente por representar a un huachicolero. Solamente soy un actor”, explicó “El Dandy” con un dejo de desesperación.

-¿Qué piden ustedes? -cuestionó el reportero.

”Que me devuelvan el automóvil que todavía no he terminado de pagar. Los 5 mil pesos, pues ya me resigné a que se los queden como acostumbran”, clavó el actor.

 

COLOFÓN

Al fin de contrastar la versión de los denunciantes, el reportero se encaminó hacia la oficina del edil Corichi, situada a escasos metros de la rueda de prensa. Una recepcionista dijo que el presidente municipal se había ausentado, y en compensación, el reportero fue atendido por la amable secretaria particular del edil capitalino.

-Dice un denunciante que usted le aconsejó sacar un permiso para la próxima. ¿Por qué se han tardado una semana en corregir el entuerto?, cuestionó el reportero.

-¿Todavía no le han entregado el coche? -preguntó a su vez la secretaria.

-No, sigue en la Procu. ¿Y qué hay del dinero?

-Tengo entendido que los oficiales grabaron el interior del coche, no se ve que hubiera dinero.

De vuelta a la rueda de prensa, el reportero mencionó el video filmado por la policía y volvió a preguntar a los denunciantes si de veras había dinero en el auto.

-Dicen que no había dinero.

-Está en la guantera, si es que sigue ahí. Ve bien el video: nunca abrieron la guantera.

Jorge Corichi, edil de Tlaxcala. FOTO twimg.com
¿Qué opinas?
Cargando...