Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

El Paquete Biden /S. Bartholomeusz (The Sydney)

 

¿Podría el paquete de rescate de Biden llevar a Estados Unidos por un camino peligroso?

El exsecretario del Tesoro de EE. UU., Lawrence Summers, ha provocado un feroz debate en los EE. UU. al preguntarse esencialmente si, con el nuevo paquete de ayuda COVID propuesto por Joe Biden de 1,9 billones de dólares (más de 40 mil millones de pesos), puede haber algo de demasiado bueno.

En una columna publicada en el Washington Post el viernes pasado, Summers, secretario del Tesoro durante la administración Clinton, advirtió el riesgo de que un estímulo macroeconómico en una escala más cercana a los niveles de la Segunda Guerra Mundial que a los niveles normales de recesión, genere presiones inflacionarias de un tipo no visto en una generación, con consecuencias para el dólar y la estabilidad financiera.

Su comentario provocó una feroz respuesta de la administración de Biden. Su asesor económico principal, Jared Bernstein, los calificó de “totalmente equivocados” y argumentó que los riesgos de hacer muy poco superaban con creces los riesgos de “ir a lo grande”.

Summers respondió a esas críticas y a un debate más amplio que sus opiniones habían desencadenado con otra columna el domingo, en la que dijo que el problema que los responsables políticos tenían que abordar era cuantitativo: si el plan de 1.9 miles de millones de dólares (2.5 mil millones de dólares australianos) combinado con un paquete anterior de 900.000 millones de dólares, era demasiado grande para una economía con condiciones financieras extraordinariamente flexibles, un pronóstico de crecimiento razonablemente rápido, necesidades de gasto público insatisfechas y un gran exceso de ahorro privado.

IMPLICACIONES DEL PAQUETAZO

BANNER AYUTLAX 2020

La combinación de los dos paquetes equivaldría a alrededor del 13 por ciento del PIB de Estados Unidos, lo que, dijo, debía justificarse con más que argumentos cualitativos. A medida que avanza el debate sobre el estímulo, sería importante considerar análisis de los niveles propuestos de estímulo que podrían entregarse sin desencadenar presiones inflacionarias.

Un aspecto clave de su argumento es que, si bien nada hay de malo en la focalización de 1.9 miles de millones de dólares o más, una parte sustancial del gasto debería destinarse a promover un crecimiento sostenible e inclusivo a largo plazo durante el resto de esta década y no simplemente apoyando los ingresos de este año y el próximo.

Parte de la explicación de por qué el comentario de Summers llamó la atención, es que durante mucho tiempo advirtió sobre los peligros del “estancamiento secular”, o un largo período de inflación mínima y escaso crecimiento económico y salarial, con una variedad de factores que incluyen: el envejecimiento de la población, la disminución la productividad, las nuevas tecnologías y la creciente desigualdad que hacen a la política monetaria tradicional cada vez menos eficaz para promover el crecimiento.

Después de más de una década de tasas de interés del banco central iguales o por debajo de cero, y dosis masivas de flexibilización cuantitativa que han vertido liquidez en sus sistemas financieros, las economías desarrolladas se estancaron y las tasas de inflación se mantuvieron obstinadamente bajas incluso antes del COVID.

De hecho, la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos cambió el año pasado su marco de políticas. Ahora está preparada para tolerar períodos de inflación por encima de la meta, lo que marca un cambio en la principal estrategia de inflación que prevaleció durante más de cuatro décadas.

Dada la experiencia de la administración Trump, no hay certeza de que cualquier nivel de gasto de la administración Biden reavive la inflación dada la resistencia de la economía a la combinación de estímulos de política fiscal y monetaria desde la crisis financiera de 2008.

Para Summers, casi 2 mil millones de dólares podría ser demasiado para una economía laxa en lo financiero con pronóstico de crecimiento rápido, necesidades insatisfechas de gasto público y excesivo ahorro privado. FOTO Bloomberg

 

FACTOR CHINA

Hay una salvedad. Existe una escuela de pensamiento según la cual un factor importante que contribuyó a la experiencia de bajo crecimiento e inflación de las economías desarrolladas después de la crisis financiera ha sido el crecimiento explosivo de China, que ha exportado deflación al resto del mundo.

Con la maduración de los costos laborales y económicos de China y la escalada de tensiones que se produjo como resultado de las guerras comerciales de Trump y la subsiguiente competencia a gran escala por la supremacía económica, lo que resultó en la “reestructuración” de las cadenas de suministro y el desacoplamiento de las economías de EEUU y otras occidentales de China, esa influencia y el límite a la inflación que proporcionó podrían estar disminuyendo.

DEUDA E NFLACIÓN

Una pregunta obvia que surge del comentario de Summers es: si los bancos centrales han estado tratando de generar algo de inflación durante más de una década, ¿por qué ahora está tan preocupado de que el paquete de ayuda de Biden pueda lograr exactamente ese resultado?

Para ser justos con Summers, sus argumentos se refieren tanto a la naturaleza del paquete y su impacto, o falta de impacto, sobre la desigualdad, como al riesgo de un estallido de la inflación. Sin embargo, obviamente es consciente de los niveles de inflación experimentados en la década de 1970 y principios de la de 1980, cuando llegó a la adolescencia y solo se controló con tasas de interés punitivas.

Dada la “trampa de la deuda” en la que se halla EEUU, la deuda federal que ya supera el 100% del PIB y aumenta rápidamente, no se requeriría mucho movimiento en las tasas para responder a un aumento de la inflación, pero incluso un modesto movimiento podría provocar una recesión e incluso otra crisis financiera.

Las políticas monetarias laxas de la era posterior a la crisis financiera han fomentado la acumulación masiva de deuda en todos los niveles de los EEUU y otras economías desarrolladas, inflando los precios de los activos financieros y de la propiedad. Un nivel de inflación que obligue a los bancos centrales a responder con importantes subidas de tipos podría desencadenar implosiones en los mercados de activos financieros.

RENDIMIENTOS BONOS

Por supuesto, los mercados podrían tomar el asunto en sus propias manos. La curva de rendimiento de EEUU se ha acentuado a medida que se fortalecen las perspectivas para el paquete de 1,9 miles de millones de dólares. Las tasas de plazos más prolongados han aumentado considerablemente.

La tasa de los bonos estadounidenses a 10 años ha subido del 0.92% a principios de año a 1.16% y la tasa a 30 años del 1.65% al ​​1.97%. Los bonos a 10 años se negociaron a un rendimiento de solo el 0.51 por ciento en abril pasado, cuando la pandemia se volvió grave, y los bonos a 30 años rindieron solo el 1.16 por ciento.

El pronunciamiento de la curva es una señal de que los inversores en bonos están valorando un crecimiento más fuerte (e inflación) de lo que habían anticipado anteriormente y quieren una mayor compensación por el riesgo de aumento de la inflación.

El aumento de las tasas de interés amenaza los valores de los activos financieros porque esos valores se obtienen de manera efectiva descontando los flujos de efectivo futuros que se espera que generen por el valor temporal del dinero, utilizando una tasa libre de riesgo como la tasa de bonos a 10 años que incorpora el riesgo de inflación como el núcleo de la tasa de descuento.

Muchas acciones y propiedades, debido al entorno de intereses ultra bajos, se negocian a niveles que reflejan un descuento mínimo por tiempo y riesgo, tal que incluso aumentos relativamente modestos en las tasas podrían reventar lo que tradicionalmente se habría considerado como burbujas financieras.

COLOFÓN

El entorno impulsado por las tasas bajas y la flexibilización cuantitativa se ha mantenido durante tanto tiempo, que las consecuencias serían muy desagradables y desestabilizadoras.

Es posible argumentar que tal sacudida es inevitable y necesaria y que los bancos centrales deberían haberla precipitado hace mucho tiempo, incluso a costa de una recesión, una vez que el sistema financiero se estabilizó después de la crisis financiera.

Al tratar de evitar una recesión, han creado una trampa de deuda de tal magnitud que tratar de escapar de ella podría desencadenar algo incluso peor que la experiencia de 2008.

 

Traducción y subtítulos de CT. NR

ENLACE

Could Biden’s rescue package lead the US down a dangerous road? /Stephen Bartholomeusz, The Sydney Morning Herald (Australia), Febrero 8

- Publicidad -

- Publicidad -

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...