Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

`Tampoco se Valen el Desprestigio y la Difamación’: Serafín Ortiz

37

Repasa Argumentos de Iniciativa y Reivindica Umbral de Real Malicia

Cronicón de una Rueda con Periodistas en el Posada San Francisco

Los políticos tlaxcaltecas tienen preferencia por determinados cafés y restaurantes, según sus partidos.

Debe ser porque el actual gobernador es de familia de criadores de reses bravas, que los priístas -criaturas de la disciplina a troche y moche- se juntan a platicar, desayunan y comen en el Rincón Taurino. Los panistas prefieren su búnker de Independencia 55, aunque de cuando en cuando convocan en los hoteles La Loma o Posada San Francisco, y se les ve a veces merodeando los portales. También se dejan caer ocasionalmente los perredistas por la arcada con vista al zócalo capitalino, pero las tribus se reparten entre el Jeroc’s o el Alifer cuando urgen reflectores.

Los del PAC, a imitación de sus jefes fundadores, prefieren el restaurante Jardín Plaza del Portal Grande. Pero esta vez el ex rector de la UAT Serafín Ortiz citó a la prensa en un discreto saloncito del Posada, donde charló con reporteros sobre su iniciativa del jueves relativa al secreto periodístico.

Se veía relajado y contento este viernes uno de los dos diputados locales que suenan para la elección grande de 2016.

EL ESCENARIO

¿Viene a la rueda de prensa? –pregunta un joven de camisa rosácea tocada con el escudo del PAC que nos indica una ruta a la derecha. Apenas salir de la escalera, en la planta alta otros aliancistas uniformados ofrecen el registro de asistencia.

Algunos colegas ocupan ya lugares en la mesa dispuesta en forma de herradura, ante jugos de zanahoria y coctelitos de frutas. El compañero René Arellano invita a ocupar una silla a su lado, cerca de la cabecera. A poco llega el anfitrión –traje azul eléctrico y camisa blanca, corbata gris. Recorre una de las alas, saludando con efusividad, y tras tomar asiento saluda con movimientos de cabeza a los de su derecha.

Para entonces se halla el lugar completamente lleno. Reconocemos, a la diestra del convocante a Miguel Ángel Chío, coordinador general del partido, y Fabián Pérez, coordinador del distrito federal de Zacatelco; y a la siniestra a Edilberto Sánchez Delgadillo y Eduardo Valdespino, coordinadores respectivos del distrito de la capital y de planeación estratégica.

-¿Desayuna, o primero la rueda? –se escucha preguntar a un asistente.

-La rueda primero –indica el Dr. Ortiz.

PRESENTACIÓN

El más serio de los asistentes da la bienvenida a los reporteros y luego cede el micrófono a Serafín Ortiz.

“Muy buenos días, señoras y señores, distinguidos representantes de medios de comunicación”, saluda. Invita a los presentes a hacer una reflexión juntos acerca de la iniciativa y reconoce a los reporteros ser “el instrumento mediador, intérprete de los discursos que construimos los actores políticos”.

Apunta entre clicks de flashes: “A mí me interesa que los medios socialicen este trabajo legislativo, es un deber mío estar permanentemente dándoles datos para que ustedes sepan qué se hace en el Congreso”.

Desgrana enseguida el catedrático e investigador de la Universidad Autónoma de Tlaxcala algunas ideas.

RAZONAMIENTOS

“Las garantías individuales son mecanismos de protección de derechos fundamentales, prerrogativas del gobernado oponibles al Estado, salvaguarda de derechos.”

“En el 2001 la legislatura me invitó a participar en la reforma de la Constitución de Tlaxcala, y yo advertí puntualmente que era una ley orgánica y no una Constitución, porque sólo tenía un libro que no contenía la parte dogmática. (Era) una ley orgánica de los poderes. Sugerí que se incluyeran un catálogo de garantías y derechos fundamentales. Felizmente el legislador tlaxcalteca ha incluido en el artículo 19 de la Constitución local un conjunto, si no muy amplio, por lo menos mínimo de garantías individuales y derechos fundamentales.”

“Pero no habíamos incluido en Tlaxcala un derecho que es fundamental. Para mí la libertad de expresión y de prensa en la Constitución federal deben ser ampliadas en el constitucionalismo local. Por ello, deviniendo de los artículos 6 y 7 de la Constitución federal, donde se prevén la libertad de expresión y de manifestación de ideas, y la libertad de prensa y divulgación de las mismas, consideré razonable que en el artículo 19 fracción V, en el último párrafo se incluyera adicionalmente una garantía para proteger el secreto profesional de los periodistas”.

‘ASÍ ES LA DEMOCRACIA’

“Es fundamental que nunca, en un estado de Derecho, por ningún motivo a los periodistas se les quiera amordazar, arrinconar y exigir a riesgo de su empleo, que confiesen las fuentes de información. Aunque a muchos actores en cargos públicos les incomode, la prensa que informa e investiga es tan incómoda para ellos como necesaria e imprescindible en una sociedad democrática.”

“En Alemania, Francia España, Italia, tienen protección los periodistas para no revelar fuentes. En Latinoamérica, como sería el caso de Argentina, Brasil y Colombia, también existen leyes que protegen este secreto profesional. En el caso mexicano no existe, se está construyendo. De modo entonces que Tlaxcala no debe quedar a la zaga, y al contrario, debemos ir en la frontera del desarrollo legislativo.”

“Ni las empresas, ni el poder público ni organismos privados pueden forzar al periodista a que revele sus fuentes de información. Ustedes tendrán que socializar esa información con el pueblo de Tlaxcala para que sepamos bien a bien qué está sucediendo en la entidad. Si hay alguien que tenga la piel muy ligera y le ocasiona resquemor o prurito, así es la democracia.”

‘NO VOY A PARAR’

“Acudo ante los medios de comunicación para decirles que no voy a parar en este intento de reforma constitucional. Tiene que trascender e incluirse este párrafo que estoy adicionando al final del artículo 19 constitucional. Es de mi interés que la gente sepa que en Tlaxcala debe haber un marco de libertades amplias y de respeto a prerrogativas y derechos fundamentales.”

“Ojalá en una sociedad que respete los derechos fundamentales y democrática, haya un ejercicio libre y sobre todo seguro, de la actividad del periodismo.”

“No basta la reforma constitucional. Ustedes se han dado cuenta que a últimas fechas, el mayoriteo y la gestión cuantitativa han privado, y no la reflexión, ni el talento ni la sabiduría. Espero que no quieran mayoritear esta reforma constitucional, que sean conscientes y sensibles de que el periodismo de Tlaxcala requiere protección.”

“De la mano de esta reforma constitucional presentaré en breve sendos proyectos de dos leyes que considero imprescindibles. La primera, la Ley del secreto profesional de los periodistas para el Estado de Tlaxcala. Y voy a seguir la tradición que se está construyendo en México, de un nuevo texto legislativo: Ley para la protección de periodistas y personas defensoras de Derechos Humanos. El Estado debe preocuparse de que no les pase nada a los que hablan con sinceridad y verdad.”

DE LA MALICIA

Reservaba el legislador Ortiz una glosa a su gallarda defensa de la libertad de prensa, anticipada en una frase alusiva a “la cláusula de conciencia y el estándar de la real malicia” que .la iniciativa confía a la legislación secundaria.

“También quiero decirles que la libertad de expresión no es una manga ancha”, trazó raya una vez concluida la argumentación de su propuesta del jueves y el anuncio de los trabajos en preparación.

“Debe haber un margen, y un límite. Ese límite se puede construir, hemos llamado a este límite estándar de la real malicia. ¿Hasta dónde el periodismo es objetivo?”, preguntó. “Porque tampoco se valen el desprestigio y la difamación”, puso en claro.

Algunos comensales se reacomodaron instintivamente, como picados por el tábano de Hera, en sus asientos.

Ortiz prosiguió reflexivo: “¿Hasta dónde ese margen de real malicia? Porque desbordar ese margen implica afectar derechos de terceros.

Aclaró de nuevo, para disipar malentendidos, la naturaleza de su iniciativa del jueves: “Ley del secreto para que no haya censura previa, y desde luego, tener un umbral que sea la real malicia”.

“Y digo otra vez: ¡Ay de aquella mala conciencia que piense que esto es un trabajo perverso! Este es un trabajo que magnifica las libertades y en ese temor me comprometo”, advirtió al cerrar su exposición el ex ombudsman tlaxcalteca.

LA RUEDA

Llegada el momento de las preguntas, Juan Ramón Nava, de línea de Contraste, trajo a colación que un diputado del PRI, Javier Vázquez, impelió a reporteros a revelar quiénes filtraron información del Congreso sobre basificaciones de familiares y amigos negociadas secretamente por diputados; y que un panista, Roberto Zamora, hasta anunció un reward de 50 mil pesos a quien rajara acerca de la fuente.

“Mire, no voy a juzgar la actitud personal de quienes están conmigo en el Congreso como legisladores. Pero si quiero fijar mi posición. No hay una sola expresión que yo haya emitido, para tratar de restringir este derecho. Siempre estaré del lado de magnificar la libertad de expresión y de divulgación de ideas, que es lo que conocemos como libertad de prensa”, se comprometió Ortiz.

Y fue más lejos: “Yo no coincido absolutamente con ninguna actitud autoritaria. Quien haya dicho eso recibirá siempre mi censura. Si es menester, lo haré públicamente en la tribuna”, ratificó.

-Mientras usted hace su propuesta ante el Congreso, el Ejecutivo del estado hace una para pasar delitos como la calumnia al Código Civil y pretende imponer multas severas. ¿Cuál es su punto de vista?- inquirió Juan Luis Cruz, de La Jornada de Oriente.

“Mire, yo soy penalista, y siempre he pensado que la delincuencia de bagatela es la delincuencia menor que puede ser resuelta por vías alternas. Desde que fui ombudsman propuse la mediación. Entonces, asuntos como la injuria, la difamación, la calumnia, son delitos de bagatela que deben ser llevados ante la justicia alternativa. Un individuo que se expresa mal de otro me parece que no amerita la prisión, a lo mejor pueden conciliar entre ellos sus intereses”, asentó.

E ilustró acto seguido para solaz del auditorio, sin mencionar por su nombre a los aludidos: “Ya ven ustedes a los líderes de dos partidos, se saludaron y ambos se quitaron el adjetivo que se habían puesto. ¡Ahora dicen que los dos asumen el adjetivo! Esa componenda particular me parece muy saludable”.

En corto, los que se rieron coincidieron en que Ortiz se refirió a Jesús Ortega y Jesús Zambrano, sin reparar en que “Los Chuchos” pertenecen al mismo partido.

“Debo decirles que la injuria, la calumnia y la difamación, en la mayoría de las legislaciones del mundo son comportamientos despenalizados” –confirmó al disiparse la espuma el anfitrión.

“¡Claro!”, respaldo alguien del auditorio, notoriamente aliviado.

Alex Gómez, de Monitor, dijo que es buena la iniciativa, mas quiso ahondar. “¿Por qué no ir más allá en una ley de comunicación social en cuyo contenido esté el derecho a las prerrogativas públicas (y) que se incluyan apartados en cuanto a formación, capacitación y especialización de los periodistas, y el derecho a vivienda y becas para los hijos de periodistas?” -sugirió.

No pocos de los presentes asintieron con la cabeza a tan frugal idea.

“Sí anuncié el tema de la construcción normativa no sólo como una enmienda que quede en la Constitución y ya, sino que debemos desdoblar esa garantía con leyes específicas de protección. También estaré presentando una Ley para la protección de periodistas y personas defensoras de los Derechos Humanos, también para que en la vida práctica no sufran violencia”, suscribió el anfitrión.

“Les quiero pedir que ustedes me ayuden. Estas (son) propuestas que yo podría hacer propias”, concedió, al tiempo de invitar a los presentes a un foro sobre el secreto periodístico y la protección de periodistas el 28 de septiembre.

En su turno, Paco Conde, de Índice7, cuestionó si la anunciada ley de protección a periodistas y activistas de derechos humanos es una copia de una ley federal ya existente. “Sobre todo porque ha sido motivo de quejas de muchos periodistas que no han sido debidamente protegidos por el Estado”, refirió.

“En principio quiero decirles que no hay nada nuevo bajo el sol”, empezó Serafín Ortiz su respuesta. Explicó: “Los derechos de expresión y difusión de ideas son de primera generación, existen desde la promulgación de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789. Lo que se ha venido construyendo es una normativa de protección y de tutela cada día más puntual y precisa”.

Reviró asentado lo anterior: “Yo no hago copias literales, no es mi estilo. Pretendo siempre innovar. Las leyes se promulgan cuando hay una emergencia social, y el oficio político a veces capitaliza esos escenarios. Yo no estoy copiando una ley de moda sólo por hacer un trabajo en el Congreso, sino porque pienso que hay una necesidad social de protección que debemos tutelar a través de la ley”.

Y así prosiguió varios minutos más la conversación entre el catedrático y los reporteros antes de llegar al puerto más alegre de los platillos.

COLOFÓN

De nuevo Juan Ramón solicitó a serafín Ortiz, ahora su opinión en torno a las condiciones para el ejercicio periodístico en Tlaxcala.

“Mire, en la modernidad todos los gobiernos surgieron bajo la sospecha de autoritarismo. Por eso se inventaron las garantías, porque son mecanismos de protección frente a los actos de gobierno autoritarios. Entonces, si usted me pregunta en este momento si las condiciones están dadas, yo le diré: Se irán dando. Muy pronto vendrá un cambio de gobierno, y en ese escenario, las cosas se van dando”.

“¡Bendito sea Dios!” –corroboró una voz del auditorio acompañada de un coro de risas.

Luego llegaron las viandas que siempre alimentan también a los espíritus.

-Vamos a compartir pues el pan y la sal –saludó Antonieta el trajín de los meseros.

-El pan, porque la sal es para los borregos –bromeó René.

Y cuando el mesero depositó un segundo cestillo de pan ante el colega de El Gritón, Antonieta añadió picante a la sobremesa:

-Insisto que es mucho pan, ¿no se vaya a convertir en pitufo, compañero!

Un nuevo coro riente marcó el comienzo de la comilona.

Comentarios
Cargando...