Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Maniquíes de Héroes Evocan Gestas Patrias en Plaza de Zacatelco

78

Iturbide, el Gran Ausente; Revolucionarios y Trajes Típicos Completan la Decoración

El ayuntamiento que preside Francisco Román Sánchez pobló el zócalo de Zacatelco con maniquíes que evocan gestas históricas de México, con motivo de las celebraciones patrias de septiembre.

Este mes y año se cumplen 205 años de la rebelión del cura Miguel Hidalgo y Costilla y 194 de la consumación de la Independencia. La rebelión contra la corona española inició durante la medianoche del día 15; y la consumación más de once años después, el 27 de septiembre de 1821, simbolizada en la entrada triunfal de Agustín de Iturbide a la Ciudad de México.

Entre las figuras dispuestas en la plaza principal de Zacatelco destaca por su confección naîf un maniquí de José María Teclo Morelos Pavón y Pérez, recargado sobre un poste de alumbrado.

Morelos fue cura del pueblo de Cuarácuaro hasta 1810, cuando dejó los hábitos para sumarse a la rebelión de Hidalgo, quedando al frente de las fuerzas insurgentes tras el fusilamiento y la decapitación del maestro. Convocó al Congreso de Anáhuac que sesionó en Chilpancingo entre septiembre y noviembre de 1813 y aprobó la Constitución de Apatzingán el 22 de octubre de ese año. Murió fusilado en San Cristóbal Ecatepec el 22 de diciembre de 1815.

02 El PípilaEl Pípila.

Otra de las figuras que llama la atención de los paseantes es una representación del legendario barretero “Pìpila”, Juan José de los Reyes Martínez Amaro, quien hacia los 28 años de edad se colocó una losa sobre la espalda para poder quemar el portón de la Alhóndiga de Granaditas, un almacén de granos de la ciudad de Guanajuato asediado por las tropas de Hidalgo. Tras la toma del edificio el 28 de septiembre de 1810, las familias pudientes que allí buscaron refugio con sus hijos fueron masacradas a machetazos por las hordas rebeldes.

Paradójicamente el Pípila viviría muchos años más, pues murió a causa del polvo y los gases de las minas donde laboró, en San Miguel El Grande, cuna de conspiraciones por la independencia, hasta el 26 de julio de 1863, a la edad de 81 años.

03 Carreta de revolucionariosCarreta de revolucionarios.

Curiosamente, en México se festeja a nivel popular sobre todo el inicio de la guerra civil quedando para ceremonias meramente protocolarias la consumación de la Independencia. Debe ser por ello que los maniquíes de Zacatelco soslayan a los consumadores, y en su sitio aparecen íconos de la Revolución Mexicana iniciada a la vuelta de un siglo, en noviembre de 1910.

En efecto, ocupan un lugar preponderante en la decoración patriótica del zócalo zacatelquense una Adelita montada en una carreta cuyos tirantes sostiene un charro vestido de negro, ambos con cartucheras cruzadas al pecho. Otra maniquí luce un atuendo que evoca a la China Poblana; y una más, colocada al pie de un árbol, un lindo traje típico de color azul.

04 Traje evoca a China PoblanaTraje evoca a China Poblana.

Como complemento de las festividades organizadas por el ayuntamiento, este viernes un grupo de mujeres y hombres de la tercera edad proveniente del municipio de San Pablo Apetatitlán bailaron en Zacatelco, para festejar el Día del Abuelo.

Y como cereza del pastel, el edificio de la Presidencia Municipal luce un decorado que realza la belleza de su fachada, rematada este mes con el grito de guerra de la mexicanidad: Viva México.

APUNTE SOBRE ITURBIDE

Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu, el gran ausente en la plaza de Zacatelco, eligió el día de su cumpleaños para ingresar el 27 de septiembre de 1821 al zócalo nacional por la actual calle Madero de la Ciudad de México, entonces de Corpus Christi, acompañado del último virrey, el masón liberal Juan O’Donoju.

05 Traje típicoTraje típico.

Formaron parte de la comitiva numerosos criollos acaudalados que habían defendido durante la guerra a la corona y optaron por el partido de la independencia cuando en España el monarca Fernando VII –a quien Iturbide había invitado en marzo a trasladar su trono absolutista a México- fue obligado a jurar una Constitución. También lo seguían algunos pocos insurgentes, entre los cuales Vicente Guerrero y Nicolás Bravo, revueltos con Anastasio Bustamante, José Joaquín de Herrera, Antonio López de Santa Ana y Pedro Celestino Negrete, todos los cuáles con excepción del último llegaron a ser presidentes de la naciente nación (respectivamente una, 3, 3, 3 y 11 veces).

Antes de llegar a la actual calle Madero, el primer emperador mexicano desvió su corcel negro para pasar ante la casa de una amante célebre por su hermosura que lo saludó desde el balcón y a quien correspondió quitándose el sombrero napoleónico: la Gûera Rodríguez –quien ha sido ligada sentimentalmente también al libertador sudamericano Simón Bolívar y el sabio alemán Alexander Humboldt, entre otros personajes de la época-, en cuya casa había dormido la noche anterior, ocasión en que la mujer bordó según el escritor Armando Fuentes Aguirre un distintivo tricolor agregado a la casaca del amado.

06 Bailaron con motivo del Día de los AbuelosBailaron con motivo del Día de los Abuelos.

Tricolor era la bandera trigarante sostenida por Iturbide cuando al trote arribó a la cabeza de más de 16 mil soldados al fastuoso arco triunfal erigido en su honor ante el templo de San Francisco. Constaba la enseña de tres barras diagonales ascendentes de izquierda a derecha, en colores blanco, verde y rojo, exornadas con estrellas sirias de ocho picos dispuestas en línea descendente de izquierda a derecha. Las estrellas doradas garantizaban la pureza religiosa (blanco), la esperanza de la independencia (verde) y la unión de todas las castas en las que a la sazón estaba dividida la población (rojo).

El único hijo legítimo de Iturbide con la estadunidense Alice Green, Agustín de Iturbide y Green, fue declarado heredero al trono por el segundo emperador de México, Maximiliano de Habsburgo, pero nunca pudo hacer efectivo tal decreto y cuando murió en Filadelfia en 1925 quedó extinguió el linaje de Agustín I, pues no pudo procrear con su esposa Luisa Kearney.

07 Fachada engalanada de la presidencia de ZacatelcoFachada engalanada de la presidencia de Zacatelco.

Comentarios
Cargando...