Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Saqueadores: Delincuentes, u Operadores del Gobierno

75

Si algo ha favorecido al gobierno mexicano cuando ha quedado evidenciada al máximo su  naturaleza despiadada e insensible para con el pueblo mexicano; cuando la política antisocial, violatoria de Derechos Humanos y mafiosa que regularmente ejerce ha quedado expuesta; donde el gasolinazo más que un error fue uno de los muchos abusos que ha cometido contra los mexicanos; sin duda ha sido la intervención de grupos extraños que de pronto han irrumpido en los grandes conflictos, y se han encargado de deslegitimar las protestas, desviado la atención del problema real, y limpiando el camino a los excesos del aparato gubernamental; esto podría explicar lo de los recientes saqueos.

 Luego de la inconformidad y enojo del pueblo mexicano porque a cuatro años de que el PRI recuperó Los Pinos, y de que se abrieron grandes expectativas –según el gobierno para favorecer a México-, pero lo que ha pasado sólo ha sido alza de precios y de impuestos, desempleo e inseguridad cada vez más agresiva; así como la cada vez más aguda corrupción e impunidad, el aumento al precio de los combustibles fue la gota que derramó el  vaso; por  lo que se veía venir una fuerte serie de protestas; de  ahí que había que acallarlas (lo cual no ha resultado del todo).

Llegó el primero de enero de 2017 y con él un aumento ofensivo al precio de la gasolina y otros combustibles; los actores  políticos de oposición; los empresarios, transportistas, comerciantes y en general el pueblo mexicano que se vio afectado por dicha alza de precios; así como la que se ha generado en diversos productos y servicios como consecuencia de la misma; empezaron a levantar la voz.

Evidentemente el gobierno de Enrique Peña Nieto sabía lo que había hecho al dar este artero paso; por lo que necesitaba un enorme distractor –ya no como el chupacabras de Carlos Salinas-, el pueblo no está para más fantasías.

Lo que si bien no ha logrado deslegitimar las grandes protestas contra el gobierno de la República por la violación a los Derechos Humanos de muchos ciudadanos víctimas del sistema encabezado por el PRI-Gobierno;  los  excesos del Poder gubernamental como en los  casos de Tlatlaya y Ayotzinapa, o el  de los maestros que se han atrevido a oponerse a la Reforma Educativa; sí ha logrado desviar en alguna medida la atención de los ciudadanos hacia la gravedad de estos conflictos en gran parte alimentados por el propio gobierno, han sido los denominados grupos de choque.

De esta manera, cuando en dichos conflictos las movilizaciones contra el aparato gubernamental crecían ostensiblemente, y por ejemplo con el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa la entrada de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), puso en jaque por un tiempo al gobierno mexicano que resultó bloquear el avance de las investigaciones por algún motivo y crecían las manifestaciones de protesta y apoyo a los padres de los desaparecidos por parte de diversos sectores.

Ante esto, de pronto aparecieron en escena grupos de saqueadores disfrazados de estudiantes, o de ciudadanos que supuestamente apoyaban las manifestaciones; pero que en realidad han pretendido deslegitimarlas haciendo desmanes y destrozos; así como saqueos en grandes tiendas y comercios.

Entonces muchos medios de comunicación, principalmente las dos grandes televisoras mexicanas se encargaron de complementar la deslegitimación de dichas manifestaciones, haciendo ver a quienes buscan justicia para los normalistas de Ayotzinapa como un simple grupo de delincuentes.

Lo mismo ha pasado con Tlatlaya y con el magisterio que se ha atrevido a inconformarse con la erróneamente llamada Reforma Educativa.

La utilización de grupos de choque ligados al PRI-Gobierno (hoy presentándose con el disfraz de saqueadores), no es nuevo, por ejemplo, un caso que ha dado mucho de qué hablar, es el de la organización Antorcha Campesina.

El periodista Jaime Quintana publicó a mediados de 2014 acerca de la presencia de Antorcha Campesina en la  tierra del propio mandatario del país Enrique Peña que: “Antonio Lara, del Comité de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, acusa que Antorcha Campesina, organización creada en 1974 por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), continúa “actuando en la lógica de contener los procesos de alianzas y el crecimiento de la organización popular.

“En el Estado de México, Antorcha Campesina es una agrupación de choque que ha estado al servicio del poder por parte de los grupos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), señala Antonio Lara Duque. El predio recién tomado, explica el defensor de derechos humanos, “es un medio para desarrollar procesos de autogestión  con unos planteamientos alternativos de vivienda.

“Antorcha Campesina en el Estado de México, así como en la sierra y la mixteca poblana, ha desarrollado focos de organización con la ayuda de gobiernos afines a la militancia priista,  explica Lara Duque, “por lo que muchos funcionarios en el Estado de México vienen de esta organización. El síndico de Nicolás Romero, por ejemplo, es el dirigente de Antorcha Campesina en la región”.

Con lo anterior no podemos decir que Antorcha Campesina sea la responsable de los recientes saqueos a tiendas de autoservicio y negocios; pero como este grupo a lo largo del tiempo han existido muchos que han operado para deslegitimar principalmente movimientos que pudieran poner en riesgo los mecanismos autoritarios del aparato gubernamental y su política de simulación que en lugar de apoyar al país lo hunde cada vez más.

Los recientes actos de saqueo en Tlaxcala y los que se han dado luego del aumento al precio de los combustibles de alguna manera sirvieron no para presionar al gobierno ante tal alza de precios; sino todo lo contrario, han servido para inhibir las manifestaciones contra dicho aumento.

Han servido sobre todo al gobierno de Peña Nieto; ya que el presidente en uno de sus recientes discursos al respecto condenó los actos vandálicos que se han registrado acusando entre líneas a sus opositores, y aprovecho para tratar de justificar el aumento a los combustibles diciendo que era necesario.

Es así que si hoy te manifiestas en contra del alza de los combustibles deberás cuidarte porque el gobierno te puede tratar como un delincuente, esto gracias a la irrupción de los grupos de choque –esos sí delincuentes-, que han manchado grandemente el justo derecho a manifestarse contra dicha alza de precios, como lo hicieron otros grupos en su momento con el caso Ayotzinapa, o con las manifestaciones de maestros.

Gracias a lo anterior, hoy manifestarte te puede convertir en delincuente; y los delincuentes que sí lo son, y que se han encargado de hacer desmanes, robo, saqueos, entre otros delitos, algunos –muy pocos-, que han sido detenidos, al parecer están siendo dejados en libertad gracias a que el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio ahora les permite la oportunidad de llegar a algún acuerdo con quienes los demanden, y con ello no pisar siquiera el reclusorio.

El aumento a los combustibles sólo fue un poco de las afectaciones que han estado trayendo consigo las denominadas Reformas Estructurales como en este caso la energética; lamentable y aparentemente sólo nos queda esperar los golpes que todavía seguiremos recibiendo producto de dichas reformas de aquí al 2018, o bien no quedarnos a esperar y hacer algo al respecto, pero con tiento; ya que el sistema ha mostrado estar preparado para maquillar todo lo que no le convenga.

¿Qué opinas?
Cargando...