Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Reprueban Alumnos del COBAT de Panotla a Diputados de la LX Legislatura

15

De una Función de Burlesque: Croniquilla Chocarrera del Congreso Local

Sentaditos, bien peinados y con un aire de formalidad que ya quisieran los diputados, un grupo de alumnos del Colegio de Bachilleres 11 de Panotla presenció la larga sesión del congreso de Tlaxcala de este martes por instrucciones de su profesor de la materia de Comunicación, Sotero Hernández Islas.

Se sentaron casi hasta atrás, en la penumbra del recinto. Ojos nuevos, de entre 14 y 17 años, observando con paciencia artesanal el burlesque que cada martes y jueves soportamos los reporteros de unos malos actores.

Nada nuevo: hoy tocó a Eloy Berruecos la medalla al que más habló por celular mientras sus pares subían a tribuna; de nueva cuenta Fausto Lozano Tovar (orgullo del nepotismo de don Héctor Ortiz) paseó su displicencia en torno al foro; y otra vez, los diputados del pueblo tlaxcalteca votaron por unanimidad -fluctuante entre 22 y 28 votos- todas las propuestas y ninguno tomó la palabra para debatir lo aprobado distraídamente, ni en pro ni contra.

Para qué si todo lo que se sirve en el foro –salvo los benditos asuntos generales- fue cocinado de antemano, lejos de los ojos de los ciudadanos y reporteros. Es una representación mediática y lo saben.

Como otras veces, lo más interesante ocurrió también hoy al margen de la escenificación.

De la soporífera sesión de este martes destacó sobre todo la presencia de los jovencitos del COBAT 11.

Dos veces recogimos su experiencia de asistir a las sesiones del Congreso de Tlaxcala. La primera a mitad de la función representada para CORACYT y los comunicadores oficiales y semi-oficiales, en la sillería del recinto; y la segunda a la salida del evento legislativo, muy pasado el mediodía. (Ver videos.)

DURANTE LA SESIÓN

CT ¿Vinieron a aprender las malas mañas del congreso? –picamos en tono de broma para romper el hielo.

-Supongo que sí –ríen y sonríen los estudiantes.

CT ¿Y cuál fue la justificación que dio el profesor para enviarlos?

-Ver cómo está la comunicación –tercia un chico.

CT ¿Y ha sido una buena experiencia de comunicación?

-¡No! –coinciden varios a coro.

CT ¿Qué encontraron?

-Un desorden. Por ejemplo, los mismos que están allá abajo, los diputados, mientras uno habla cada quien está en su rollo, hablando y platicando –opina Rosa N.

CT ¿En su salón de clases les permiten hablar por celular?

-No –vuelven a corear.

CT ¿Es lo que le van a decir a su profesor que vieron?

-Sí, yo sí. ¡Porque cómo en los rollos exigen que haya respeto, si entre ellos no lo hay! –insiste Rosa N.

CT ¿Y si los reprueba su profesor por decir esas cosas?

-Pues yo simplemente voy a decir la verdad –se pone valiente.

CT ¿No será amigo su profesor de algún diputado?

-Tal vez –tercia otro alumno.

CT ¿No saben de quién?

-No. Pero si lo es, yo simplemente digo la verdad –insiste Rosa N.

CT ¿Ustedes van a decir siempre la verdad?

-Yo sí –se ufana Rosa N, y lo aprueban otros.

A LA SALIDA

-¿Cómo viste al congreso?

-No le puse atención, pues la mayoría estaba cada quien en su rollo –dice un chico.

-Yo creo que hay muchas irregularidades, ya que no lo hacen de una forma ejemplar, se supone que nos deberían poner un buen ejemplo para nosotros seguir. Todo el tiempo se la pasaban distraídos, contestando el celular, platicando, hasta riéndose en varias ocasiones, En sí, para mí era un tipo de circo –agrega el más grande.

-Si ellos quieren proponer algo y quieren que todo cambie, tienen que empezar por cambiar ellos, cambiar su forma de pensar y de ser. Porque dicen una cosa y hacen otra. ¿Entonces a qué le hacemos caso: a lo que dicen o a lo que hacen? –suma Rosa N.

-Lo único que te puedo decir es que esto parecía una obra de teatro. Todo está actuado. Estaban haciendo lo que querían, y cuando les decían que votaran, votaban ya como que rápido –resume un avispado.

-A mí me pareció interesante lo que decían, pero lo que importa aquí es que lo que digan lo cumplan, y no solamente venir a hacer palabrería. Lo que cuenta es que sea real y no nada más venir a calentar la silla –remata el quinto muchacho.

TEDIOSO EPÍLOGO

Invariablemente por unanimidad, los diputados aprobaron con número variable de sufragios (entraban y salían sin concierto) todas las propuestas y todas las dispensas de segunda lectura.

Todas sin voces ni a favor ni en contra.

Larga lista.

Aprobaron las cuentas públicas de las dos universidades politécnicas, la Universidad Autónoma de Tlaxcala, el tecnológico de Tlaxco y otras instituciones de educación superior; autorizaron la adquisición de un predio y la venta de vehículos a sendos ayuntamientos; por fin separaron definitivamente de la curul local (ociosamente, pues la ley da por renunciado el primero al ganar un segundo cargo de elección popular) a la flamante senadora Lorena Cuéllar; y un exhorto a la secretaría federal de Economía -propuesto por Alejandra Roldán Benítez- para que declare pueblo mágico a Nanacamilpa.

Finalmente, la diputada Eladia Torres Muñoz devolvió en asuntos generales al congreso de Tlaxcala su esencia constitucional, al denunciar públicamente la corrupción en los COBAT.

Así se cerró un círculo. Mas esa es otra historia.

Comentarios
Cargando...