Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Para Ripley: Autoridades de Tlaxcala Exprimen a un Secuestrado

149

Asaltantes Robaron $3 mil a Taxista de Chiautempan; Autoridades le Imponen $7500

Don Reyes Armas se Inconformará Contra Procuraduría de Tlaxcala Ante CEDH

-Reportaje-

Para Ripley: un taxista secuestrado y golpeado hasta poner en peligro su vida, por tres sujetos el pasado 22 de diciembre en Chiautempan, Tlaxcala, fue informado este jueves por un concesionario del Gobierno del Estado que debe pagar varios miles de pesos adicionales al negocio “Díaz Hermanos” de Apizaco.

En entrevista, el taxista de nombre Reyes Armas Torres confirmó no sólo no fue examinado médicamente por las autoridades que mantienen retenido su auto en dicho corralón; además, se niegan a entregarle copia de su propia denuncia por robo, asalto y secuestro.

 Pasadas tres semanas del secuestro exprés y la golpiza que según una médico del ISSSTE puso en peligro su vida, y luego que ayer la prensa local difundió el caso, un subprocurador de la Procuraduría de Tlaxcala (PGJE) se tomó la molestia de telefonear este jueves al taxista para prometerle una pronta solución.

Empero no era así.

En realidad, las autoridades de Tlaxcala están imponiendo a la víctima una especie de multa a cambio de su coche, pues si desea recuperarlo, antes deberá pagar al corralón concesionado a un particular por las propias autoridades, la friolera de 7 mil 500 pesos, más del doble de lo despojado por los secuestradores al sexagenario.

Esta nueva historieta de la justicia de Tlaxcala tampoco tiene desperdicio.

EN MANOS DE LA JUSTICIA

Severamente golpeado, el taxista Reyes Armas Torres, de 68 años, fue atado de pies y manos, tapada la boca con su propia ropa, y así fue paseado durante hora y media o dos, hasta liberarlo sus captores en una comunidad del municipio de Santa Cruz Tlaxcala.

Tras recibir auxilio de una familia samaritana, el señor Armas fue conducido por familiares directamente a la Procuraduría de Tlaxcala (PGJE), a donde llegó cerca de la medianoche para denunciar lo ocurrido. Para entonces habían transcurrido varias horas desde que, hacia las 8 de la noche, los secuestradores solicitaron el servicio en una base de taxis de Santa Ana Chiautempan.

Tras permanecer hasta la madrugada del 23 de diciembre en las instalaciones de la PGJE, y dado que nadie allí se interesó por su estado de salud, Reyes Armas fue trasladado por particulares esa mañana a la clínica ISSSTE de Ocotlán, donde según el oficio UA161223003 fue revisado por la Dra. Maritza Pérez Rodríguez.

El diagnóstico de la galena –notificado al área de Trabajo Social de la clínica- refiere que la “víctima de secuestro” se halla “policontundida” debido a que “fue golpeada en múltiples ocasiones”; y hace constar que “son heridas que tardan en sanar más de 15 días, que dejan cicatriz perpetua, que ponen en peligro la vida”.

Transcurridas tres semanas desde el secuestro, y corriendo el reloj del corralón “Díaz Hermanos”, Reyes Armas no pudo mostrar al reportero la copia de su denuncia. Explica que personal de la dependencia le dijo que “solamente su abogado la puede solicitar”.

De nada sirvió que el 23 de diciembre, un funcionario de la Procuraduría local de nombre Eduardo José Medina Domínguez dirigiera el oficio 6183 /2016 a Leonardo Adrián Luna Ramírez, donde solicita al comisionado de Atención a Víctimas “tenga a bien designar asesor jurídico al C. Reyes Armas Torres”.

El caso es que a la fecha, la víctima no conoce todavía al defensor designado por la Procuraduría de Tlaxcala. Ello, aunque ha acudido personalmente una docena de veces a las instalaciones situadas a espaldas del campus principal de la UAT.

EL VIACRUCIS

Tres o cuatro horas después de presentar denuncia ante la PGJ de Tlaxcala, Reyes Armas fue informado verbalmente que su taxi había sido hallado a un lado de la carretera que corre de Apizaco hacia Xalóztoc.

Le dijeron que lo encontró, ya desvalijado, la Policía Federal, misma que en vez de devolverlo al taxista asaltado y secuestrado, solicitó al negocio concesionado “Hermanos Díaz” que lo arrastrara y retuviera en su corralón.

A partir de entonces comenzó un viacrucis incomprensible y a todas luces contrario al fin de procurar justicia.

Por un lado, los administradores del corralón le dijeron a la víctima que necesitaban autorización de la Policía Federal para liberar el taxi; por su lado, personal de la Policía Federal le dijo a su vez que no podía expedir la orden de liberación del vehículo sin un dictamen de los peritos de la Procuraduría.

Entretanto el secuestrado sexagenario intenta inútilmente recuperar su taxi, el reloj del corralón de “Hermanos Díaz” sigue su marcha indiferente, redituando al negocio el equivalente al hospedaje que cobran por día algunos buenos hoteles de Tlaxcala, en torno a 400 pesos.

NUEVO SISTEMA PENAL

El viacrucis impuesto a las víctimas de la delincuencia por la Procuraduría de Tlaxcala, queda ilustrado en el oficio 1116/2016, fechado el Día de los Santos Inocentes y enviado al jefe de Servicios Periciales por Elodia Franco Sotero, agente del ministerio público adscrito a la PGJE.

Mediante el documento que exhibe del lado izquierdo el logo “Nuevo Sistema de Justicia Penal Tlaxcala”, la primera solicita al jefe de departamento comisionar no uno sino dos peritos para el caso del taxi de don Reyes Armas.

Un “perito oficial en materia de identificativa” debe determinar si el coche “cuenta con alguna alteración en sus caracteres alfa numéricos”.

Y, un segundo “perito en materia de valuación vehicular”, “establecer el valor comercial de la unidad”.

Tardarían dos semanas en concluir algo, nadie sabe qué ni para qué.

ENTREVISTA (Fragmentos)

CT ¿Cuántos trámites ha tenido que hacer hasta ahora para recuperar su taxi?

RAT Híjole, déjeme acordarme… A la Procu he ido diez o doce veces; a la Federal, tres o cuatro; al juzgado de Apizaco unas diez, también; y al corralón ya van cinco, o seis.

CT Eso da más o menos treinta vueltas hasta ahora. ¿Al juzgado para qué lo mandan?

RAT No sé bien, a llevar papeles.

CT ¿Sirvió de algo la llamada del subprocurador?

RAT Pues sí, porque podré recuperar mi coche.

CT Eso si paga.

RAT El dueño del corralón me preguntó porqué no fui antes a recogerlo; cada día que pasa sube la cuenta.

CT ¿Por qué no se lo devolvieron en cuanto lo localizaron; qué razón dieron las autoridades para retener un bien de una víctima?

RAT Primero me pidieron que les trajera la factura para saber si el coche es mío, que sin factura no me lo darían. Así todo golpeado, fui a mi casa en cuanto me avisaron que lo habían localizado.

Pero cuando volví a la Procuraduría, entre 10 y 11 de la mañana del día 23, ya no estaba la persona que me pidió la factura. Una secretaria, o no sé que es, me dijo que regresaría hasta después del día primero, o de Reyes, ya no me acuerdo.

-¿Qué le dijeron en la Policía Federal?

-Que ellos necesitan el dictamen de los peritos (de la PGJE) para poder girar el oficio al corralón, para que ya me lo den.

-¿Actualmente de qué vive?

-Desde entonces no he podido trabajar. Ya no tengo taxi, no me lo quieren devolver…

-¿Le dijeron por qué, y para qué los peritos si la víctima es usted?

-No sé bien para qué, la verdad.

COMPARACIÓN

-¿Cuánto dinero quiere “Díaz Hermanos” por su coche?

-Siete mil quinientos pesos. Le dije al encargadosi me podía hacer una rebaja; primero se enojó, pero sí, al final me descontó mil pesos.

-¿Pagará?

-Estoy tratando de juntar el dinero.

-¿Y cuánto le robaron los secuestradores?

– En ese momento nomás traía 200 pesos. Me quitaron un anillo, un reloj, una chamarra azul de paño.

-¿Cuánto le costaron estas cosas?

-Poco, no mucho.

-¿Puede hacer una estimación?

-La chamarra me costó 500, la acababa de comprar.

-¿El reloj?

-No era muy bueno; lo compré como en 700 pesos.

-¿Y la esclava: sí era de oro?

-Nada más chapeada.

-¿Como cuánto vale?

-Pues… póngale unos 1500.

-Suma todo menos de 3 mil pesos. Caray, salieron más caras las autoridades ¿qué no?

-Sí, verdad…

-¿Sabe usted, don Reyes, que hay leyes para proteger a las víctimas de los delincuentes?

-Creo haber oído.

-¿Y sabe que los que hacen esas leyes y las aplican, se dieron súper premios a los que llaman bonos por esas leyes para proteger a las víctimas de los delincuentes?

-La verdad eso no lo sabía.

EFÍMERA ILUSIÓN

Ayer, luego de una rueda de prensa que cubrió el influyente diario El Sol de Tlaxcala, Reyes Armas recibió una esperanzadora sorpresa.

Una llamada de un individuo que se identificó vía telefónica como subprocurador de la Procuraduría de Tlaxcala que desde el pasado sexenio encabeza Alicia Fragoso Sánchez. Apenas hoy envió el nuevo mandatario priísta una terna al Congreso, al que toca elegir de entre los propuestos al sustituto.

Sin embargo, al llegar al corralón don Reyes Armas descubrió que nada ha cambiado.

El coche sigue prácticamente secuestrado por las autoridades de Tlaxcala.

Entretanto, el reloj del corralón sigue su marcha y ya ha dado a ganar al negocio concesionado 7 mil quinientos pesos.

Y eso que el taxista así re-victimizado por la Procuraduría local y otras autoridades, es, precisamente él, la víctima de un terrible delito.

Comentarios
Cargando...