Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Optimismo del Gobernador

1,657

“Un optimista es el que cree que todo tiene arreglo; un pesimista, el que piensa lo mismo pero sabe que nadie va a intentarlo”, explicó con sabiduría de humorista el español Jaime Perich algunos años antes de morir.

El proverbio ilustra lo que vimos (creí ver) este martes durante el 1er informe del gobernador Marco Mena. Contagia esa fe -sin la que nada que valga puede hacerse, según Hellen Keller- del mandatario, a juzgar por la calidez y el entusiasmo que despertó entre su curtido auditorio.

Al paso de un año Marco se nota dueño del escenario, más decidido. Hoy leyó con voz clara y firme, sin titubeos, corrigiendo sobre la marcha pequeñas fallas del texto. Me gustó además que de nueva cuenta renunciara a las zalamerías del besamanos, ese mal hábito propio de tiranías que entraña un desafío al espíritu democrático acogido en las actuales leyes mexicanas. Se ve que se siente cómodo el mandatario tlaxcalteca en el trato igualitario.

Bien por él y bien por Tlaxcala.

Por supuesto no es perfecto Marco Mena.

Algunos criticarán la reivindicación innecesaria del catolicismo a propósito de los dudosos Niños Mártires que los evangelizadores azuzaron contra sus propios padres y familias; otros lamentarán que al describir lo que el mismo mandatario reconoció como principal preocupación de los tlaxcaltecas, la inseguridad, haya omitido referirse a las dudosas estadísticas de la Procuraduría o soslayado la plaga de secuestros; y no faltarán los que juzguemos infundados los elogios a las fuerzas armadas justo cuando la ONU y todas las ongs realmente no gubernamentales están cuestionando la novísima ley de Seguridad Interior y Argentina está dando ejemplo de no a la impunidad al castigar abusos de militares ocurridos hace casi medio siglo.

Tampoco, por supuesto, somos perfectos los siempre criticones periodistas.

El caso es que este mediodía otra vez me convenció el gobernador de Tlaxcala de sus buenas intenciones (¿a pesar del PRI?). Sentí, oyéndole, que quiere sinceramente el bien de Tlaxcala -entendido el estado no como una entelequia inhumana, simple suma de instituciones, sino como un cúmulo vital de familias de carne y hueso.

Es un buen punto de partida. Esperanzador en esta época marcada por la deshumanización y la indiferencia hacia la suerte del prójimo.

Ojalá le vaya bien al gobernador Mena y se salga con la suya. Ojalá vengan más inversiones y haya mejores empleos mejor pagados. Ojalá afluyan más turistas y que las plantas tratadoras reviertan la agonía del Zahuapan y que un C-5 haga más segura la casa de todos. Ojala todos –empezando por los políticos en campaña- coadyuvemos sin cancelar diferencias de buena fe y sin mezquindades al esfuerzo común, como pidió.

Convocó el gobernador a ser positivos sin que ello implique, como mal entienden muchos, disimulo ni engaño. Así debe ser, pues el camino para superar la ignorancia y la pobreza pasa necesariamente por el amor a la verdad.

Yo, debo admitirlo, no soy tan optimista como el joven gobernador de Tlaxcala. Aunque también suelo guiar mis actos por la buena fe, acaso carezco de la esperanza ciega que es privilegio propio de la bendita juventud.

Como sea, le deseo suerte al gobernador de Tlaxcala. Ojalá se salga con la suya.

Hoy lo vi fuerte, lúcido y decidido. Mejor, como servidor público, que no pocos secretarios de Estado del gobierno federal. ¡Ojalá no se lo quieran llevar, pues tal riesgo es plausible!

Ojalá tenga tiempo Marco Mena de hacer por Tlaxcala las cosas buenas que todos soñamos ver realizadas.

COHETERÍA

ANAYA VA. Esta misma semana quedará definida, por fin, la tercera opción de la boleta presidencial de 2018. Todo parece indicar que Ricardo Anaya va. Será un competidor temible, por su inteligencia poco común y su don de comunicación. Sobrevivió a la torpe campaña del diario El Universal, a cuyos abogados hizo trabajar horas extras amén de exhibir a los editores del Gran Diario de México. Queda saber si los calderonistas y corderistas romperán abiertamente con el PAN, como ya hizo la señora Zavala, o si replegarán y dividirán cuando el queretano sea confirmado como candidato del FCM. A cambio de ceder la candidatura mayor, el PRD obtendrá para Barrales la de la CDMX y más de un centenar de postulaciones de mayoría para diputado. Con respecto al Senado, ha trascendido a la prensa que Tlaxcala se cuenta entre los 16 estados en que el Frente postulará fórmulas mixtas, lo que permite prever que irán Gelacio Montiel y una mujer (a definir entre Aurora Aguilar y Minerva Hernández).

¿Qué opinas?
Cargando...