Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Nos Prefieren Desarmados

64

Nivel de pistolización de países, hacia 2007. (Small Arms Survey)

En estas ovejas mansas, y de las calidades susodichas por su Hacedor y Criador así dotadas, entraron los españoles, desde luego que las conocieron, como lobos e tigres y leones cruelísimos de muchos días hambrientos. Y otra cosa no han hecho de cuarenta años a esta parte, hasta hoy, e hoy en este día lo hacen, sino despedazarlas, matarlas, angustiarlas, afligirlas, atormentarlas y destruirlas por las extrañas y nuevas e varias e nunca otras tales vistas ni leídas ni oídas maneras de crueldad. (Fray Bartolomé de Las Casas, Brevísima relación…)

Esto a la letra ha acontecido a estos indios, con los españoles, pues fueron tan atropellados y destruidos ellos y todas sus cosas, que ninguna apariencia les quedó de lo que eran antes. (Fray Bernardino de Sahagún, Historia general de las cosas…)

Como en viejos, muy viejos tiempos siguen los gobernantes del México actual viendo a los mexicanos no como ciudadanos básicamente iguales, tan maduros o inmaduros como ellos mismos; sino como a macehuales insignificantes e inferiores de una sociedad señorial sustentada en el antidemocrático principio de jerarquía. Ya me explico para no parecer tan extremista.

Ayer Jesús Zambrano, el Chucho dos negó a los mexicanos el derecho a disponer de un arma de fuego para defender su hogar o su auto. Argumentó que México “no es el viejo oeste”. Así, el perredista cerró filas con el PAN, partido que al finalizar la semana había repudiado por boca de su coordinador en la Cámara, el diputado Herrera, la iniciativa del correligionario Jorge Luis Preciado que busca hacer efectivo nuestro derecho elemental a defendernos.

El legislador que por medio millar de votos no pudo ser gobernador de Colima en 2015, había anunciado su intención de proponer una reforma al artículo 10 de la Constitución. No se entiende bien para qué, pues el texto vigente reza a la letra: “Los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos tienen derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legitima defensa, con excepción de las prohibidas por la ley federal y de las reservadas para el uso exclusivo del ejército, armada, fuerza aérea y guardia nacional”. El párrafo final establece un candado adicional: “La ley federal determinará los casos, condiciones, requisitos y lugares en que se podrá autorizar a los habitantes la portación de armas”.L

o que Preciado quiere al parecer es especificar que dicho derecho se extienda al hogar y el coche. “No hay razón por la cual un ciudadano no pueda auto-defenderse. Así lo estableció la segunda enmienda de los Estados Unidos desde su fundación, y así la Constitución de 1824, la del 57 y la de 1917”, justificó el panista.

Empero, como bien sabemos todos la Constitución de México es en demasiadas partes una ley muerta, decorativa. Así lo confirma la permanente campaña de despistolización instaurada por SEDENA -pues sobre la premisa de que ningún criminal organizado ha entregado nunca su arsenal a los muchachos del furioso Gral. Cienfuegos, queda claro que toda arma recogida empeora la indefensión global de la ciudadanía ante las bandas criminales que controlan nadie sabe cuántos pueblos y ciudades, a menudo en coordinación con autoridades corruptas. Campañas de despistolización van y vienen, mas resulta que los homicidas que no entregan sus armas a la SEDENA tampoco cesan su negocio macabro. Este domingo reporta El Universal que los cinco chicos desaparecidos el 29 de septiembre en Veracruz fueron encontrados ayer en un municipio contiguo al puerto, descuartizados y repartidos en nueve bolsas. Semanas antes, policías del estado de Javier Duarte habían colaborado con asesinos en sendas desapariciones de personas en Tierra Blanca y Papantla.

Todas las víctimas se hallaban indefensas, a merced de tantos criminales sueltos por ahí… (Y entonces cabe a los reporteros preguntarse cuántos de los numerosos periodistas asesinados en circunstancias similares en o desde la patria chica de Lara, seguirían vivos si supieran usar un arma de fuego y se simplificaran los insalvables obstáculos administrativos para la posesión legal.)

La coincidencia del izquierdista Zambrano y el derechista Herrera en el propósito de mantener en la indefensión, inermes y desarmados a los mexicanos en general, plantea numerosas interrogantes.

¿Son entonces Herrera y Chucho dos pacifistas sinceros? ¿Será que no tienen guaruras armados ni armas en sus hogares ni a bordo de las Suburban pagadas con-nuestros-impuestos-of-course-incluido-el-chofer?

¿Predicarán Zambrano y Herrera con el ejemplo y pondrían el pecho llegada la ocasión: será que prefieran ambos morir (por separado of course), ellos y o sus hijos, durante un asalto sin meter las manos para ser congruentes con la propuesta despistolizadora? ¿De veras, señores legisadores, están dispuestos a inmolarse ustedes y sacrificar de paso a sus familias en el altar de su prédica “pacifista”?

¿O será que Zambrano y Herrera hacen trampa, y mientras nos aconsejan vivir desarmados entre tanta violencia -raramente aclarada por las autoridades y con preocupante frecuencia emanada de las propias instituciones-, ellos en cambio, las familias de Herrera y Zambrano gozan de la protección de hombres armados hasta los dientes y pueden hacer efectivo el derecho constitucional de portar armas?

En cualquier caso, sean congruentes o falaces el perredista y o el panista, lo más importante es tratar de entender de qué se trata todo esto.

HISTORIAS

Los mexicanos de hoy no somos ni el genus angelicum de las Leyes de Burgos de 1502 ni los “menores de edad” que la novohispanapigmentocracia (Lipschütz) decidió que serían los mestizos e indios de baja condición social -o macehuales, por oposición a los semidivinos pipiltin. Y tampoco deberíamos conformarnos los mexicas de hoy, con ser menos que finlandeses o estadunidenses –no sin intentar responder antes algunas paradojas o contradicciones.

En el plano de la simple comparación (método originario de las sociologías), los supuestos pacifistas Zambrano y Herrera deben encarar la paradoja del primer mundo en materia de armas y homicidios. En efecto, tres de las cuatro naciones con mayor proporción de ciudadanos armados son la pacífica Finlandia (45 armas por cada 100 personas), la ordenada Suiza (46/100) y el violento y libertario Estados Unidos (89/100). Y sus ciudadanos, el objetivo de todo gobierno, disfrutan de los mejores estándares de vida del orbe.

¿Sabrán, Zambrano y Herrera que, en contraste, la tasa de pistolización de México es una de las más bajas del mundo (15/100), equiparable a las peores dictaduras (Cuba no alcanza en reportes independientes 2/100); y que pese a ello, en México ocurrieron en 2012 un promedio de 10 asesinatos con arma de fuego por cada cien habitantes contra solamente 3 en el país más armado del mundo, Estados Unidos?

Entonces, si no ayuda desarmar a los mexicanos de a pie para detener la criminalidad en México, ¿por qué no darles la oportunidad de defenderse? ¿Esperarán los legisladores “pacifistas” hasta que los asesinos se cansen de matar, violar, secuestrar, robar, descuartizar, ejecutar, fusilar, pozolear y finalmente desaparecer a la mitad de los inermes mexicanos?

En el plano de la historia, cabe recordar que los forjadores de México (es decir la Corona española y la iglesia católica) prohibieron a los nativos expresamente las armas de fuego. Luego, en 1643 esa prohibición se extendió a los mestizos por los años en que la dicha pigmentocracia les excluyó de la milicia, el sacerdocio, las alcaldías mayores, la venta de carne cruda y el empleo de tamemes o cargadores (Konetzke, citado por Norma Angélica Castillo en “Cholula, sociedad mestiza en ciudad india”, UAM, 2001). Las Leyes Nuevas de 1642 (Leyes y ordenanças nuevamente hechas por su Magestad para la gobernación de las Indias y buen tratamiento y conservación de los Indios, contenidas en los Documentos… de García Icazbalceta) no cambiaron nunca en los hechos tan desigual situación, prolongada hasta hoy.

La prohibición seudo pacifista como forma de control colonial, en suma: gobernantes y élites armados hasta los dientes y el pueblo llano desarmado -e inerme ante cualquier exceso de los armados hasta los dientes.

Me pregunto qué defienden Zambrano y Herrera al rechazar la iniciativa de Preciado. ¿Se reducirá todo a una precaución ante la visión de unos gobernados no indefensos, aconsejada por la mala conciencia ?

COHETERÍA

CLINTON A juzgar por el seguimiento de Financial Times mediante encuestas de la elección presidencial de Estados Unidos, la votación de noviembre podría repetir el caso Bush-Gore. En efecto, mientras Hillary adelanta con holgura el voto principal de delegados en los colegios electorales, en cambio Trump se halla sólo 5 puntos abajo en la intención del voto popular.

 

¿EL CHAPO SENADOR? El plan pacificador negociado por el presidente Juan Manuel Santos y los cabecillas de las FARC fue rechazado por los ciudadanos de Colombia, pese a la abrumadora campaña del gobierno, la ONU, E.U. y la Unión Europea post-brexit. Mutatis mutandis equivale a regalar en nombre de la paz, además del perdón por horribles e incontables crímenes, asientos en la Cámara de Diputados de México al Chapo Guzmán, La Tuta y el Mochaorejas, que a todos juntos resume el señor Timochenko, un discípulo adelantado de los tiranos isleños Castro Ruz.

(Cuando hice la analogía en un café de los portales de Tlaxcala, un contertulio sugirió que no pocos gobernantes mexicanos verían con buenos ojos tal posibilidad inclusiva… ¿Se nos hará ver algún día a los futuros beltrones, anayas y zambranos compartir legislatura con tan afamados criminales?)

Comentarios
Cargando...