Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

“Ni un Cinco”, Dice Públicamente Gobernador de Tlaxcala a Ong´s

27

Abandonan Activistas el Consejo Estatal Contra Trata de Personas

Croniquilla Imaginaria

El alcalde capitalino invitó al gobernador (“estamos muy bien, ustedes lo vieron”, presumiría Pérez Lira) para el banderazo a tres nuevas patrullas del municipio de Tlaxcala.

Todo iba viento en popa, mas en pocos minutos pasó la ceremonia desde la tersura de -digamos- la Cavalleria rusticania de Mascagni a un andante dramático aunque nada maestoso.

Enterados de que allí estaría el mandatario, activistas contra el emblemático tráfico de mujeres se acercaron, cargados de mantas, sigilosamente hacia la casona del ayuntamiento mientras transcurría la ceremonia.

Habían acudido al zócalo con la intención de manifestar públicamente su decisión de abandonar el Consejo Estatal Contra la Trata de Personas, donde las organizaciones no gubernamentales tenían 5 asientos contra los 11 votos en manos del gobierno.

“No hay resultados, el gobierno de Tlaxcala no quiere combatir la trata”, explicó a Código Tlaxcala a posteriori, Emilio Muñoz ante integrantes del Centro “Fray Julián Garcés” y el Colectivo “Mujer y Utopía”.

Mientras hablaba el alcalde las extendieron. Sin hacer ruido, calladitos. Por ellos hablaban sus mantas.

Ivonne Bagnis Rivadeneyra explicó más tarde que más de 20 mil firmas respaldan la iniciativa popular para que el flagelo que identifica a Tlaxcala ante el mundo, y mantienen congelada los diputados locales, por fin sea tipificado como un delito grave.

LA CONFRONTACIÓN

En su turno al micrófono, Mariano González Zarur decidió encarar a los manifestantes silenciosos.

Debió observar las mantas y no le gustó lo que leyó, quién sabe.

En una: “Basta ya de la violencia contra la mujer”.

En otra: “La dignidad florece con derechos de las mujeres”, y así por el estilo.

Por alguna razón poco obvia, se hartó. Y pasó al contraataque:

-“¡Ni un cinco para las ongs!” –ratificó en público.

Entonces empezaron a hacer ruido las manifestantes y sus aliados.

Todo fue a partir de entonces muy rápido. González Zarur agitó bruscamente la bandera, dando por inauguradas las patrullas, y se encaminó hacia la casona del ayuntamiento.

Empero estando en el portal, el gobernador viró bajo la arcada hacia la avenida Juárez, atravesó la calle a la altura del asta bandera, se enfiló hacia la puerta principal del palacio de gobierno, y tras cruzarla, los guardias cerraron las gruesas hojas de madera.

ANTE EL PORTÓN

Una señora joven camina con la cabeza gacha hacia el portón, se inclina ante la hilera de flores, deposita un clavel blanco, enjuga discretamente una lágrima, y luego se reintegra al pelotón de manifestantes.

“¡Señor gobernador, le queremos decir que no estamos solicitando ni un quinto para las organizaciones de la sociedad civil, no estamos solicitando ningún presupuesto!”, grita una joven armada de un altavoz portátil ante el portón cerrado.

“Estamos solicitando que usted mismo destine presupuesto a las instituciones que corresponde, para que emprendan acciones de prevención, atención y sanción”, aclara la oradora.

“¡Mujeres, en lucha, por la dignidad!” –espetan a coro contra el mismo portón mudo que en mayo de 2011 intentaron quemar los ancianos “depurados” del padrón de apoyos (muy magros por cierto) a los adultos mayores.

Cumplida la misión, a poco se disuelven las quejosas y los quejosos entre los jardines de la plaza caliente.

Comentarios
Cargando...