Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

Messi sin Maradona

 

El azar del cosmos se ha conjurado al proponer para mañana domingo una apoteosis o una tragedia de Leo Messi en el estadio Lusail de Qatar.

En realidad, hay dos fiestas posibles. En la apoteosis, Argentina cumple su venganza y consigue Messi lo único que falta a su vida de futbolista: ser campeón del mundo como Maradona. Tal vez, por qué no, además campeón de goleo. En otro fasto que implica la tragedia ajena, Mbappé gana su segundo mundial consecutivo antes de cumplir los 24 años -y a tan tierna edad amenaza ya todos los récords habidos.

No habría tragedia para Mbappé si pierde Francia. Sí, para el renacido Messi si perdiera Argentina.

Sin equipo que acompañe los genios son insuficientes en el vida o muerte de una final de la Copa del Mundo, cuando cada jugador se vuelve un héroe inminente. Francia y Argentina son bicampeones mundiales, así que este domingo uno se convertirá en tricampeón, sólo por debajo de Brasil (5 copas) y Alemania (4). Pelean la pertenencia a la élite.

Tal equilibrio equipero se condensa mediáticamente en una estrella en ascenso y una leyenda renacida, respectivamente Kylian Mbappé y Leo Messi. Analogías: juegan en el mismo club francés, el PSG; y comparten el liderato de goleo de Qatar con cinco pepinos. Cuando Argentina y Francia cruzaron sus sueños mundialistas en los octavos de Rusia, hace cuatro años Lío tenía 31 y Kylian 19. Primero marcó Francia: Messi perdió la pelota y Mbappé galopó cual rayo desde tres cuartos de cancha hasta que un defensa lo paró a la mala y Griezmann convirtió el penal. Al minuto ’40, golazo de Di María desde fuera del área al ángulo izquierdo del portero para el empate. Apenas iniciado el segundo tiempo, dispara Messi dentro del área y el defensa albiceleste Mercado desvía para la remontada. Al ‘57 tocó a Francia empatar con un zapatazo soberbio de Pavard desde el borde del área grande al ángulo derecho.

Así las cosas, entonces apareció Mbappé. Al ‘63 hizo una de las suyas en el área chica causando la segunda y definitiva voltereta. Y cuatro minutos después, fusiló al portero Armani en el cuarto gol francés, el de la victoria. Todavía en tiempo de compensación Messi puso una pelota de seda rematada por el Kun a dos metros de Lloris… Partidazo; un clásico por tantos goles y tanta calidad.

 

Desgastante y a la vez vivificante partido contra Holanda.

 

Naturalmente el monstruo precoz Mbappé -debutó a los 15 y vive con una modelo trans- fue la estrella en aquella eliminación de la Argentina de Messi. Ahora es cuatro años menos joven el argentino; y el euroafricano -en la cúspide de una fortaleza física similar a la de Pelé- cuatro más experimentado. Mas aun estando en desventaja Messi, los milagros son frecuentes en el futbol.

Dos veces consecutivas ha comandado Lío a la albiceleste en la fiesta magna. En esto supera a Diego, pues en Italia 90 la Argentina quedó en cuarto lugar tras su eliminación en semifinales. También rebasó a El Pibe en goles de mundial (11-8), en número de mundiales jugados (5-4) y en total en partidos mundialistas (25-21) En el tercer gol a Croacia bailó cual pulga al defensa de la máscara que juega en el Leipzig, Joško, un gigantón de 20 años presente en todos los equipos ideales del mundial de Qatar. Esa jugada heroica, impensable en ningún mortal de su edad y contra ese defensa, debió significarle una catarsis.

Faitelson recordó hace unas horas que el exautista Leo Messi juega sin Maradona su mejor mundial -agrego yo: a su peor edad mundialista. En las cuatro anteriores del cinco copas, el D10s albiceleste estuvo ahí siempre, atestiguando y subrayando en la tribuna los fracasos sucesivos de la selección de Lío, principal competidor de su leyenda.

Debió pesar que desde 2007 Maradona lo declarara sucesor suyo.

 

Una buena sociedad con Julián Álvarez.

 

A La Pulga le falta una copa mundial para liberarse de la sombra de Maradona. Pero nació más de una década antes que Mbappé. Sin un equipo inspirado, se antoja casi imposible la apoteosis de Messi. Ambas selecciones se presentan casi con los mismos jugadores de Rusia. ¿Podrán Julián Álvarez, Di María y De Paul superar a Dembelé, Giroud y Griezmann? ¿Otamendi y Romero frenarán a la estrella en ascenso Kilyan?

Maravillado como todos por el fantástico torneo de Messi e ilusionado con el poderío de Mbappé, el dueño del PSG declaró recién, refiriéndose a sus estrellas confrontadas, que le va a Francia porque su club es francés y él mismo un ciudadano de esa nación. “Pero si pudiera, se las daba (la copa) a los dos”.

Yo le voy a Leo por su fantástica historia futbolera. Y, porque sería justo y también más emocionante su triunfo tardío sobre un destino absurdamente burlón. (Baste decir que si en México ’86 hubiera habido VAR, tal vez Argentina sólo contaría el campeonato de Bilardo.)

Los cabalistas perciben similitudes misteriosas con las dos veces que Argentina campeonó. Las encuestas están prácticamente empatadas, con ligera ventaja albiceleste atribuible a la magia de Messi. Todo puede ocurrir. Las finales son propicias a epopeyas y hazañas increíbles.

¡Suerte pues a Lío en su nueva cita con el juego al que ha dado tanto!

Aquí la transmisión

https://vix.com/es-es/live-plus/live/transmission-matchid-WC202245

¿Qué opinas?
Cargando...