Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Luces y Sombras en el Sector de Alimentos y Bebidas en el Estado

870

La industria de alimentos en el estado de Tlaxcala vive momentos determinantes que marcarán ya sea un despegue de la industria o bien un estancamiento como el que se había vivido en los últimos tres lustros y del que se empieza a lograr un incipiente crecimiento desde apenas un par de años a la fecha.

Las luces al final del túnel están marcadas por los recientes esfuerzos que se hacen a nivel federal y estatal por hacer de la gastronomía un motivador de viajes que vengan a fortalecer las economías de los destinos gastronómicos a través de la articulación de los eslabones de la cadena de producción alimentaria que va desde el productor primario hasta el prestador de servicios, pasando por los intermediarios involucrados en el proceso. En otras palabras, se trata de alinear las acciones a los actores principales (propietarios de establecimientos de alimentos y bebidas a través de sus respectivas asociaciones como la Asociación de Restaurantes, Cafeterías y Bares de Tlaxcala así como las Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo de Tlaxcala, Apizaco y Huamantla), Comités de Pueblos Mágicos (de Huamantla y Tlaxco), los pequeños productores de insumos locales, los cocineros/as tradicionales y por otro lado los actores secundarios que a final de cuentas son los que impulsan o frenan cualquier iniciativa que se tenga al respecto (titulares de las secretarías de Turismo, Secretaría de Fomento Agropecuario, Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios, Secretaría de Relaciones Exteriores, Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, Instituto Tlaxcalteca de la Juventud, Secretaría de Gobernación, Secretaría de Economía, Secretaría de Desarrollo Social, Sagarpa, Nacional Financiera, Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, etc., etc., etc), todos ellos dentro de lo que se le ha dado por llamar “gabinete turístico estatal” el cual quedó instalado en días pasados.

Como puede verse, este es un apreciable esfuerzo que vendría a apoyar al Consejo Consultivo Turístico previsto en la Ley para el Fomento del Turismo del estado de Tlaxcala cuyo objetivo es precisamente el de integrar estrategias y mecanismos que impulsen el desarrollo del turismo en la entidad, lo malo es que hasta el día de hoy no ha sido instalado dicho Consejo Consultivo Turístico, al menos no ha sido ratificado el que fue instalado en la administración pasada y que no sesionó más que el día de su instalación.

Las sombras están marcadas por las recientes declaraciones de la asociación civil “Fray Julián Garcés” en el tema de la trata de personas donde sugiere que la incidencia de esta problemática en el estado de Tlaxcala, es la expedición de licencias de funcionamiento de establecimientos con venta de bebidas alcohólicas por lo que éstos giros deberían ser prohibidos.

La Asociación de Restaurantes, Cafeterías y Bares de Tlaxcala A.C. considera que tales afirmaciones responden más a un patrón de prejuicios sociales y de satanización de estos establecimientos y no a una verdadera correlación entre la venta de alcohol y la trata de personas.

El número de hoteles, moteles, bares, restaurantes y centros botaneros no guarda relación alguna con el fenómeno de trata de personas. Son cosas completamente distintas. Si bien la existencia de un alto número de bares sí afecta el tejido social al generar problemáticas de alcoholismo, conductas antisociales, accidentes viales y peatonales, violencia intrafamiliar, etc. Esto no lo liga directamente con la trata de personas. En muy contados establecimientos existe la presencia de ficheras o mujeres que toman con los clientes con el fin de generar un mayor consumo de parte de éstos.

La asociación de restaurantes no cuenta dentro de sus afiliados con centros nocturnos, botaneros de este tipo o table dance por lo que no se tiene un número preciso respecto a cuántos hay en el estado, no es algo que se promueva como asociación, sin embargo sí se defiende la existencia de aquellos establecimientos que cumplen con la normatividad vigente pues es un derecho considerado en la propia constitución el ejercer la profesión, oficio o actividad que se desee siempre y cuando ésta sea lícita y cumpla con las normas para ejercerla.

En todo caso lo que se debe combatir es la ilegalidad de estos establecimientos. En lugar de negarles una licencia y así orillarlos a establecerse en lugares alejados de toda vigilancia, debe trabajarse a nivel municipal en la vigilancia de los establecimientos asentados en cada demarcación pues el otorgamiento de una licencia de funcionamiento, cualquiera que sea el giro, debe ir aparejada con un acompañamiento permanente respecto al cumplimento de la reglamentación que le es aplicable. Al estar en un constante y permanente proceso de vigilancia con visitas periódicas de personal de protección civil, ecología, obras públicas, salud, derechos del consumidor, seguridad en el trabajo, seguro social e incluso de cumplimiento de obligaciones fiscales se limitará a los establecimientos a llevar buenas prácticas comerciales, entre ellas, a evitar la trata de personas.

No negamos ni afirmamos la existencia del fenómeno de trata de personas el estado de Tlaxcala, sin embargo, nos pronunciamos por un mayor trabajo de concientización social para evitar prejuicios y actitudes que se aprenden desde la familia y que son las que generan que estos patrones de conducta aprendidos sean replicados a lo largo de las generaciones.

¿Qué opinas?
Cargando...