Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Ley Seca ¿Para qué?

69

La ley seca nació como una medida para evitar incidentes provocados por la ingesta excesiva de alcohol durante las jornadas electorales suspendiéndose la venta de bebidas alcohólicas en todas sus graduaciones a partir de las 00:00 hrs del día anterior a la elección (sábado) y hasta las 23:59 del domingo, día de los comicios.

Esta medida aplica para los comercios que expenden bebidas alcohólicas ya sea en botellas abiertas o cerradas tales como vinaterías, tiendas de abarrotes, supermercados, tiendas de autoservicio y departamentales, restaurantes y sitios de hospedaje, cantinas, pulquerías, bares, cervecerías, cabarets, discotecas y salones de baile. También se aplica esta disposición en aquellos sitios que se instalan temporalmente tales como ferias y festividades en vía pública.La reforma aprobada desde hace ya un par de años a la legislación electoral modificó el artículo 239 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales para quedar así: “El día de la elección y el precedente, a juicio de las autoridades competentes y de acuerdo con la normatividad que exista en cada entidad federativa, se ordenará, cuando sea indispensable para preservar el orden de la jornada, el cierre de los establecimientos que expendan bebidas embriagantes”. O sea, deja a criterio de la autoridad esta medida.

El gobierno de la Ciudad de México y el de Jalisco anunciaron una excepción a la ley seca

“Se exceptúa de la prohibición única y exclusivamente para su venta y consumo en copeo o en bebida embotellada al interior de los comercios con giro de impacto vecinal, como son restaurantes y establecimientos de hospedaje, bares, peñas, cabarets, centros nocturnos, discotecas, salones de baile y salas de cine con venta de bebidas alcohólicas”

Es decir, ésta ley no aplica desde el año de dicha reforma en salones de fiestas, hoteles y restaurantes pudiendo expenderse bebidas alcohólicas “en copeo” sin embargo la venta en envase cerrado para consumir fuera de los establecimientos mercantiles no es permitida.

El estado de México informó que Toluca y los cinco pueblos mágicos de la entidad así como los 24 denominados “Con encanto” serían exceptuados de la Ley Seca durante el fin de semana para apoyar al sector turístico y restaurantero.

¿Y en Tlaxcala? Si bien es cierto que Tlaxcala no es un boyante destino turístico y que prácticamente carece de vida nocturna, al menos en la naciente industria restaurantera y de hospedaje, ésta medida sí tendría una repercusión económica. Es cierto que no nos vamos a ir a la quiebra por un día en que no abramos nuestros establecimientos (más tiempo permanecen cerrados cada vez que a alguna autoridad se le ocurre exigir su diezmo), sin embargo el mensaje subyacente es la falta de confianza en el sector turístico como una verdadera palanca de desarrollo. Cualquier establecimiento comercial que no está enfocado a las necesidades del cliente tiene como fin el fracaso. De la misma manera, los destinos turísticos (en este caso el Estado de Tlaxcala) debe ofrecer a los visitantes lo que éstos requieren para hacer su estancia placentera, y las autoridades deben dar las facilidades para que esto suceda privilegiando el empleo y el movimiento comercial.

Un “razonamiento” de quienes están a favor de la ley seca es que “si se le retira el alcohol a la población desde un día antes de las elecciones, los ciudadanos irán a votar sobrios y la cruda no será factor para evitar que se presenten a las urnas”. Decir esto es reducir al ciudadano a la pre-adolescencia donde éste es incapaz de tomar sus propias decisiones con pleno uso de raciocinio.

La suspensión parcial de la ley seca en la que se permita la venta de bebidas alcohólicas sólo con alimentos permitirá a los empresarios del sector de alimentos y bebidas trabajar de manera normal evitando el cierre temporal de algunos negocios cuyo giro principal es el entretenimiento (antros, bares y karaokes) pues la aplicación de la ley seca se traduce en un cierre temporal por tres días. En el caso de aquellos restaurantes familiares y turísticos los ingresos por venta de bebidas alcohólicas con las que suelen acompañar sus alimentos es de al menos el 30%.

En esta etapa que vive actualmente la sociedad, se han superado ya muchas de las obcecaciones que se arrastraban de la etapa proto-democrática, sin embargo la sociedad tlaxcalteca aún sigue siendo moralina y asustadiza cuando de realizar acciones sociales de vanguardia se trata. Aún se cree que son los propietarios de bares los que corrompen a la población al vender alcohol sin percatarse de que son los malos hábitos aprendidos en casa los que provocan un exceso en la ingesta de éste. Ojalá estos atavismos sociales ya se superen y pueda coexistir de ahora en adelante una sana convivencia entre el proceso electoral y el desarrollo económico del sector de alimentos y bebidas desapareciendo medidas tales como la Ley Seca y permitiendo el libre movimiento de las fuerzas del mercado.

Comentarios
Cargando...