Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Las Rupturas de Lorena

44

Si como se lee en la prensa local Lorena Cuéllar finalmente ha roto lanzas con el PRD, reconfirmaría tal suceso poselectoral que la derrota subdivide; mas sobre todo, otorga pertinencia a la pregunta preelectoral ¿cómo le habría ido el 6 de junio como candidata independiente?

Ciertamente no estaba preparada para la aventura apartidista. Su exitosa trayectoria –primero en el municipio capitalino, arrasando luego en el distrito y finalmente en todo el estado- transcurrió siempre a la sombra de un partido. Al amparo del PRI llegó a ser alcaldesa siendo gobernador panista Héctor Ortiz, y diputada local cuando Mariano González ganó la gubernatura. De la mano del PRD se hizo senadora. Y si no pudo en su primer intento ganar la gubernatura con la bandera amarilla, es un hecho que salvó al partido del sol de un derrumbe anunciado -e inhibió temporalmente a MORENA en la entidad.

Sin embargo, acaso la Cuéllar pecó de timorata.

Es un hecho que las candidaturas independientes son vistas con creciente atención como una alternativa viable y esperanzadora ante los conocidos excesos del sistema de partidos ideado por don Carlos Salinas de Gortari. En las circunstancias alarmantes de la partidocracia mexicana, “traicionar” a un partido no es tan malo como pretenden algunos. No para los ciudadanos, eso está claro -el que no crea que pregunte a los dos únicos gobernadores no priístas que ha tenido Tlaxcala. O a los actuales de Puebla y Michoacán, o al electo de Veracruz.

Abordada en el café Bunte del zócalo de la ciudad de Tlaxcala, en los preámbulos de la pasada elección, la entonces aspirante a la candidatura del PRD confirmó al que escribe el rumor de que podría jugar con su primer partido.

“Yo me salí del PRI por una sola persona”, ahondó Lorena en alusión al gobernador que concluirá su mandato el día último del año.

Hay más. Según fuentes perredistas, Lorena Cuéllar no se afilió nunca al PRD. Si bien se sienta en la bancada y compitió con las siglas del sol azteca, de facto fue candidata externa a la senaduría en 2012.

Ergo, la ruptura de Lorena con el PRD no sería –de concretarse- para tanto.

Tampoco cabe atribuir a dicha ruptura, la inminente derrota jurídica de la candidata impugnadora del resultado del 6 de junio. Con o sin PRD, el asunto habría concluido igualmente adverso. Es muy simple: a lo largo de toda su carrera política, Lorena Cuéllar aceptó jugar siempre bajo las reglas escritas y no escritas de nuestra partidocracia (incluidos el INE y los tribunales electorales). Exactamente las mismas que ahora cuestiona. Sea para bien: ojalá evolucione la senadora tras la experiencia de este año hacia un enfoque más democrático de la res pública…

Hillary será presidenta de E.U. a los 70 de edad, así que la senadora seguirá vigente en 2020. Sería espectacular verla de nuevo, ahora como independiente.

Tiene tiempo, pues, para preparar su segunda batalla por la gubernatura.

COHETERÍA  Ojalá no elija Lorena la ruta predemocrática de “gobernadora legítima”. Sería el colmo. Deberá tomar en cuenta que amén de rival política, es la cuñada del gobernador electo de Tlaxcala (¡y por el partido de sus amores!).

Comentarios
Cargando...