Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Cómo Ganar una Guerra a las Drogas

Portugal Trata la Adicción Como una Enfermedad, no un Crimen

1,746

The New York Times publicó el pasado jueves en su sección de Opinion el artículo “How to Win a War on Drugs /Portugal treats addiction as a disease, not a crime”, firmado por Nicholas Kristof. El autor actualiza los conocidos y sorprendentes resultados de una estrategia hacia el consumo de drogas ilegales implementada por António Guterres -actual secretario general de la ONU- en Portugal en los albores del presente siglo, resumida en la despenalización incluidas las más duras (heroína, cocaína, anfetaminas) y un enfoque de las adicciones como problema de salud, cuyo éxito relativo aunque notable ofrece un contrapunto ciertamente espectacular con los resultados de la estrategia judicial implementada por el gobierno de Estados Unidos en el país vecino y los países de América Latina.

Código Tlaxcala ofrece a sus lectores la siguiente traducción por considerar que el modelo portugués amplía la perspectiva sobre una política pública que al fracasar en su objetivo de reducir el consumo y el tráfico de estupefacientes, ha resultado en una mortandad sin precedentes, la militarización del país y el consiguiente debilitamiento del estado de Derecho, amén de un incremento paradójico e inocultable de los índices de criminalidad en todo México. Los subtítulos son nuestros. La Redacción

Versión en español basada en Google Traductor y grupos de discusión de la web, por Xavier Quiñones

+++

LISBOA – Sobre un set de escalones rotos, un pescador de 37 años llamado Mario mezcló heroína y cocaína y cuidadosamente preparó una aguja hipodérmica. “Es difícil encontrar una vena”, dijo, pero finalmente encontró una en su antebrazo y se inyectó el líquido marrón. La sangre salió de su brazo y se agolpó en el escalón, pero él no lo notó.

“¿Estás bien?”, le preguntó Rita Lopes, una psicóloga que trabaja para un programa social llamado Crescer. “¿No estás tomando demasiado?” Lopes monitorea a heroinómanos portugueses como Mario, los anima suavemente a intentar dejar de fumar y les da hipodérmicas limpias para prevenir la propagación del SIDA.

Hace décadas, Estados Unidos y Portugal luchaban contra las drogas ilícitas y tomaban medidas decisivas, en direcciones diametralmente opuestas. Los Estados Unidos reprimieron vigorosamente, gastando miles de millones de dólares en encarcelar a los consumidores de drogas. En contraste, Portugal emprendió un experimento monumental: Despenalizó el uso de todas las drogas en 2001, incluso la heroína y la cocaína, y desató una importante campaña de salud pública para combatir la adicción.

Desde entonces, en Portugal, la drogadicción ha sido tratada más como un reto médico que como una cuestión de justicia criminal.

Después de más de 15 años, está claro qué enfoque funcionó mejor.

La política de drogas de Estados Unidos fracasó espectacularmente, con aproximadamente el mismo número de estadounidenses muriendo el año pasado de sobredosis -alrededor de 64.000- de los asesinados en las guerras de Vietnam, Afganistán e Irak combinadas. En contraste, Portugal podría estar ganando la guerra contra las drogas -al ponerle fin. Hoy, el Ministerio de Salud estima que sólo unos 25.000 portugueses usan heroína, por debajo de los 100.000 de cuando comenzó esa política.

El número de portugueses muriendo por sobredosis se desplomó más de 85 por ciento antes de subir un poco después de la crisis económica europea de los últimos años. Aun así, la tasa de mortalidad por drogas en Portugal es la más baja de Europa Occidental, una décima parte de la tasa de Gran Bretaña o Dinamarca, y cerca de un quincuagésimo de la última cifra de los Estados Unidos.

Vine a Portugal para hablar con traficantes de drogas, usuarios y expertos en salud pública porque esta nación se ha convertido en un modelo para una política de drogas que no sólo es compasiva, sino también eficaz.

No es un milagro ni una solución perfecta. Pero si los Estados Unidos pudieran alcanzar la tasa de mortalidad por drogas de Portugal, ahorraríamos una vida cada 10 minutos. Nos ahorraríamos casi tantas vidas como ahora se pierden por causa de las pistolas y los accidentes automovilísticos combinados.

Este asunto es personal para mí, porque mi ciudad natal, en las zonas rurales de Oregón, ha sido devastada por las metanfetaminas y, más recientemente, por los opiáceos. Mis condiscípulos han muerto o han destruido sus vidas; mi triturado séptimo grado está ahora sin hogar debido a sus adicciones.

MODELO PORTUGUÉS

Muchas personas también vienen a Portugal para explorar lo que consigue un enfoque más inteligente y orientado hacia la salud. Delegaciones de todo el mundo vuelan a Lisboa para estudiar lo que ahora es llamado el “modelo portugués”.

“Esto es lo mejor que le sucede a este país”, me relató Mario Oliveira, un antiguo tipógrafo de 53 años que se enganchó a la heroína hace 30 años, mientras sorbía metadona de una copita de papel suministrada por una van móvil. Las camionetas, un vínculo crucial del esfuerzo de salud con la audiencia de Portugal, cruzan las calles de Lisboa todos los días del año y suministran a los usuarios metadona libre, un sustituto de opiáceos, para estabilizar sus vidas y habilitarlos para conservar su empleo.

Los programas de tratamiento con metadona y otros medicamentos también existen en los Estados Unidos, pero a menudo son costosos o de difícil acceso. El resultado es que sólo 10 por ciento de los estadounidenses que luchan con adicción reciben tratamiento; en Portugal, el tratamiento es estándar.

“Si no pudiera venir aquí, no sé si todavía estaría vivo”, me dijo Oliveira. Agregó que acostumbraba robar para mantener su hábito, pero ahora está controlando su vida. Hace dos semanas comenzó a reducir la dosis de metadona y espera destetarse completamente de los opiáceos.

Sin embargo, el enfoque de Portugal no es una varita mágica.

“Estoy sin hogar, desempleado y de nuevo soy adicto”, dijo Miguel Fonseca, un electro-mecánico de 39 años, mientras sostenía un encendedor bajo de una lata de aluminio para convertir una pizca de polvo de heroína en humos que fuma para drogarse. Gasta alrededor de 100 dólares al día en su hábito, y en el pasado a veces se convirtió en ratero para sostenerlo.

A menos de 100 pies de distancia, Mario, el pescador con el que comencé esta historia y estuvo inyectándose heroína y cocaína, mostró poco interés en el logro en salud de Lopes. Le aseguró que no estaba sobre dopado, y se burló de la idea de la metadona como una alternativa a la heroína.

Mario me dijo que había empezado con la heroína a la edad de 14 (otro hombre que conocí había comenzado a los 11 años), y la usó durante los dos años que trabajó como pescador en Massachusetts. “La heroína portuguesa no es de tan alta calidad como la americana”, se quejó. Luego tomó una pipa y comenzó a fumar cocaína.

Trabajadores de la salud pública como Lopes nunca podrán conseguir que Mario deje las drogas, pero ella puede ayudar a mantenerlo vivo. Viendo a Mario, su sangre en los escalones -salpicada de sus constantes inyecciones-, vacilante sobre si conseguir más drogas, está claro que el modelo portugués no es tan eficaz como podríamos esperar, pero se me ocurrió que en América, Mario podría estar ya muerto.

ANTÓNIO GUTERRES

Portugal cambió a su enfoque de salud bajo el liderazgo de un primer ministro socialista llamado António Guterres – y si el nombre suena familiar, es porque ahora es el secretario general de Naciones Unidas. El nuevo enfoque fue una apuesta.

“Enfrentábamos una situación devastadora, así que no teníamos nada que perder”, recordó João Castel-Branco Goulão, un experto en salud pública y arquitecto de la política (“nuestro héroe nacional”, como me dijo un ministro del gabinete de Portugal).

Así que seamos claros sobre lo que Portugal hizo y no hizo. En primer lugar, no cambió las leyes sobre el narcotráfico: los vendedores todavía van a prisión. Y no legalizó completamente el uso de drogas, sino más bien hizo de la compra o posesión de pequeñas cantidades (hasta un suministro de 10 días) no un delito sino una falta administrativa, como una multa de tránsito.

Los infractores son llamados a una audiencia de la “Comisión de Disuasión” – una reunión informal en una mesa de conferencias con trabajadores sociales que tratan de evitar que un usuario casual se vuelva adicto.

“¿Cuánto tiempo hace que eres usuario?” Pregunta Nuno Capaz, sociólogo y miembro de la Comisión de Dissuasión de Lisboa, a un obrero de 26 años atrapado por el hachís. Conversaron, con Capaz tratando de averiguar si el joven estaba en peligro de tomar drogas más duras. La junta de disuasión puede multar a los consumidores, pero eso es raro.

La estrategia busca sobre todo intervenir con asesoría o u otra asistencia antes de que el infractor se vuelva adicto. “Mi principal preocupación es la salud de la persona”, explicó después Capaz. “Nuestro enfoque es mucho más parecido al de un médico que al de un tribunal”.

Tal enfoque de salud pública plantea una visión cada vez más común en todo el mundo sobre la adicción como una enfermedad crónica, tal vez comparable a la diabetes, y que por lo tanto requiere atención médica en lugar de castigo. Después de todo, no le decimos a los diabéticos simplemente Supéralo.

BALANCE DE LA DESPENALIZACIÓN

Mi sensación al observar las audiencias y pláticas con los usuarios es que la Comisión de Disuasión no es tremendamente eficaz para disuadir. ¿Qué tan exitosa podría ser una sesión de 15 minutos? Por otra parte, las sanciones criminales también parecen ineficaces para desalentar el uso de drogas: cuando los expertos miran el impacto logrado por las medidas de represión, encuentran que es básicamente pequeño.

Durante el primer año o más de la despenalización en Portugal, parecía haber el aumento del consumo de drogas que los críticos habían predicho. Pero aunque el modelo portugués es descrito a menudo simplemente como descriminalización, tal vez la parte más importante sea la iniciativa de salud pública para curar la adicción y desalentar el uso de narcóticos.

Mi opinión es que la despenalización por sí sola podría haber causado un modesto aumento en el uso de drogas duras, pero esto fue revertido por los esfuerzos de salud pública que condujeron a una disminución general.

Portugal introdujo mensajes orientados a grupos específicos -prostitutas, ucranianos, marginados de la escuela secundaria, y similares. El Ministerio de Salud envió trabajadores a los vecindarios más infestados de drogas para que repartieran agujas e instaran a los usuarios a experimentar la metadona. En los grandes conciertos o reuniones similares, el Ministerio de Salud a veces autoriza a los usuarios probar los medicamentos tras avisarles que están a salvo, hasta luego que regresan a su escondite.

La despenalización hace todo esto más fácil, porque la gente ya no teme el arresto.

Entonces, ¿qué tan efectivas son las campañas de prevención y las camionetas de metadona? Quise preguntarlo a los verdaderos expertos: los traficantes de drogas.

“Ahora hay menos clientes”, se quejó un traficante de heroína del barrio de Lumiar. Otro, Joaquim Farinha, de 55 años, se mostró escéptico de que la metadona afecte mucho a su negocio. “El negocio es todavía muy bueno”, dijo, interrumpiendo la entrevista para venderle a una mujer de mediana edad.

(El mercado de drogas de Portugal es relativamente no violento y relajado en parte debido a otro factor: las pistolas se hallan estrictamente controladas.)

En conjunto, la evidencia es que el consumo de drogas se estabilizó o disminuyó desde que Portugal cambió de enfoque, particularmente para la heroína.

En las encuestas, la proporción de jóvenes de 15 a 24 años que afirman haber consumido drogas ilícitas en el último mes se redujo en casi la mitad desde la despenalización. La despenalización también facilitó la lucha contra las enfermedades infecciosas y el tratamiento de las sobredosis. En los Estados Unidos, la gente a veces se niega a llamar al 911 después de una sobredosis de un amigo por temor a un arresto; eso no es un riesgo en Portugal.

En 1999, Portugal tenía en la Unión Europea la tasa más alta de SIDA relacionada con las drogas; desde entonces, los diagnósticos de H.I.V. atribuidos a las inyecciones se han reducido en más de 90 por ciento y Portugal ya no está en el extremo superior de Europa.

Un error crucial que Portugal no hizo fue seguir a los Estados Unidos en la adopción de la prescripción de analgésicos opiáceos para uso rutinario. Adalberto Campos Fernandes, ministro de Salud, dijo que los médicos portugueses se resistían a prescribir y que los reguladores también se opusieron. Otro factor que ha beneficiado a Portugal: la economía ha crecido, y hay un tejido social robusto y una red segura, por lo que menos personas se automedican drogas.

Anne Case y Angus Deaton, de la Universidad de Princeton, han documentado el surgimiento de “muertes por desesperación” y argumentan que el uso de opioides en América refleja en parte una disminución a largo plazo de los empleos bien remunerados para aquellos con educación secundaria o menos.

Portugal fue inicialmente reprendido en todo el mundo por su experimento, como un eslabón débil en la guerra contra las drogas, pero hoy es aclamado como modelo. La Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Salud Pública han elogiado la descriminalización y su enfoque de salud pública, al igual que la Comisión Mundial sobre Políticas de Drogas.

COLOFÓN

Una atracción del enfoque portugués es que es incomparablemente más barato tratar a las personas que encarcelarlas.

El Ministerio de Salud gasta menos de 10 dólares por ciudadano por año en su exitosa política de drogas. Entretanto, los Estados Unidos han gastado unos 10.000 dólares por hogar (más de un billón de dólares) a lo largo de décadas en una política de drogas fallida que da lugar a más de 1000 muertes cada semana.

Yo me he sentido temeroso de despenalizar las drogas duras por miedo a aumentar la adicción. Portugal cambió mi mente, y su política me parece fundamentalmente humana y salvadora de vidas. Sin embargo, también debemos ser realistas sobre lo que es posible: el enfoque de Portugal funciona mejor que el de Estados Unidos, pero nada tiene tanto éxito como esperamos.

El accidentado barrio de Casal Ventoso en Lisboa fue el punto de partida de la heroína en Lisboa hace 15 años, “un muro de muerte”, recordó Paulo Brito, de 55 años, que ha estado consumiendo heroína desde los 15 años. Brito se deshizo de las drogas con la ayuda de los trabajadores de la salud y permaneció “limpio” durante 10 años, pero sufrió una recaída hace un año, cuando lo conocí en Casal Ventoso.

Hay menos sobredosis ahora, pero todavía está sucio de envases de jeringas y otros detritus de narcóticos, así como empeñado de tristeza.

“He tocado fondo”, me dijo con desesperación Brito. “Estoy perdiendo a la persona que más amo en el mundo.” Su novia, Teresa, le suplica que deje la heroína. Quiere preferirla a ella; fervientemente quiere renunciar a la heroína.

Pero no sabe si puede, y se desgarra al decir: “Es como entrar en un ring de boxeo y enfrentar a Mike Tyson”.

A pesar de todo su sufrimiento, Brito sigue viviendo, porque es portugués.

La lección que Portugal ofrece al mundo es que si bien no podemos erradicar la heroína, es posible salvar las vidas de los consumidores de drogas si estamos dispuestos a tratarlos no como criminales, sino como seres humanos enfermos y sufrientes que necesitan ayuda, no esposas de policía.

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...