Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Evade Ramiro Pluma Flores Rueda de Prensa; Gamboa lo Justifica

38

Croniquilla de una Ausencia, en 3 Actos, un Intermedio y un Epílogo

UNO

La expectativa a flor de piel. Naturalmente, por causa de la malhadada foto del joven Ramiro Pluma (a) “El Junior Metralleta”. Minutos antes de la cita, Rogelio Hernández, el de comunicación del PRI estatal confirma que sí asistirá el candidato a la alcaldía de Tlaxcala.

“Qué bueno, porque usted le dijo a Javier Conde que Ramiro no haría declaraciones sobre la foto de su muchacho. Es mejor dar la cara a las dudas de los ciudadanos que esconderse”, sentencio filosóficamente.

Rogelio sonríe con esa sonrisa tan suya, entre irónica y divertida.

Desde antes de la una se apersonaron en el portal Marco Antonio Mena, el candidato tricolor a diputado por el primer distrito, la candidata del segundo Juana de Guadalupe Luz Bretón y también el ex precandidato Giovanni Pérez Lira.

Hacia las 13:20 preguntamos a Armando Torres, de la avanzada de Emilio Gamboa, si pasa algo. Tampoco sabe mucho, atribuye el retraso al tráfico y sigue mirando su reloj. Por entonces brotan algunos chiflidos de la horda reporteril. Queda claro que las agendas electorales no dan lugar a la proverbial puntualidad inglesa.

“Búscate un lugar para la señora que quiere saludar al senador”, oímos la voz de Mena a nuestras espaldas decir a un colaborador.

INTERMEDIO

La expectativa por la rueda torna al paso de los minutos en desesperación. A fin de atenuar el descontento in crescendo, Juanita y Marco Antonio ocupan las sillas destinadas a Gamboa Patrón, el delegado Manuel Cavazos Lerma y por supuesto –se suponía- Ramiro Pluma padre.

Los ricos canapés de salchichas, quesos, aceitunas y jamón reinstauran en algo la paz sobre la mesa. Sólo en parte, pues el del diario La Jornada explota, y luego de criticar la “falta de respeto” de los convocantes hacia la prensa, se larga seguido de uno o dos leales.

Vuelve el nerviosismo a las huestes tricolores, al paso de los segundos ahora. Rogelio y Armando se plantan de plano en la calle, mirando hacia la avenida Independencia con la esperanza de ver aparecer la comitiva de senadores y –se suponía- Ramiro Pluma.

De pronto, hacia las 13:35 surge del tráfico una camioneta de mariachis.

-¡Ai vienen! –grita un reportero.

-Son mariachis –desmiente uno más observador.

-Han de venir camuflados –cierra la anécdota un tercero.

DOS

Ya pasa de las 2 de la tarde cuando arriba la comitiva de los senadores. Sin Ramiro Pluma Flores.

“Una disculpa, no me dejaban salir de Puebla”, se excusa Emilio Gamboa al arribar. En compensación, nos regala los consabidos elogios a la tlaxcalidad: “Este es el estado más independiente de la nación. Es un pueblo de guerreros”, coquetea.

Gamboa entre Juanita y Marco, y al lado del ex secretario de Turismo, Manuel Cavazos con su famoso sombrero. Listo el escenario, comienza la rueda sin Ramiro.

Primero el mensaje del visitante y al final la ronda de preguntas.

Se presenta Gamboa: “Mi visita obedece a que el CEN de mi partido y mi amigo Manuel Cavazos me invitaron…”.

-¿Vendrá Ramiro Pluma? –abrimos la ronda.

-Le pedí que siguiera su agenda, está en un evento –justifica al ausente.

Luego minimiza el senador el impacto de las elecciones sobre el Pacto por México (“no será afectado”), presume el trabajo del senado al que pertenece (“ha trabajado como nunca antes”) y lamenta las malas mañas de los partidos rivales (“me preocupa la guerra sucia”).

-¿Qué tiene qué decir a lo dicho esta mañana por la senadora panista Adriana Dávila? –plantea intempestivamente un reportero.

-Lo primero que deben hacer es documentar sus quejas. E impugnar. Si tienen pruebas que las presenten ante la autoridad electoral, porque así no van a ganar –reta Gamboa.

Exhorta a la oposición: “Los mexicanos tienen un ejemplo que les dejamos los priístas en 2000 de un México en paz”.

Presume: “Le tienen miedo al PRI porque los priístas tenemos cohesión, la mayor que hemos tenido en décadas. ¡La ciudadanía ya volvió a mirar al PRI! El partido ha vuelto a abanderar las causas de la gente”.

Entonces el reportero de Milenio regresa a la foto. Pregunta si afectará electoralmente al PRI.

“Es la guerra sucia”, se la saca el senador.

Extiende su opinión Gamboa, sostiene que Ramiro junior tiene apenas 18 de edad (“más de veinte”, había asegurado Rogelio, el de comunicación del PRI, durante la espera). Precisa que fue fotografiado hace dos años, cuando tenía 16, durante una fiesta de disfraces.

TRES

-¿Por qué dice que hay cohesión en el PRI, pero han dejado solo a Ramiro Pluma? –cuestiona el reportero de Gentetlx.

Gamboa cede la palabra a su par Cavazos. No parece haber gustado la pregunta al ex gobernador de Tamaulipas que apenas en febrero, a menos de dos semanas de tomar posesión, fue exonerado de una investigación por lavado de dinero y narcotráfico.

Le sale lo catedrático: “Voto viene de votarum, que es voluntad”, discurre animadamente, hasta que vuelve a encallar en el asunto de las tarjetas que anda regalando el PRI.

-¿Ahora sí dirá cuánto invirtió el partido? –oye que preguntan.

-Serán… entre 60 y 70 mil tarjetas –informa a regañadientes.

-¿Cree que su partido excederá el tope de gastos de campaña? –repica un reportero.

-¡Los partidos no tienen topes de campaña, los topes son para los candidatos, no para los partidos! –desespera.

Gamboa mira extrañado a su amigo y se encoge en la silla. Al cabo se rinde Cavazos, y ofrece por fin una respuesta a lo que preguntan infructuosamente los reporteros locales desde mayo, acerca del costo de las tarjetas telefónicas.

“El precio anda entre un peso y 1.20”,  estima.

-¿Por qué nunca se quita el sombrero, delegado? –inquiero para relajar la conversación.

-¿Y por qué no se quita usted los lentes? –replica ágilmente.

Me los bajo un poco del puente de la nariz. Él se quita el sombrero y muestra su calva.

-Por esto –justifica.

EPÍLOGO

Un reportero solicita al senador Gamboa su pronóstico para los 14 estados.

Formula tres.

Baja California: “Muy reñida”.

Puebla: “Difícil, compleja”.

Tlaxcala: “Un PRI más fortalecido”.

-¿Algo ambiguo, no, el pronóstico para Tlaxcala? –comento al alejarnos de la mesa.

-Todos dicen que van a ganar –responde crípticamente Antonieta.

El portal es un hervidero cuando nos encaminamos hacia el estacionamiento en busca del coche.

- Publicidad -
Comentarios
Cargando...