Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

Estatismo Económico y Autoritarismo

En la elección del 7 de julio de 1940, Ávila Camacho obtuvo 94% de los votos; el 7 de julio de 1946, Miguel Alemán 78%; el 6 de junio de 1952, Ruiz Cortines 74%; el 6 de julio de 1958, López Mateos 90%; el 5 de julio de 1964, Díaz Ordaz 89%; el 5 de julio de 1970, Luis Echeverría 84%; el 4 de julio de 1976, López Portillo 93.5%; y el 4 de julio de 1982, De la Madrid 71%. Tales resultados inverosímiles fueron posibles merced a toda clase de presiones sobre los empleados de gobierno, los campesinos corporativizados en la CNC, los obreros cinchados a través de la CTM, y cual cereza de pastel, las “casillas zapato” instaladas en los cuarteles con todos los votos para el candidato oficial y cero para los opositores.

 

 

A decir de Adán Augusto López durante su comparecencia ante el Senado, celebrada el pasado martes, el neoliberalismo duró en México 36 años; o sea, comenzó prácticamente con el último informe de José López Portillo (“¡Defenderé el peso como un perro!”) y culminó en el postrero de Enrique Peña Nieto. ¿En qué cambió México, económicamente hablando, a partir de JLP? Básicamente, López Portillo fue el último presidente que aumentó el número de empresas propiedad del gobierno; y su sucesor De la Madrid, el primero que entregó la estafeta con menos empresas en manos del gobierno de México de las que él recibió (y así mismo cada uno de los siguientes).

En su glosa al 4o informe de López Obrador, el titular de la Segob ratificó que la esencia del proyecto 4T consiste en el plano económico en la restauración paulatina del estatismo o “economía mixta”, modelo en el cual el gobierno se asume el agente rector del mercado: una especie de socialismo blando cuyo fracaso se hizo evidente al cabo del sexenio de López Portillo. En efecto, el modelo estatista iniciado con Lázaro Cárdenas (expropiación del petróleo, creación de Nacional Financiera, etc.) culminó, casi medio siglo después, en la imagen de un presidente llorando en la pantalla de los televisores.

A esa catarsis siguió la más terrible crisis económica de la historia del México posrevolucionario.

José López Portillo y Pacheco (1976-1982), último presidente estatista del priato, expropió la banca y hundió a México en una severa crisis económica. FOTO elsoldetampico.com.mx

 

FERIA 222

Naturalmente el Estado propietario de monopolios económicos y dueño además de escuelas y universidades, generó un gobierno autoritario que Vargas Llosa describió hacia 1990, en el marco de un coloquio organizado por Octavio Paz para Televisa, como una “dictadura perfecta”, basada en fraudes electorales sistémicos. Esto último queda al descubierto en las votaciones atípicas con respecto a las democracias genuinas de Europa y Norteamérica.

En la elección del 7 de julio de 1940, Ávila Camacho obtuvo 94% de los votos; el 7 de julio de 1946, Miguel Alemán 78%; el 6 de junio de 1952, Ruiz Cortines 74%; el 6 de julio de 1958, López Mateos 90%; el 5 de julio de 1964, Díaz Ordaz 89%; el 5 de julio de 1970, Luis Echeverría 84%; el 4 de julio de 1976, López Portillo 93.5%; y el 4 de julio de 1982, De la Madrid 71%. Tales resultados inverosímiles fueron posibles merced a toda clase de presiones sobre los empleados de gobierno, los campesinos corporativizados en la CNC, los obreros cinchados a través de la CTM, y cual cereza de pastel, las “casillas zapato” instaladas en los cuarteles con todos los votos para el candidato oficial y cero para los opositores.

Para entender dicha “dictadura perfecta” deben tomarse en cuenta las implicaciones de un gobierno-empresario central en la actividad económica. Y es que poseer Pemex, la CFE, Ferrocarriles Nacionales de México, Conasupo, las escuelas y universidades, el sistema de salud y unas 4 mil empresas al momento de asumir De la Madrid la presidencia de México, convirtió a los gobernantes mexicanos en decisores del éxito o fracaso de las familias mexicanas.

Tocó al abogado Adolfo López Mateos nacionalizar la industria eléctrica en 1960, Fue uno de los tres presidentes del priato que ganó la elección con más de 90% de votos; los otros fueron López Portillo y Ávila Camacho. FORO Casasola, Fonoteca Nacional

 

Un poder descomunal. Sustentado en la denostación desde el propio gobierno de la empresa privada, la educación privada y hasta de los servicios privados de salud.

No importaron ya tanto para ser exitoso en México las cualidades personales, ni el esfuerzo ni la creatividad individuales; todo pasó a depender de la cercanía o amistad con funcionarios súper poderosos y -sobre todo- de la lealtad al partido oficial y al presidente de México. Así, los triunfadores de cada camada generacional resultaron ser, lo mismo al nivel municipal que al estatal y federal, los propios gobernantes improductivos y sus socios los “empresarios cuates”.

¿Había entonces más o menos corrupción de la que arruinó el intento de transición democrática iniciada en 1994? Imposible determinarlo al detalle, pues nadie pudo investigarla a fondo, ya que el gobierno no permitía contrapesos ni órganos autónomos que lo fiscalizaran desde afuera. El único evaluador del desempeño de los gobernantes era el propio gobierno. Había indicios, eso sí: la principal fuente de riqueza personal y familiar era la política: “Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, sentencia un apotegma de la política a la mexicana.

Abril 2019: migrantes de toda Latinoamérica y otras partes del mundo ingresan a México con destino hacia los Estados Unidos. Este 2022, la Border Patrol ha contabilizado cerca de 2 millones de indocumentados en su frontera sur. FOTO BBC News /Getty images

 

Entretanto eso ocurría en México y toda Latinoamérica, en Norteamérica se desarrollaba otro modelo basado en la libertad de mercado y sin monopolios económicos de gobierno; uno muy distinto donde la creación de riqueza quedó confiada a emprendedores particulares y los gobernantes limitaron su acción económica a medidas externas de control, como la fijación de tasas de interés, el combate a los monopolios particulares que distorsionan la competencia o la supervisión de los actores para que ajusten su proceder a la normatividad vigente.

El hecho es que hoy, en 2022, Estados Unidos y Canadá son el destino de ríos de mexicanos y latinoamericanos que buscan en el norte de América la superación de la miseria que campea entre las naciones ubicadas al sur del río Bravo.

Tal migración masiva de pobres es un indicio real e irrebatible de la superioridad del modelo ajeno.

¿Será distinto esta vez, con Andrés Manuel López Obrador?

Migrantes hondureños en el metro de la ciudad de México, en noviembre de 2018. FOTO Go Nakamura-AFP

 

COHETERÍA

GLOSAS DEL TITULAR DE SEGOB /Adán Augusto López leyó durante casi 20 minutos (video abajo, entre 6:45-25:55 minutos) su discurso. Reproduzco enseguida algunos pasajes significativos de su glosa al 4o informe de López Obrador.

IMAGEN losreporteros.mx

 

    • “Hoy en México se expresan con claridad sin precedente dos posiciones políticas que tienen una visión diferente”.
    • “Durante 36 años se puso en marcha un sistema que dejó al libre mercado la capacidad de orientar los destinos de la nación: se abusó de las privatizaciones, de los trabajadores y de los recursos naturales, abriendo una enorme brecha entre ricos y pobres y una gran inconformidad social”.
    • Dicho modelo neoliberal “tuvo como consecuencia la manifestación pacífica y democrática por la transformación de la vida pública del país, en el contexto de las elecciones presidenciales de 2018”.
    • “Las acciones de gobierno deben centrarse en procesos socioeconómicos que nos conduzcan a reducir las profundas desigualdades producidas por el modelo neoliberal, a través del combate a la corrupción, la austeridad republicana, la distribución equitativa del ingreso que incluye los programas sociales y el incremento de los salarios mínimos, así como la promoción y protección de los derechos humanos”.
    • López cerró el preámbulo de su glosa definiendo los deberes de SEGOB: conducir el diálogo entre Legislativo, Judicial, gobiernos estatales, partidos políticos y organizaciones sociales; y lo remató expresando su “beneplácito de que las profundas transformaciones siguen avanzando, e incluso en medio de circunstancias adversas e imprevistas, están marcando el advenimiento de tiempos mejores”.

      FOTO pulsoslp.com.mx
    • López enlistó los siguientes avances en cuatro años del gobierno de López Obrador: superación de la pandemia, mantenimiento del precio de los energéticos, contención de la inflación, atracción de inversiones extranjeras, confianza de empresarios nacionales y mantenimiento de la gobernabilidad democrática “sin déficit presupuestal y sin endeudar más al país”.
    • “Para nosotros es importante que la sociedad, que el pueblo esté enterado sin mediaciones perturbadoras ni mediación alguna” (alusión a la prensa), “de los pormenores de los profundos cambios que estamos operando en todos los ámbitos con el propósito de promover un desarrollo económico sustentable, justo e igualitario, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado de bienestar y las fuerzas del mercado mediante acuerdos entre los sectores público y privado”.
    • Como marco de lo anterior, reivindicó López “una nueva ética política que destierre para siempre el degradante fenómeno de la corrupción que contaminó el tejido social”.
    • “Es importante también la nacionalización del litio”.
    • López aludió así a los opositores legislativos a la fallida iniciativa eléctrica: “Hoy las y los ciudadanos están conscientes del comportamiento asumido por los grupos parlamentarios que se opusieron a la iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica, la cual proponía recuperar para el estado la conducción del sistema eléctrico a través de la CFE. También lo está la mayoría de los ministros de la SCJN, al aprobar una de las más trascendentes resoluciones que mantiene en sus términos la reforma a la ley de la industria eléctrica de marzo de 2021, rechazando la acción de inconstitucionalidad. En este importante asunto de recuperar para el Estado los bienes estratégicos de la nación, el presidente me instruyó para llegar a acuerdos con las empresas nacionales que hayan quebrantado la ley para evitar el complejo entramado judicial… para terminar lo que se conoce como régimen de autoabasto” (lo cual, estimó, se logrará a finales de octubre).

      (Especial)
    • López definió así a los opositores al gobierno de AMLO: “Una oligarquía reaccionaria cuya influencia económica aún es notoria en la actitud y en las resoluciones de algunos jueces”.
    • Por último, caben destacar tres alusiones al ejército, todas elogiosas.

 

¿Qué opinas?
Cargando...