Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

“El Tribunal (TRIFE) Tiene hoy una Prueba de Fuego”: Sergio González

42

Comparte Líder de PAN-Tlaxcala un Balance Autocrítico del 1º de Julio

Nos recibió, recién desempacado, en su oficina del búnker albiazul de Independencia 55. Venía de participar Sergio González Hernández en una reunión, en Los Pinos, con connotados panistas de todo el país encabezados por el presidente Felipe Calderón.

Una sombra de tristeza parece matizar su rostro habitualmente vivaz y voluntarioso. Contento pese a todo, en parte porque comparte los planes de recuperación de Acción Nacional tras el revés del primero de julio, mas sobre todo porque de la reunión cupular en el antiguo rancho “Las hormigas” se trajo en las alforjas de su memoria una “distinción para el panismo tlaxcalteca”.

Cuenta González que platicando con el presidente, recordaron juntos cuando el 10 de abril de 1996, Calderón dio su primer discurso como presidente nacional del PAN precisamente en  San Damián Texóloc, en el marco de las elecciones extraordinarias de los 16 nuevos ayuntamientos tlaxcaltecas.

Imbuido en el balance que están haciendo los panistas de su reciente derrota, el presidente del PAN de Tlaxcala identifica algunos temas de la autocrítica en que se hallan ocupados: el error de priorizar la praxis sobre la doctrina y el consiguiente arribo de “muchas gentes que llegaron al poder para poner en mal al partido”; las fallas a la hora de articular las campañas locales en torno a la presidencial, y de planeación de esta; así como la incapacidad de comunicar los logros de las presidencias panistas a la población, entre otros factores.

Pero no todo es culpa propia, que va. Al revisar las causas probables de la derrota electoral, González coincide con Josefina Vázquez Mota, Gustavo Madero y por supuesto López Obrador, en que se incumplió el principio de equidad en la elección presidencial, sostiene que tal inequidad es causal de anulación como ocurrió en Tabasco (“siempre que haya elementos”) y opina que el TRIFE enfrenta “una prueba de fuego”.

“Tendrá una prueba ante los mexicanos: saber si existe una institución confiable, o como siempre ha sido prácticamente en este país, todo se resuelva por la vía de la política y no por la vía del derecho”, sentencia.

Entre los factores externos al PAN que determinaron la catástrofe electoral, González destaca la defección de Vicente Fox Quesada (“soy partidario de su expulsión”), y especialmente la parcialidad mostrada por los grandes medios de comunicación.

Entre otros asuntos, González hace un apasionado reconocimiento a la candidata Vázquez Mota (“pudo ser mayor catástrofe si no fuera ella la candidata”), asegura que la corriente anunciada por esta no es una MORENA azul (“sería dentro del partido”), se pronuncia por “un nuevo modelo de partido” y pone su dirigencia al juicio de sus correligionarios (“acataré lo que pudieran decidir”).

He aquí un resumen de la entrevista concedida en exclusiva a Código Tlaxcala.

CT: Sabemos que estuvo ayer, al lado de panistas connotados de todo el país, en Los Pinos con el presidente. Por favor, coméntenos las incidencias y los motivos de la reunión…

SGH: No ha sido una, han sido varias las reuniones. Analizamos las inquietudes que surgen al panismo después de la derrota del primero de julio. Hay muchas coincidencias. La primera es que todos fuimos culpables en la derrota: gobierno federal, equipo de campaña, partido.

Hubo muchos factores, desde la falta de humildad, mucha soberbia de muchos panistas que creyeron que las cosas se iban a dar por sí mismas, por ser todavía gobierno federal; hasta omisiones gravísimas, desde la planeación hasta el poco cobijo que tuvo el gobierno federal hacia la candidata.

CT: ¿Y la traición de Fox?

SGH: Lastimó terriblemente al partido. Fox le dio una puñalada al Partido Acción Nacional, a Josefina especialmente, todo mundo lo ha dicho. Hay una discusión muy fuerte. No lo retomó el CEN, quizás por no echarle sal a la herida; pero es un tema ineludible para el consejo del próximo 11 de agosto.

CT: ¿Expulsión?

SGH: No dudo. Yo estoy por la expulsión. Porque nosotros aquí en Tlaxcala, a las gentes que en su momento siendo del partido decidieron apoyar (a otro), les hemos iniciado un proceso. Entonces, no creo que haya panistas de primera, segunda y tercera.

El presidente de la alternancia va a quedar siempre ahí, ante los ojos de los ciudadanos. Ante los panistas, hoy traicionó los ideales del panismo.

CT: ¿Qué otros factores pesaron en contra del PAN?

SGH: La falta de recursos fue un problema muy grave, y además las embestidas del orden mediático (contra) el partido, el gobierno y la candidata. Esto tampoco lo pudimos revertir. Falló la comunicación, también.

El día de ayer así lo reconoció el primer panista de este país, cuando yo le dije que por qué no hemos sabido comunicar esos grandes logros que ha tenido el gobierno federal, tan grandes como la cobertura en salud, el crecimiento en infraestructura, como nunca.

CT: Inclusive hay datos sobre el empleo…

SGH: El empleo ha repuntado y, si no hubiera sido por la crisis, Felipe Calderón hubiera quedado como el presidente del empleo. Y en educación; si no se pudo vencer el dique del sindicato, siempre la intención fue la calidad educativa. ¡Pero no lo sabemos transmitir!

Vuelve el presidente del PAN a su obsesión con la comunicación, una falla notable en su lectura del revés del primero de julio. Ayer le refirió al presidente Calderón que la gente no sabe a qué nivel de gobierno atribuir la obra del libramiento cercano a Texóloc, allá por SAGARPA.

SGH: Por ejemplo, ayer le comenté al presidente que la gente no sabe a qué nivel de gobierno atribuir la obra del libramiento cercano a Texóloc, allá por SAGARPA. ¡La gente no identifica quién está haciendo ese desarrollo, la gente no distingue! Y el día de la elección, con una despensa de 100 ó 150 pesos que puede costar, se diluye el efecto de los 200 millones de pesos que costó la obra de libramiento.

CT: El presidente ha sugerido, para sorpresa de muchos, que se compraron votos. Madero dijo ayer que Peña ganó a “billetazos”…

SGH: Yo creo que un mandatario, un estadista, un jefe de Estado no podía hacer otra cosa más, que reconocerlo. Reconoció en su momento la ventaja que tenía Enrique Peña Nieto, solamente. Y no es justificar el reconocimiento del presidente. Era su deber después de lo que él mismo vivió en 2006, la incertidumbre.

CT: Fue un gesto de paz…

SGH: A nivel mundial existe un reconocimiento a la estabilidad económica y social de México. Él no podía ser el destructor de ese bienestar que muchos no quieren reconocer. Tenía que mandar un mensaje de institucionalidad.

CT: Pero después…

GH: ¡Ah, claro! Porque el proceso electoral todavía no termina. Está en una parte jurídica, legal muy intensa. Se han venido recabando datos de que no hubo una contienda equitativa. Es principio fundamental de una contienda electoral que haya equidad.

CT: La inequidad o incumplimiento del principio abstracto de equidad, ¿es una causal suficiente para anular una elección?

SGH: Sí. Debe serlo.

CT: Así ocurrió en Tabasco…

SGH: Así, está ese antecedente. Bueno, creo que el tribunal (TRIFE) hoy tiene una prueba de fuego. Si es que hay el suficiente fundamento, los elementos jurídicos probatorios, tendrá una prueba ante los mexicanos: saber si existe una institución confiable, o como siempre ha sido prácticamente en este país, todo se resuelva por la vía de la política y no por la vía del derecho.

Por la parte de Josefina, tuvo que decir –porque sabía por las tendencias- que los resultados no le eran favorables. No reconocía el triunfo (de EPN).

CT: Es imposible calcular el impacto en términos de voto del pronunciamiento de Fox en favor de Peña Nieto. Si se hubiera comprometido con Josefina, seguramente hubiera estado más apretada la elección…

SGH: En el análisis que se está haciendo, se reconoce algo: Josefina tuvo la fuerza. Sí la tuvo: 13 millones de votos. Pudo haber sido mayor la catástrofe si Josefina no hubiera sido la candidata. Ella, en lo personal, hizo un gran esfuerzo.

CT: 13 millones es un gran capital. Ella anunció la posibilidad de una especie de MORENA, pero azul y con objetivos democráticos. ¿Se identifica con esa idea de Josefina?

SGH: Se ha venido discutiendo también el tema. Ella, en una entrevista con López Dóriga, lo dejó muy claro: será dentro del partido. Sería una corriente, pero no precisamente un movimiento unificador o renovador. No sería apartidista. ¿Qué es lo que busca? Que el partido se acerque más a los ciudadanos, que sea más bandera de los ciudadanos, no solamente del panismo. Que sirva a las mejores causas de los ciudadanos, no a los intereses solamente del panismo. Es lo que en una reunión explicaron sus gentes más cercanas.

Hoy se tiene que aprovechar el capital político que tiene Josefina Vázquez mota, porque sí dejó plasmado su liderazgo. Los ciudadanos reconocieron en ella muchas cosas.

¿Qué se ha dicho? Necesitamos un nuevo modelo de partido. La doctrina permanece, la parte mística que requerimos; será todavía el hilo conductor. Pero necesitamos un partido con estatutos, con reglamentos más adecuados a la realidad. El problema de la elección de candidatos fue algo que le pegó durísimo a la campaña. ¡Ya iba mes y medio de campaña y todavía se estaba resolviendo el tema de Chihuahua con Javier Corral! ¡Y una semana antes de la elección, el tema de Cuajimalpa! Todo eso, ha lastimado fuertemente al partido; la impugnación de un panista contra otro panista ha sido algo generalizado. Escuchar en los discursos de Josefina un llamado a la unidad fue algo verdaderamente dramático.

CT: ¿Fueron  una mala experiencia las elecciones internas?

SGH: Yo siempre he pensado-y es mi personal punto de vista- que nos empezamos a apartar de la vida institucional desde el momento que llegamos al poder. Toda esa formación doctrinaria que teníamos se transformó en una capacitación pragmática (sobre) cómo seguir en el poder y cómo ganar elecciones. Lo cualitativo del partido, lo transformamos solamente en cuestiones cuantitativas.

CT: El PAN, siempre institucional, no había dejado de señalar fallas morales, y de pronto, como que se acomodaron del otro lado…

SGH: Es otro punto del análisis. Tenemos que reconocer de manera muy puntual que muchas gentes que llegaron al poder, en verdad llegaron para poner en mal al partido.

CT: En las derrotas todo mundo le echa la culpa a todo mundo. Duelen y confunden las derrotas, pero finalmente lo que pasó en Tlaxcala le pasó al PAN en todo el país, fue un fenómeno nacional…

SGH: Hay claridad de que no tuvimos una campaña articulada nacionalmente; ni candidatos muy comprometidos con la campaña de Josefina, se desligaron, no hubo un acompañamiento de las campañas en ambas vías; y la cuestión mediática, la influencia que hubo de los medios.

Aquí hay la necesidad de varias regulaciones en una nueva propuesta de ley electoral. No es posible que por una coalición un candidato tenga cuatro spots  contra una candidata que solamente tuvo uno. Y el tema de las encuestas, necesita una revisión seria, profunda.

Yo no dudo que deben existir, pero hay que ponerles cierto límite.

CT: En las democracias auténticas las encuestas se pueden hacer 24 horas antes de la votación, en México hay límites excesivos, algunos pensamos que hasta abusivos…

SGH: Bueno, pues entonces necesitamos democratizar a los medios, porque sí generan percepción.

CT: ¿Está seguro?

SGH: Sin ninguna duda. Al interior del panismo yo recibía los comentarios de mucha gente: “Es que vamos muy mal”. Sí impactan, y más si se les da esa difusión tan amplia, direccionada e insistente.

CT: ¿Su futuro como dirigente del panismo tlaxcalteca?

SGH: Es como todo, tenemos que empezar por una autocrítica, no podemos pasar por alto ni soslayar las cosas malas que se hicieron. Pero lo he dicho antes: no se trata de sacrificarse a uno mismo, ni mucho menos auto flagelarse para quitarse las culpas, si no hay un previo análisis. Yo tengo que enfrentar a mis órganos directivos, al directivo y al consejo estatal, con el informe de lo hecho para que tengan elementos para las valoraciones. En su momento, yo acataré lo que pudieran decidir.

Comentarios
Cargando...