Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

El Amor es la ‘Parte Sicótica de la Pareja’: Alejandro Di Grazia

95

Hablará de ‘Cuando el Amor no Regresa’, Este Miércoles en Auditorio IMSS-Tlaxcala

‘Gente Llega a Terapia con Mucho Dolor de Cosas de Todos los Días que nos Pasan a Todos’

‘La Relación de Pareja es co-Construcción; Debemos Asumir Corresponsabilidad’

El pedagogo, psicólogo y conferencista internacional Alejandro Di Grazia dictará mañana miércoles en el Auditorio del IMSS sito en el bulevar Guillermo Valle, la conferencia “Cuando el amor no regresa”, enfocada al duelo que atosiga a los amantes cuando un día descubren que ya no se aman.

El conferencista, quien la próxima semana viajará a Colombia para exponer la misma charla el día 17 en Medellín y el 19 en Bogotá, concedió a Código Tlaxcala una entrevista en el restaurante Jeroc’s de la ciudad de Tlaxcala, la capital del estado que hizo suyo hace casi tres lustros, cuando fue invitado por Maricarmen Ramírez García, entonces primera dama y ahora diputada local electa.

El Dr. Di Garza comparte con poetas y filósofos la sospecha de que “el niño amor” es, como dice Quevedo, un extravío; y siendo un psicoterapeuta de la vertiente Gestalt interesado en la problemática de la vida diaria de las personas, sostiene basado en 25 años de experiencia que el despertar suele resultar traumático.

-¿Es ciego el amor? –inquirimos al experto.

“¡Absolutamente ciego! Y además, sabes qué, es como la parte sicótica en el desarrollo de la pareja. Cuando digo sicótica es porque se tienen síntomas y señales parecidos al trastorno psicótico” –ilustra entre risas de los presentes.

Ahonda con rigor académico el director-fundador del Centro Humanístico de México con sede en la calle Guerrero, en el origen del dolor que prosigue y persigue al amor:

“Porque no solamente no vemos lo que realmente el otro es; sino también se complica porque desde el principio de la historia no podemos encontrar otro referente que no sea aquello que aprendimos cuando éramos chicos. Freud decía que infancia es destino. Yo me atrevería a llevarle un milímetro la contraria, y decir que sí puede de alguna manera marcarte el rumbo si no tienes la capacidad de darte cuenta de cuáles situaciones necesitas re-significar”.

“La gente cuando llega a terapia generalmente llega con mucho dolor, de cosas muy de todos los días, que nos pasan a todos. La relación de pareja es una co-construcción, debemos asumir nuestra co-corresponsabilidad”, apunta enfático en otra parte.

Resume la tesis: “Yo no soy responsable de lo que hicieron conmigo, pero sí soy responsable de lo que quiero hacer ahora con eso. Lo importante de esto, lo que la gente tiene que entender es que los vínculos que uno establece con los otros jamás se van”.

Hombre de fe, Di Grazia parafrasea, al comentar un conocido libro de Igor Caruso, la idea de que “el otro desaparece de mí cuando puedo matarlo en la conciencia”. “Eso es real. Ese punto es el final del proceso de duelo”, coincide.

Probablemente el Dr. Di Grazia es la autoridad más acreditada acerca de las maneras como viven los tlaxcaltecas el duelo de desamor, no sólo por su larga experiencia con parejas de la región sino además por su importante labor pedagógica en el Centro Humanístico de México, institución que ha acogido ya 25 generaciones en la licenciatura en Psicología Humanista, las maestrías en Desarrollo de Potencial Humano y en Psicoterapia Gestalt, y en un doctorado en Psicoterapia Humanista.

Las nuevas inscripciones al Colegio del Dr. Di Grazia ofertan 50 de descuento a los aspirantes a cursar algún nivel de la formación académica en psicoterapia, lo que da cuenta de la flexibilidad en materia de costos. Es proverbial dicha actitud generosa del pedagogo, y se lo hacemos notar durante la charla a propósito del costo de asistencia a la conferencia (150 pesos).

“Por mis hijos, te digo que me siento orgullosamente tlaxcalteca, y por eso mismo conozco la situación de nuestra gente”, justifica. En efecto, siendo de origen argentino el afamado conferencista se hizo padre en México con su esposa mexicana. Y luego, tras volver después de una visita al zócalo de Tlaxcala, un día anunció: “Gorda, nos vamos a Tlaxcala”. Ya aquí, dos hijos más los enraizaron forever a la tierra de Tlahuicole.

La conferencia será dictada puntualmente este miércoles 9 de noviembre a la 5 de la tarde en el mencionado auditorio.

En lo que sigue se ofrece al lector pasajes de la conversación –en la que intervinieron el periodista Alex Gómez, director de MONITOR TLAXCALA, y la reportera Abigail Quiñones- con un interlocutor experimentado en el tema del amor y el desamor, exuberante en ideas y sin duda riguroso en la reflexión.

– ENTREVISTA (fragmentos) –

XQ Doctor, ¿por qué debemos ir a su conferencia del miércoles?

ADG Tras formarme académicamente, finalmente llegué al punto en que decidí hacer algo así como psicología de la vida cotidiana. Es decir, realmente cuando me formé mi intención tenía más que ver con acercarme a la gente, con poder tocar su corazón. Pero con la terminología psicológica a veces se hace difícil que la gente lo entienda; entonces, la idea es que podamos acercarnos y contarles cosas que les ocurren, porqué les ocurren, y abrir un abanico de posibilidades para que puedan encontrar ellos mismos sus propias respuestas.

La gente cuando llega a terapia generalmente llega con mucho dolor, de cosas muy de todos los días, que nos pasan a todos.

XQ ¿La psicología tiene solución para los corazones rotos?

ADG Absolutamente. Fíjate, ¿por qué “Cuando el amor no regresa”? Creo que básicamente tiene que ver con dos razones que para mí son fundamentales.

Una de ellas es: los 25 años que llevo como terapeuta de parejas. Las problemáticas son casi comunes en la mayoría, y entonces hay como un espacio particular donde la gente se traba en la propia relación. Pueden pasar un año, ocho o veinte, y no saben cómo romper ese círculo vicioso.

AMORES CIEGOS

XQ ¿En qué consiste ese círculo?

ADG Básicamente, el primer punto es el tema de la comunicación. Es decir, empezamos a comunicarnos mal.

¿Y por qué nos comunicamos mal? Porque no establecemos desde el principio un contrato. No sabemos qué nos gusta y qué no, de qué manera quiero ser tratado y de qué manera no. Lo que pasa es que esto ocurre en una primera fase de la pareja, que es el enamoramiento.

XQ ¿El amor es ciego?

ADG ¡Absolutamente ciego! Y además, sabes qué, es como la parte sicótica en el desarrollo de la pareja. (Risas.) Sí. A ver, cuando digo sicótica es porque se tiene síntomas y señales parecidos al trastorno psicótico.

XQ Una locura total…

ADG Sí. Y entonces ahí comienza. Porque no solamente no vemos lo que realmente el otro es; sino también se complica porque desde el principio de la historia, no podemos encontrar otro referente que no sea aquello que aprendimos cuando éramos chicos.

XQ ¿La infancia es un trasfondo de todo lo que hacemos después?

ADG Freud decía que infancia es destino. Yo me atrevería a llevarle ¡vamos, un milímetro! la contraria; decir que sí puede de alguna manera marcarte el rumbo, si no tienes la capacidad de darte cuenta de cuáles son esas situaciones que necesitas re-significar.

REDEFINIÉNDONOS

XQ ¿Qué significa re-significar?

ADG Mira, re-significar significa que a mí me significaron en mi personalidad de una manera determinante. Por ejemplo, me dijeron que yo era una persona muy dócil.

Cuando las figuras de autoridad te dicen que eres muy dócil –y cuando hablo de figuras de autoridad hablo de mamá, papá, del abuelo, de las tías, las personas que estuvieron al lado tuyo-; yo no pudo cuestionar lo que todavía por experiencia no sé. Me dicen: tú eres dócil por esto, por esto y esto. Entonces, a partir de ahí empiezo a actuar como una persona dócil.

Sólo que habrá un momento determinado en que lo que debo hacer, choca contra lo que quiero ser. Puedo decirte que no quiero ser dócil contigo, decirte: Vamos a hablar de lo que yo quiero, no de lo que tú quieras por más que tú me hagas la entrevista. Pero entonces me aparece el “no, tengo que ser dócil”, y empiezo a actuar como dócil. Pero no dentro mío -y empiezo a pelear dentro de mí. Lo que debo contra lo que quiero.

Entonces, cuando yo puedo darme cuenta de que estoy contestando a una voz que no es la mía, sino una voz que me dijeron que de esta manera tenía que ser; es cuando empiezo a re-significar. Aquel significado que me dieron de docilidad, yo ahora lo re-significo: ahora elijo qué parte de la docilidad me sirve y que partes no. Estas las dejo.

BUSCANDO A MAMÁ

XQ ¿En eso consiste el enfoque Gestalt?

ADG Entre otras cosas.

XQ ¿Se trata en parte de re-significar lo que somos -o creemos que somos?

ADG Exacto. Psicoanalíticamente, estaríamos hablando de otra palabra que es la reparación. Me explico.

Cuando hablábamos de las aristas que van hacia la relación de pareja, cuando me conozco con otro, mucho tiene que ver precisamente con esteagujerillo que yo no pude completar cuando era niño, en relación al famoso complejo de Edipo. De alguna manera yo me enamoraba de mi mamá, esa mujer ideal…

XQ ¿Buscamos a nuestra mamá?

ADG …Hasta que venía el papá, y nos decía: Sabes qué, papito, esta mujer es mía, a ver cómo tú le haces.

Entonces, como no puedo pelear con él, me identifico con él y salgo a buscar fuera una mujer que tenga esas características. Cuando eso no pasa, ese agujero queda vacío. En el futuro, lo que voy a hacer es buscar una mujer que tenga características parecidas a ese agujero que no se me llenó. Pero acá la cosa se complica. ¿Sabes cuál es? Esa mujer que elijo no es por casualidad: también le pasó lo mismo, con su papá.

Entonces, aparentemente en ese enamoramiento completamos los agujeros. Pero luego, cuando pasa el enamoramiento, pasa la taradez…

XQ ¿Cuándo se nos pasa la sicosis?

ADG Exacto. Entonces, cuando bajamos a la tierra y la veo, digo: ¡Pero bueno, así no era! Y ella me dice: ¡Pero así no eras!

XQ ¿Empiezan a conocerse realmente?

ADG Pero ese es el problema, hermano, porque la neurosis no me permite aceptarla a ella tal cual es.

DEL DUELO DE AMOR

XQ ¿No está luchando contra molinos de viento, Doctor? ¿Estamos condenados a la monogamia: usted recomendaría buscar un amor para toda la vida; o podemos vivir sin culpa sucesivos amores?

ADG Ni una cosa ni la otra. En principio, respeto la creencia de todo el mundo. Yo lo que quiero mostrarle a la gente es que también existen otras posibilidades antes de tomar decisiones que de verdad nos marcan en la vida, como terminar una relación de pareja.

Finalmente, lo que he visto en veinticinco años de trabajo, es que después del duelo de una persona querida que se muere, el segundo es la pérdida de la pareja. Me deja una herida que si no la trabajo, si no la sano, quedó marcado para siempre.

XQ ¿Conoce el libro La separación de los amantes (Caruso)?

ADG Me parece uno de los mejores libros del tema. Hay ahí una frase maravillosa que dice que el otro desaparece de mí cuando puedo matarlo en la conciencia. Eso es real. Ese punto es el final del proceso de duelo.

Lo importante de esto, lo que la gente tiene que entender, es que los vínculos que uno establece con los otros jamás se van de nosotros. El tema es que cuando yo puedo tocar el recuerdo de ese vínculo, ya no debe provocarme dolor. Pero no puedo borrar mi historia; sobre todo si con aquella persona con la que construí esa parte de la historia, tengo muchas cosas en común.

Otro punto que quiero que entiendan de la conferencia, es que la relación de pareja es una co-construcción.

XQ ¿Qué significa eso? Se oye algo abstracto.

ADG Co-construir, lo que tú haces y yo hago por esta relación, conforma un Nosotros; y ese nosotros no es ni tuyo ni mío, sino, tomando el concepto de la Gestalt, es más que Tú y Yo. Es como si fuera una tercera entidad.

LA INFIDELIDAD

ADG ¿Por qué digo esto? Porque si no entendemos que una relación de pareja es una co-construcción, jamás vamos a aceptar que nos tenemos que corresponsabilizar de todo lo que ocurre. Incluso de la infidelidad, el punto más común porque los pacientes vienen a verme.

Co-construimos al llevar el Nosotros hasta el borde del precipicio, sí, por todas las inconsistencias, interferencias en la comunicación, por toda la idealización, para que uno y otro tome la decisión personal y voluntaria de ponerle los cuernos al otro.

COLOFÓN

XQ ¿Hay cura empírica al desamor: un clavo saca otro clavo?

ADG ¡Un clavo no saca a otro, te mete un tercer clavo! Te quedas enganchado ahí. Porque no solamente estamos Tú y Yo…

XQ ¿Por qué no nos damos tiempo, una pausa, tememos a la soledad o sentimos que valemos menos si no estamos acompañados?

ADG Todo eso es válido.

XQ ¿Puras tonterías, verdad?

ADG Sabes qué, cuando habamos de puras tonterías tendríamos que hablar incluso de morirnos todos y empezar a nacer otra vez. Porque es una cuestión generacional y transgeneracional.

Alex Gómez: Nos falta educación emocional.

ADG ¡Claro! A ver, en la pareja se pueden educar juntos, pero yo no te puedo educar a ti, no soy tu papá ni tu mamá. Hay que tener mucho cuidado en los roles que tomamos. Sobre todo por esos agujeritos.

Comentarios
Cargando...