Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Diputados Denuncian Corrupción Generalizada en el Congreso

43

Cronicón de la 27 Sesión Ordinaria de la LX Legislatura Tlaxcalteca

En la banqueta, a la puerta del congreso de Tlaxcala, un grupo de pobladores de San Francisco Tetlanohcan se hace bolita a la sombra del camión de los facsímiles constitucionales.

También ellos esperan, con más de dos horas de retraso, el inicio de la sesión de hoy. Hasta el conciliábulo se aproximan, conciliadores, Enrique Morales Cruz y Gonzalo Pérez Rodríguez (empleado éste del subsecretario de gobierno Joaquín Flores Nophal).

Representan los representantes a muchos más que mantienen tomada la presidencia municipal desde hace varios días, y vinieron en busca de respuestas. Se quejan los de San Pancho de haber sido plantados dos veces por los funcionarios.

-Dos veces nos dejaron esperando, ayer se quedó a las cinco de la tarde y usted no fue –reclama una mujer muy gallona.

-Cuando fui ya me querían colgar… -alega Morales.

-¿Cuál colgar, cuál colgar? –cuestiona un representante del pueblo.

-Hablaban de que me iban a quitar la ropa –se sostiene el funcionario.

-Eso dice el ABC. Pero usted y yo estuvimos allí y sabemos que no es cierto –replica el sanpanchense.

-Díganle a la licenciada Erica Ocotécatl que tenga paciencia, hay que esperar –clava con insidia Pérez Rodríguez.

-Todos somos los que estamos en desacuerdo con el presidente municipal; es el pueblo el que está inconforme –replica Lucía Morales Rosete.

-Nosotros hablamos como pueblo, no somos políticos, no sabemos nada –devuelve filosóficamente un hombre de edad en la banqueta calcinada bajo el sol del mediodía.

“RATEMIO” EN EL SALÓN VERDE

En el Salón Verde –el congreso de Tlaxcala tiene tres salas de reunión, una por cada color de la bandera- los diputados Ramiro Vázquez y Víctor Morales Acoltzi charlan con los de San Pancho.

-Van a pasar a la historia, porque en Tlaxcala jamás se ha sancionado a un presidente que está abusando –enuncia uno de los que exigen la destitución de Artemio Mendoza Atriano.

-Hay tres municipios igual, no sólo tenemos que dar el fallo de uno, debe ser para los tres –evade un hermético Ramiro Vázquez. El priísta promete que los tres dictámenes serán leídos el jueves en el pleno.

-¿Va a recibir su sueldo Artemio Mendoza? ¿Sigue recibiendo el gasto corriente? ¿A pesar de que no cumple con sus cuentas públicas se le sigue ministrando? –inquiere un hombre al diputado socialista.

Aparte, el preguntón nos pone al tanto que el presidente municipal de San Pancho, uno de los municipios más empobrecidos del estado, recibe 54 mil pesos mensuales de sueldo base. Y 23 mil sus regidores.

Nadie en el pueblo sabe a cuánto ascienden sus ganancias en viáticos, gasolina, coches, seguro médico, seguro de vida, bonos y otros extras. El verdadero negocio de la política.

-Ya nos cansamos de tanta ratería en Tetlanohcan. Su nombre es Artemio Mendoza, pero ahora lo conocemos como Ratemio Mendoza –informa entretanto una mujer a Moralez Acoltzi.

-Si está limpio, ¿por qué no ha dado la cara? Ahorita no hay gobierno en Tetlanohcan, el municipio está a la deriva, las patrullas están en su casa, entre más se alargue la cosa habrá más inseguridad en el municipio –urge Silvia Aztatzi.

Para entonces Ramiro Vázquez se ha hecho ojo de hormiga. Escapó subrepticiamente, sin despedirse siquiera, dejando a Morales Acoltzi solo con los sanpanchenses.

No lo deja pasar Aztatzi: “Respeto debió tener antes de irse”, clava la joven madre.

-Nos gustaría que cuando den el dictamen, lo den en Tetlanohcan para que todo el pueblo lo sepa. Comprométanse a llevar el dictamen a Tetlanohcan –exige Micaela Cruz en su turno.

Más debe escuchar, paciente, Morales Acoltzi. Lo que Ramiro Vázquez no quiso escuchar y a él debe pesarle más así, solo.

-Ustedes, como diputados y representantes del gobierno, no tienen palabra. Venimos a exigirles que se movilicen. Si la gente quisiera, agarraríamos al presidente y lo pondríamos bajo el sol… –expone otra mujer joven, Erika Ocotécatl.

Las quejas contra Artemio Mendoza se acumulan en el Salón Verde. Van desde sospechas de desfalco en la escuela primaria hasta insultos del padre de la regidora Lizbeth Zelocuatécatl, quien habría llamado públicamente a las denunciantes “pinche bola de viejitas agitadoras”.

Resiste a pie firme Morales Acoltzi la agreste marejada.

“Me voy a contactar con el secretario de Gobierno para hacerlo responsable de la seguridad y la gobernabilidad en Tetlanohcan”, ofrece al cabo el diputado socialista.

Debió dejarlos satisfechos, el solo Morales Acoltzi, porque finalmente no se apersonaron en el pleno los de San Pancho. El jueves será un día clave para el municipio que representa en el congreso Gloria Cuatiánquiz Atriano.

BALCONEO EN EL PLENO

A pesar del retraso en la aprobación de varias iniciativas que duermen el sueño de los justos, la LX legislatura se lo toma con calma chicha. Debe ser por eso que hoy sólo hubo dos puntos en el orden del día.

Primero rindieron protesta dos nuevos diputados, suplentes de los que andan en campaña electoral: María Fidelia Ángel Carlos y Mario Enrique Aguilar Caldelas. Enseguida, el perredista Juan Javier Potrero Tizámitl ocupó la tribuna para leer su iniciativa de reforma a la ley estatal de construcción.

Para entonces los escolares que visitaron este martes el congreso a fin de admirar los facsímiles de los Sentimientos de la Nación y las tres constituciones de México, y de paso conocer el pleno del congreso, empiezan a distraerse. Son de la primaria “Profesor Rafael N. Santacruz” de Tocatlán. Los invitó el diputado con licencia y actual candidato a presidente municipal, Jorge García Luna, por mediación del diputado ex panista (hoy pacista) Fortunato Macías.

Se despiden a poco de comenzar los benditos Asuntos Generales.

Sube a tribuna Alejandra Roldán, presidenta de la comisión de asuntos municipales, aunque nada dirá de los conflictos de Tetlanohcan y Zacatelco. Quiere hablar de los ayuntamientos de Tzompantepec y Tetlatlahuca, gobernados ambos por mujeres.

Lorena Vázquez Zárate fue denunciada el año pasado por cuatro regidores de Tzompantepec: Ángela Hernández, Elia Nohemí Díaz, Guadalupe Hernández y Ramón Vázquez) por retenerles ilegalmente sus salarios.

“Ya ni a la presidencia va, despacha en su casa”, informa Roldán. Exige al Órgano de Fiscalización (OFS) un “informe minucioso” de las cuentas de la edilesa y propone iniciar “de inmediato la revocación del mandato”.

A Yulma Cervantes Núñez, de Tetlatlahuca, le levantaron el 5 de enero un acta de cabildo que eligió al primer regidor Pascual Noé Santamaría como interino. Ofrece Roldán un dictamen firmado por dos de los tres miembros de la comisión (Fulgencio Torres y ella misma), donde se propone revocar o dejar sin efecto dicha acta de cabildo.

Casi ningún diputado la escucha. Como tampoco escucharán, en su turno, a Bernardino Palacios ni –mucho menos- a Víctor Morales Acoltzi.

Tácticos, los legisladores enconchan en círculos; tal vez se cuentan chistes a juzgar por las risas que les iluminan los rostros mientras sus pares hablan en tribuna. Uno lo forman: Eloy Berruecos, Mildred Murbatián y Gelacio Montiel. Otro: Tulio Hernández, Teodardo Muñoz y Rafa Zambrano.

Entonces sube Bernardino Palacios al podio. Les habla en nombre de los diputados que “no nos conformamos con ser mediocres”.

“Se dirá de nosotros, como siempre, que fuimos una legislatura gris”, pica la cresta a sus pares.

Mas nadie allí, al parecer, se siente aludido. Mario Hernández y Fortunato Macías, en el presídium, y en su curul Joaquín Pluma –el diputado menos productivo- se dan vuelo hablando por celular.

Exige Palacios: “¡Den salida a los dictámenes de mototaxistas y bicitaxis!”.

Denuncia que Mario Hernández mantiene congelada “desde hace un mes” una propuesta pare regularizar el transporte alternativo; y critica la interpretación convenenciera de SECTE, postulando una tesis inversa a la de Gisela Santacruz: “Todo lo que no está regulado por la ley, está permitido”.

Ni lo ven ni  lo escuchan. Pero no se amilana Palacios:

“La parálisis del congreso ha estado desde que iniciamos. No hemos sacado algo que convenga al pueblo”, remata su balance de la LX legislatura.

INTERMEZZO CON CORONA

Desde el Bronx de los reporteros favoritos del fallido candidato a diputado Agustín Corona, un empleado de la fracción petista impuesto como jefe de comunicación del congreso de Tlaxcala, salen silbidos y abucheos contra los diputados disidentes.

Desde la puerta, Corona sonríe satisfecho y nada hace por detener a sus quintacolumnistas. No exige respeto al congreso.

Entonces retorna una imagen rotunda de la oficina de Corona.

-¿Está el director?

-No.

-¿Dónde lo puedo hallar?

-Ha de estar en su privado.

-¿Y dónde está su privado?

-¡Allí! –dice uno de los quintacolumnistas que ocupan el escritorio del director de comunicación del congreso, señalando al mingitorio.

Al término de la reunión nos recibió, gentil siempre, Enrique Zempoalteca.

-Algunos reporteros se dedican a silbar y abuchear a los diputados en las sesiones. ¿Usted está conciente de eso? –le preguntaremos.

-Sí, desde luego. Es más que obvio. Sin embargo, el presidente de la mesa tiene toda la facultad para llamar al orden –aclarará el secretario parlamentario.

-¿Lo han hecho alguna vez?

-Sí, varias veces.

-Y si siguen siseando a ciertos legisladores en las narices de Agustín Corona, ¿usted cómo interpreta el hecho?

-Pues no, no tengo ninguna interpretación. Yo creo que es más que nada una falta de respeto hacia el recinto del poder legislativo –opinará, ambiguamente, Zempoalteca.

MORALES ACOLTZI

“Vamos viendo, y si quieren regresar al pasado, vamos viendo todos los dictámenes de cuenta pública que se aprobaron”, reta Víctor Morales Acoltzi a los indiferentes y platicadores diputados que siguen viendo hacia otra parte.

“Las que se aprobaron tenían un montón de irregularidades; y ahí está el caso de Huamantla”, insiste en invocar el rumor tumultuoso de que la LX legislatura está chantajeando a los alcaldes que se niegan a pagar una cuota de protección a ciertos diputados claves.

”En la comisión (de Finanzas y Fiscalización, presidida hasta hace poco por Alejandro Aguilar, hoy precandidato a la alcaldía de Huamantla) aprueban las cuentas públicas solamente si les dan obra pública en algunos municipios”, detalla Morales.

Claridoso el diputado. Acaso influenciado este mediodía por la experiencia de su reunión con los representantes de Tetlanohcan.

“Vamos reviviendo la calidad moral de los que estamos aquí en el congreso”, vuelve a retar al vacío, porque sus pares de la LX legislatura hacen como si les hablara la virgen.

Entretanto se recrudece el siseo del Bronx reporteril bajo la mirada complaciente de Agustín Corona.

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...