Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

DAN LLAVES DE TLAXCALA CAPITAL A VIOLONCHELISTA

25

SE ENGALANA CABILDO PARA HOSPEDAR A DON CARLOS JOSÉ MAURICIO

Negrito del Arroz: Falla de Sonido Acorta su Mensaje

El cabildo capitalino se engalanó el pasado viernes para recibir a Carlos José Mauricio Prieto Jacqué, un sabio mexicano de 74 años. El maestro Prieto –de madre francesa, Cécile- es nativo de la Ciudad de México e ingeniero industrial, músico, escritor y académico. También se desempeñó, hacia los treinta de edad, como vicecónsul honorario de Noruega.

Su pasión es el magnífico cello Stradivarius que rebautizó como “Chelo Prieto”. De mano de tan hermoso instrumento ha recorrido el mundo y el país enteros, según dan fe algunos títulos de sus libros: “Por la milenaria China, historias, vivencias y comentarios”, “De la URSS a Rusia, tres décadas de experiencias y observaciones de un testigo”, “Cartas rusas”, “Alrededor del mundo con el violonchelo” y “Las aventuras de un violonchelo”, entre otros en español, inglés y portugués.

A propuesta del nahuatlista Miguel León Portilla, el escritor Eduardo Lizalde y el filósofo Ramón Xirau, la Academia Mexicana de la Lengua concedió a Prieto el sillón XXII, el pasado 13 de enero.

La ceremonia de entrega de llaves es una tradición medieval que se remonta al Londres de 1237. Simboliza la confianza de la municipalidad en las personalidades eminentes al grado de confiarles un medio de acceso a las ciudades amuralladas. Según otra versión, los nuevos reyes recababan tales llaves al modo de un símbolo de aceptación y sumisión.

CRONIQUILLA

Enmarcados entre retratos de presidentes municipales, los asistentes mantuvieron el ánimo a pesar del calor del mediodía. La nobleza del maestro Prieto prestó un toque de emoción a la asamblea congregada en la estrecha y atiborrada salita.

Entre muchas otras personalidades congregadas en torno a la presencia del chelista destacaron, al lado del homenajeado y el alcalde Pedro Pérez Lira, los regidores César Javier Sánchez Saldívar y Erick Xicohténcatl, los diputados Fulgencio Torres y Juan Javier Potrero, el ex alcalde y actual cronista Cesareo Teroba, la presidenta del DIF Rosa Isela Jiménez, y en representación del gobernador del estado, Mario Martínez.

No faltó el negrito en el arroz de tan solemnísima sesión. Aunque al presentar al “señor que es patrimonio universal”, el alcalde Pérez Lira aludió al “buen sabor de boca y del oído” que nos trajo el maestro, Prieto en realidad no pudo comunicarse por causa del horrísono ruido, destemplado reiteradas veces durante el breve tiempo en que hizo uso de la palabra.

El maestro agradeció “un honor que jamás podré olvidar”, “un honor extraordinario”. “Tengo muchísimo más que un buen recuerdo de Tlaxcala”, -expresó conmovido entre los desagradables truenos del amplificador. Optó por abreviar al cabo.

Luego, para rematar, la maestra de ceremonias invitó a degustar un vino en el último patio. Antes de la clausura de la sesión –quien sabe si la anécdota figurará en el acta de Cabildo.

Finalmente se cumplió con el protocolo:

-Declaro formalmente clausurada la presente sesión solemne –cerró el alcalde antes de la ronda de fotos con Prieto.

Al ritmo de los flachasos se fue desahogando la muchedumbre en dirección a la escalera.

Comentarios
Cargando...