Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Cronicón del Primer Informe del Alcalde de Tlaxcala

27

La Mañana de Pedro Pérez Lira

Llegar temprano no fue buena idea, citaron a las 10:30. Hasta Manuel Cabrera –enhiesto y solitario vigía sobre el pasillo del teatro- luce desmañanado mientras observa a los mozos dar los últimos detalles a la escenografía. Un podio blanco, al centro una gran pantalla y otra lateral más pequeña.

Ni un alma más merodea por el lugar -salvo algunos pacientes encogidos y los altivos empleados del IMSS- a esta hora. Nada más natural entonces que encaminarme hacia los humeantes carritos atoleros y beber uno de maíz azul mientras miro pasar a la gente y los minutos, qué remedio.

De una troquita blanca están bajando las mesas –me dirán cuando pregunte- de los bocadillos. Se acerca la hora. Uno a uno al principio, luego en parejas y grupitos, van llegando los invitados.

LA ESPERA

En el vestíbulo se han distribuido ya las muchachas de Manuel. Llegaron también las edecanes de negro vestidas, al cuello rojas mascadas, ojos brillantes. Va tomando forma pues el evento.

Ramón Ponce Morales, de gobernación municipal, se afinca enfrente de la entrada, muy marcial él que es tan amable.

-¿Qué se sabe de los regidores inconformes? –le pregunto tras presentarme. Una colega de El Cuarto de Guerra había referido una probable protesta in situ contra Pedro Pérez Lira.

-Hasta ahora no hay nada, ni tiene por qué haberlo –sentencioso Ponce.

Llega con su guitarra a cuestas Rafael López Manjarrez, el mismo del coloquio “Las artes y el toro”. Y Bertoldo Muñoz, titular de Planeación, algo pasado de peso por cierto. ¿Intentará una travesura el caricaturista de El Sol que todo lo observa desde su rincón hiperrealista?

Adentro, acodado sobre el murillo que delimita la butaquería de abajo, un hombrón: Rogelio Camarillo. Me pone al tanto el ex alcalde capitalino que burló a la muerte, del ataque a su hogar hace dos años.

-Seguramente Héctor Ortiz le echó la mano con la Procu, ¿ya los agarraron? –tiento.

-¡No, que va, nunca llegó ni un pinchi judicial! –exclama, y desde su media sonrisa cuenta su desencuentro con el hoy precandidato del PAN al senado (a quien él sucedió en el ayuntamiento priísta cuando decidió buscar la gubernatura por su partido de ahora).

{youtube}TkUT9zO6ECc{/youtube}

DEJA VU

En esas estamos cuando llega Ces.

-Hay que chambear –me excuso.

Afuera, una sorpresa que Ces previene mas no me sorprende menos. Desde lejos, imposible distinguir a Giovanni de Pedro. Hasta que cruza la explanada, ya junto a los escalones, caigo en cuenta. Él mismo me aclara:

-Somos gemelos –y sí se parecen una barbaridad, salvo por la delgadez del edil. (“También soy abogado” –confirmará a la salida, para así completar nuestro déjà vu, Giovanni).

-¿Habrán jugado alguna vez a sustituirse ante los demás? –pregunta  Ces por decir algo.

-No podría contratar un mejor doble –sigo el juego.

Aporta el gemelo casi idéntico un inesperado matiz de fantasía a esta mañana de Pedro Pérez Lira, el gobernante.

Enseguida aparece, algo meditabundo, César Javier Sánchez Saldívar, el regidor priísta.

-Dijeron que empezaría a las once, ya nos pasamos un minuto –reconoce, tras mirar su reloj.

-Inglés no es Pedro –pico. Se ríe.

Más minutos esperaremos. Al fin llega Pérez Lira en una Suburban blanca, de donde bajan su esposa e hijas, Francisco Lara Mena, el contador David y Ángeles, además del guardaespaldas.

EL MENSAJE

Cuenta sus propios pasos el alcalde hasta alcanzar el podio, tras la proyección del videoinforme que miró desde una butaca, con una de sus hijas sobre las rodillas. Se nota que es su primera vez como gobernante, mas no se amilana.

Entregó antes al Cabildo la glosa, informa en el preámbulo Pérez Lira, y justifica el evento público por su compromiso con “una cultura hacia la transparencia”.

En el segundo párrafo, el edil capitalino pronuncia un reconocimiento a los miembros del cabildo “que han mostrado su madurez política y cordura en los asuntos de interés público”, en obvia alusión al ríspido conflicto entablado con una parte de la regiduría desde el inicio de su gestión.

En el tercero, el alcalde priísta formula el elogio de la democracia “como un factor para gobernar de manera diferente”: sin distingos sociales ni políticos y en el respeto al “derecho a expresarse y ser atendidos”. Exhibe pruebas de tal propósito: 7,500 audiencias a ciudadanos y 1,700 “apoyos materiales, económicos y humanos”. (Sumará más adelante a tal estadística de logros a 15 mil personas beneficiadas mediante los programas sociales.)

Es lo más medular. Lo demás resume lo que antes informaron, por separado y públicamente, los titulares de las dependencias municipales.

EL INFORME

Entre otras cosas: primera elección de delegados (“sin ninguna manifestación de inconformidad”), informe financiero tras 212 días de gobierno, calificación de 88%  en transparencia por Caiptlax, nuevo edificio de Seguridad Pública, 170 obras, credencialización de 367 comerciantes callejeros, reordenamiento de 281 puestos del mercado “Sánchez Piedras”, certificación de 30 políticas de la agenda “Desde lo local” por el INAFED, posicionamiento de Tlaxcala entre las ciudades más limpias de México (“la ciudad más limpia no es la que se barre más, sino la que menos se ensucia”), implementación del SARE y plantación de 7 mil árboles.

El exhorto es lo mejor del discurso. Lo más emocionante, un párrafo de agradecimiento a su familia. Al cabo, cierra Pérez Lira:

“Gracias a todos los que de una u otra manera han sido parte de este proyecto, que Dios los bendiga, muy buenos días”.

El texto leído por el alcalde lleva una tachadura. Debió ser la primera frase, y reza:

“Destaco la presencia del Sr. Obispo, Francisco Moreno Barrón, y representantes de otras doctrinas religiosas…”.

COLOFÓN ESPECULATIVO

Una prolongada ovación acompaña el descenso del alcalde hasta la primera fila. Empleados del ayuntamiento y sus familias abarrotan el pequeño teatro; pero también personalidades acudieron –el evento reunió de hecho una buena parte del priísmo esta mañana, hay que decirlo.

Unos minutos de relax nos ofrece Manjarrez. Se arranca con La Valentina y rasga dos más.

Muy saludador vemos a Fermín Sánchez Varela, en busca de la salida. Más contento a Héctor Vázquez, representante en Tlaxcala de la “Isidro Fabela” y nuevo miembro del consejo nacional de la fundación.

El gobernador no vino. Mandó a Ubaldo Velasco, quien pronunció una breve y muy convencional glosa al informe.

Tampoco asistió Amado Justino. En su lugar lo hizo el magistrado Rafael Rodríguez.

Debe ser que la capital del estado, asiento de los tres poderes locales, no les pareció muy importante. O tal vez andan muy ocupados en los detalles de la iniciativa de Mariano que reducirá la población del Tribunal Superior de Justicia de Tlaxcala.

Sólo ellos saben por qué no acompañaron a Pedro Pérez Lira en la mañana más importante de su aún breve experiencia como gobernante…

¿Qué opinas?
Cargando...