Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Crónicas del Congreso de Tlaxcala, IV

43

“NO PERMITAN QUE LES TRAIGAMOS A NUESTROS HIJOS MUERTOS”

Padres de Niños con Leucemia Exigen a Diputados Interceder Ante Gobernador

PARTE UNO

“No esperen, no permitan que les traigamos a nuestros hijos muertos: ustedes también son madres y padres de familia!”: expuso intempestivamente ante el pleno del congreso de Tlaxcala,

este jueves, la madre de una niña tlaxcalteca enferma de cáncer a quien se le suspendió el tratamiento en el Hospital Infantil de Tlaxcala (HIT) porque la Secretaría de Salud del estado (SESA) no ha pagado a los proveedores los medicamentos y otros materiales necesarios para las quimioterapias.

“Los están conduciendo a una muerte segura” –espetó la madre dolorosa, el rostro bañado en lágrimas, en alusión directa al gobernador Mariano González Zarur y el titular de SESA, Jesús Salvador Fragoso Bernal.

“¡Gobernador: el pueblo lo puso y el pueblo lo puede quitar!” –corearon otras madres como personajes de Esquilo.

Inútilmente el presidente de la mesa directiva, Silvestre Velázquez, llamaba al orden a la sufrida madre, mientras la hija de seis años, Lupita, observaba la escena con ojos muy abiertos.

No menos perturbados lucían los demás niños con cáncer de sangre allí presentes: Christian, de 3 años; Jorge Alberto Delgado, de nueve; Axel Hernández Sánchez, de 5, y Ángel de Jesús, de 13.

Entonces Silvestre optó por ponerse una mueca sarcástica, a modo de defensa. Lo secundó –contagiado de la misma impotencia- el también priísta Eloy Berruecos, presidente del comité de Administración de la LX legislatura.

“Hacemos un llamado a todo el pueblo” –siguió la de la voz sin dejar de llorar.

Preguntó enseguida sobre un escenario de cartelones y niños con cubrebocas: “Del 10 al 16 (de agosto) se suspendió la quimioterapia por un adeudo de más de 2 millones de pesos, un dinero que viene del seguro popular federal: ¿dónde está ese dinero?”.

Sugirió que la culpa recaía sobre Fragoso y Karen Rojas Rodríguez.

“¡Que les hagan una auditoría!” –hizo eco el coro.

“Nuestros niños enfermos no están mendigando, ¡es un derecho!” –postuló la lacrimosa.

{youtube}n46Kj3UBHjI{/youtube}

INTERMEZZO

La intervención de la madre quebró la segunda sesión ordinaria de la semana.

En la lectura del único punto específico del orden del día: la iniciativa de ley del ejecutivo estatal sobre adultos mayores, se había ido la mañana.

Y es que, por tercera vez consecutiva, los diputados del pueblo tlaxcalteca llegaron tarde a su trabajo, hasta las 10:30 horas comenzaron.

El ingreso de un grupo de la Asociación de Discapacitados de Tlaxcala atrajo primero la atención de los presentes.

Código charló con algunos, para saber qué los traía.

Poco supieron decirnos Marciano Pastrana Avilés y el profesor Albino Mendieta Mendieta, porque poco sabían al parecer.

-“Venimos a observar los interesantes temas que se tratan aquí” –eludió, cauta, Patricia Zempoalteca.

El presidente ciego de la ADT, Rafael Limón Vázquez, nos confió que iba a recibirlos una comisión legislativa al terminar la sesión, y ofreció contarnos hasta después los asuntos que platicarían.

Tampoco imaginaba lo que estaba por llegar.

La primera gran derrota de la nueva bancada mayoritaria del PRI…

PARTE DOS

Los reporteros habíamos dado la espalda literalmente al presídium para recoger las razones de la madre.

Cara a cara, las quejosas arrojaban sus coros in crescendo contra el área de curules.

“¡Respuestas, no palabras, respuestas, no palabras!” –acallaron a un priísta terco en justificar a SESA.

Justo Lozano Tovar –hermano de la consorte del ex gobernador Ortiz- atizó entonces el clímax:

-Yo incorporé una iniciativa, pero el amigo Silvestre, o se dedica a otras cosas, o no hace su trabajo” –clavó la primera banderilla.

Dos más le puso a la bancada mayoritaria:

-“En Tlaxcala cuando alguien se manifiesta lo tiran a la calle”; “se dice que no hay recursos, pero la verdad es que lo están haciendo mal el gobernador junto con su secretario de Salud”.

Y a poco se tiró a matar: “Aquí está el Partido Acción Nacional para defenderlos”.

“La muerte nos persigue /si no hay respuesta /la muerte nos alcanza” –elevó su tono el coro trágico.

-“Nos han amenazado, nos quieren comprar” –gritó una sola.

No aguantó mucho más el presidente de la mesa.

Anunció Silvestre:

-“¡Se suspende esta sesión!”.

Acto seguido, se levantó del presídium y desapareció tras bambalinas seguido de sus leales.

Se llevó un chasco, sin embargo, pues 17 de 32 permanecían en el área de curules.

-“¡Somos mayoría, hay quórum!” –anunció uno para alborozo de la gayola.

Fulgencio Torres Tízatl asumió la conducción de la sesión en ausencia de Silvestre.

Ningún partido, claro, desaprovechó la ocasión para hundir algunos puyazos al toro tricolor:

-“Aquí se viene a defender a un pueblo, no a un gobierno”.

-“Esto no sólo es lamentable, sino vergonzoso”.

-“No podemos ser una comparsa: le exigimos al gobernador…”.

-“Aquí hay un responsable que se llama Mariano González Zarur”.

-“Para qué quieren el dinero: ¿para que se lo lleve Blanca Águila?”.

Tras el desahogo, los diputados rebeldes acordaron llamar a Fragoso a comparecer el próximo martes ante el pleno y enviar una comisión con el secretario de Gobernación.

Pedirían a este –se dijo- recortar algunas partidas para atender “inmediatamente” el desamparo de más de 150 niños con cáncer y unos 40 con insuficiencia renal.

La bancada del PRI se reservó una venganza postrera, con olor a escuela secundaria: ¡les cortó la luz a los rebeldes!

¿COLOFÓN?

Por la tarde, la tele del gobierno de Tlaxcala pasó imágenes de Fragoso, acompañado de los reporteros acreditados y oficiosos, durante un recorrido por el HIT.

-“El hospital está funcionando con normalidad” –desmintió a las madres y los niños que acudieron ante el congreso el titular de SESA.

Aseguró que sólo durante dos días se suspendieron los tratamientos.

En las imágenes de la tele siempre fiel, en efecto, la realidad parecía ser otra…

¿Qué opinas?
Cargando...