Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Crónicas del Congreso de Tlaxcala, III

12

INTERRUMPEN REGIDORES LA SESIÓN: EXIGEN INVESTIGAR AL EDIL DE CONTLA

Para no Variar, Incumplen Diputados con Horario de Sesiones

PRIMER ACTO: PREGUNTAS

-Hola, diputada Caritina, deseo consultarle algo…

-Hola. Sí, dígame.

 

-Mire: si mi hijo llega tarde a la escuela, no lo dejan entrar; si mi tía llega tan tarde al trabajo, tampoco; y, cuando yo llego con media hora de retraso a una cita con mi esposa se me arma en grande. Los diputados llegaron 49 minutos tarde a la sesión del jueves y orita ya llevan 30 minutos de retraso. ¿Prevé la ley alguna sanción a los perezosos o impuntuales?

Abordamos a la diputada panista en los pasillos del palacio legislativo.

La tomamos de sorpresa, ni qué decirlo.

Mas reacciona bien:

-Efectivamente, la Ley Orgánica estipula que debemos iniciar las sesiones a las 10:00 en punto.

-Ergo, ¿están violando reiteradamente la ley los diputados? –insistimos.

El buscapiés le arranca una sonrisa franca a Lilia Caritina.

Nos sigue el juego:

-¡Yo estoy de acuerdo con usted!

Empezamos a preguntar por puro tedio.

Antes habíamos charlado con el secretario técnico del congreso, le preguntamos:

-Cuando se cita a sesión del congreso, ¿se invita sólo a los diputados o también a los ciudadanos?

-Son sesiones abiertas, los ciudadanos están invitados.

-¿Y por qué nunca nos ha ofrecido disculpas Silvestre a los contribuyentes, por hacernos esperar tanto?

Seguimos preguntando, aquí y allá, lo mismo a otros empleados del congreso.

Los que más se divierten con el planteamiento son el de mantenimiento que resguarda la llave del salón y el poli que lo acompaña.

Empero la tónica de las respuestas, la regla es de extrañeza ante el buscapiés.

Como si fuera lógico que empezaran cuando les viene en gana los diputados las sesiones:

-Es que a veces tienen cosas que hacer antes, se entretienen –justifica una chaparrita muy saludadora.

-Podrían citar a las doce para llegar a tiempo, o levantarse más temprano o al menos disculparse por el retraso –restregamos.

Extrañeza: como si la Ley Orgánica del Congreso de Tlaxcala fuese un mero adorno e ignorarla un valor sobreentendido.

Cosas de la democracia made in Tlaxcala…

SEGUNDO ACTO: EL VOUYER

La sesión en sí se centró en la primera lectura de una iniciativa de ley sobre migración enviada por el gobernador Mariano González a los legisladores tlaxcaltecas.

Antes, los diputados habían aprobado por unanimidad una mentirilla muy obvia: en efecto, el acta de la sesión anterior, firmada por Silvestre Guevara, Fulgencio Torres Tízatl, Zambrano y  otro, reza textualmente que comenzó “a la hora señalada en la Ley Orgánica”, aunque todos los que asistimos el jueves 18 sabemos que en realidad 49 minutos tarde.

Peccata minuta –habrá imaginado el redactor.

La sesión es casi toda un déjá vú: así como la vez pasada, los diputados se dieron vuelo este martes 22 con el cel (Escobar el más evadido), y en el mejor de los casos formaron corrillos, ajenos por entero a la lectura de sus colegas en tribuna.

Cuando quien lee el documento es Tomás Vázquez Vázquez, ocurre un incidente sin importancia: un fotógrafo de Comunicación del congreso nos fotografía subrepticiamente.

Lo descubrimos y se da cuenta.

A poco se sienta al lado:

-Les voy a tomar una foto, ¿eh? –informa a posteriori.

-Si quieres… ¿y para qué? –picamos.

-Me lo pidió el secretario técnico.

Le damos una tarjeta de Código Tlaxcala, y decimos al improvisado espía paraguayo:

-Salúdeme al secre técnico, dígale que nos honrará si visita nuestra página; y dígale que si desea más fotos sólo tiene que llamarnos al cel o escribirnos al mess, estamos a sus órdenes.

Se aleja un poco confundido –me parece.

-¿Se sentirá avergonzado? –pregunto a mi fotógrafo porque sí.

-¿De veras se lo habrá pedido el secretario? –cuestiona a su vez Ces.

TERCER ACTO: EL ESCÁNDALO

Justo cuando un diputado pronuncia en tribuna “apatridas”, una escandalera estalla en el flanco siniestro de la butaquería.

Un hombrón que después sabremos se llama José Alberto Carreto y es regidor de Contla, grita algo con voz tonante.

Sus acompañantes extienden cartelones mientras Silvestre trata de cerrar, desde el micrófono del presídium, la súbita fisura del tedio cotidiano.

No parece dispuesto a cooperar el regidor priísta Carreto y prosigue briosamente su denuncia contra el edil priísta de Contla de Juan Cuamatzi, José Rodríguez Muñoz.

Variopinta compañía lo sostiene: Oscar Flores y Carlos Sanluis, ambos de Convergencia y presidentes comunitarios de las secciones séptima y novena, respectivamente; el priísta Severo Corona, de la doce; el socialista Eduardo Gómez Hernández, de la tercera; y de la once, Severino Vázquez, elegido por usos y costumbres.

Y al menos tres regidores, el séptimo Eutiquio Nava, Lorenzo Tlilayatzin del PAN y Francisco Flores Cuamatzi del PRI.

Ocho de los once que se oponen al edil.

El cabildo de Contla de Juan Cuamatzi consta de 21 miembros: el presidente municipal, el síndico, 12 presidentes de comunidad y 7 regidores.

Los carteles cuentan el descontento contra José Rodríguez:

-“Queremos el Fortanum, FISM y GIM”;

-“Finanzas claras, respeto a las comunidades”;

-“Fuera Ing Presidente Ratero Prepotente”.

Tras decir lo que vino a decir, Carreto sale del recinto y contesta preguntas de la nubecilla de reporteros que lo envuelve.

Por allí ronda discretamente el director de comunicación, Agustín Corona.

Se corre la voz que consiguieron los quejosos una audiencia.

Algo es algo.

CUARTO ACTO: PULLAZOS

Adentro, como contagiados por el estallido de Carreto, dos diputados se dan un quién vive.

El duelito lo empieza el del verde:

-Segunda vez que se hace uso de la palabra capricho, refiriéndose a mi persona –reclama a Alejandro Aguilar.

Ni tardo ni perezoso, el ex alcalde de Huamantla sube a tribuna para responder al pullazo.

Impensable, inaudita sorpresa nos depara: ¡Ya lleva preparada su réplica! -a juzgar porque la lee.

-¿Hasta las puyas las “consensarán” y prefabricarán en lo oscurito? –pregunta mi alter ego.

-Cosas veredes, Sancho –tercia Cervantes mientras cruzamos la plaza en busca de la combi…

Comentarios
Cargando...