Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Certamen de Belleza y Bienvenida UAT 2011

24

FASTO GOLIARDO EN “LA CLAMATERIA”

Gana Monserrat Reina de Ciencias Sociales

C ódigo Tlaxcala arribó al bar “La Clamatería” –sitio alternativo al fallido Centro de Convenciones-  hacia las tres pe eme.

En la gran manta colgada de la fachada se lee: “Universidad Autónoma de Tlaxcala /Facultad de Trabajo Social, Sociología y Psicología /Sociedad de Estudiantes de… /Gran Certamen de Belleza y Bienvenida 2011 /Centro de convenciones 2 de septiembre de 2011 15:00”.

Adentro está atiborrado, no cabe ya ni un alfiler. Somos peces en el agua de la música que todo lo satura. Las damas de compañia de las afroditas colocan pancartas y lonas de colores.

Toca a las chicas del hawaiano “Ho ‘okuku”  abrir el fasto estudiantil.  Karla Valencia, consejera universitaria; Samantha, Karla Peña y Ericka Salgado derraman su gracia y atizan la algarabía. Un coro de Erinias envidiosas o vengativas farfulló, injustamente:

-¡Gordas! ¡Gordas¡  ¡Gordas!

-¡Esas sí son viejas! –las contradijo un contra coro masculino.

13 ninfas ascienden al Olimpo de la pasarela. Son: Sonia Marlén, Monserrat Martínez, Yéssica Torres, Marisol Mercado, Monserrat Montes, Alma Rangel, Jhoselin López, Norma Velázquez, Karen Ordaz, Ana Karen Grande, Sonia Caridad, Nancy Estefania Fernández…

Una agitada ola de porras universitarias estalla por todas partes. Dominaron las de Psicología y Sociología, muy esmirriadas lucieron a su lado las de Derecho y Trabajo Social que hasta abucheos tuvieron que escuchar. Las hijas de Venus no pararon de sonreír, a pesar del retraso en el programa.

Tarrotes de micheladas: indicios del espíritu goliardo que presidió la fiesta de los jóvenes estudiantes de la UAT. Eco de una tradición de ya 900 años, desde su origen en los campos de la Universidad de París.

Las fotos cuentan mejor que las palabras el espíritu libre y lúdico del evento en el bar “La Clamatería”.

Ganó Monserrat, una preciosa morena, alegre y dicharachera.

Nos queda el recuerdo de las lágrimas de Jenny: ¿Por qué no habrán permitido que hubiera dos reinas, o tres o trece si todas merecían la corona?

Afuera de “La Clamatería” el chipi chipi me hizo acordarme de mi conejo: ¿lo habrá metido del patio mi mamá?

Comentarios
Cargando...