Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Carnitas, Reporteros y Pintores en la Casa de Cahuantzi

27

Croniquilla de un Arranque de Campaña muy Ameno

Las campañas electorales están de moda. Pero no siempre -sí hoy en la casa de campaña de Julio César Cahuantzi- los eventos resultan tan amenos. Llegamos a la mera hora de las carnitas y los frijoles de olla. En la calle topamos con José Abel González, el gallo naranja del distrito uno.

Vino a recibirnos a la puerta el anfitrión, solícito como siempre.

Adentro ya están algunos invitados y varios colegas, sentados en torno a mesas de doble mantel. Además de los que escriben, reportean el evento Geraldine Meneses y los Hernández, Rubén y Miguel, entre otros.

Carlos Aguilar y Gerardo Santillán llegarán en plena comilona.

También están allí los dirigentes y candidatos pluris de Movimiento Ciudadano, los tres primeros de la lista: Baldemar Cortés, Alberto Ixtlapale y Georgina Rodríguez Rojas.

Se ve contento el comisionado estatal de Movimiento Ciudadano: pronto será diputado del congreso de Tlaxcala. Sólo una desgracia arruinaría sus probabilidades de montar oficina en el Palacio Juárez. Entretanto Julio va y viene por la cochera recién techada; cuida todo para hacernos sentir bien.

Las sabrosas carnitas con salsa y tortillas humeantes ayudan, pero el mérito de la apacible amenidad de la reunión la pondrán en su turno al micrófono José Abel y Julio César.

El ex aspirante a la alcaldía por el PAN nos sorprende, ni parece novato. Debe ser el tono mesurado de la voz y la paciencia de su hablar lo que gusta. Con su dicción aterciopelada nos explica que acordó con Julio César hacer “campañas de promoción de valores”.

Resume la visión de su participación en el congreso como un combate “contra las práctica de un Ejecutivo hegemónico y autoritario”. “En Tlaxcala es necesario e indispensable que los poderes del estado mantengan un equilibrio”, advierte.

Augura al cabo José Abel: “¡Por supuesto que vamos a ganar!”. Antes, al abrir la ronda de los mensajes con motivo del arranque electoral de sus candidatos por Tlaxcala, Baldemar reconoció en Julio César y José Abel dos cartas principales de la mano naranja.

El empresario Julio César Cahuantzi, el anfitrión, sería el último en hablar. Le tocó aportar al micrófono su modo directo y su pasión. No es un tribuno, por cierto; mas suple sobradamente Julio su poca afición al rollo con una sinceridad inhabitual entre los tiburones de la política.

Hombre práctico, Cahuantzi concentra su mensaje a los reporteros en una propuesta central: legislar para que los propietarios de automotores paguen una sola vez las placas de tránsito durante la vida útil del vehículo, como ocurre desde hace mucho en Europa, Estados Unidos y los estados mexicanos de Sinaloa y Baja California.

Sabe de lo que habla porque vivió nueve años en Gringolandia.

Perspicaz, no deja de punzar Julio: “Si en Tlaxcala hay 120 mil vehículos y 240 mil placas, ¿dónde están las que nos quitaron? ¡Hasta como fierro viejo es un dinerito!, eh…”. Se ríen hasta los albañiles que nos acompañan.

“¡De aquí hasta la victoria!”, concluye el inquieto bisnieto de Don Próspero Cahuantzi su mensaje a los pintores y reporteros.

A la salida, reparamos en que estuvimos en una parte de The Red Burger Grill, el nuevo negocio del promotor de los Freeway en Tlaxcala.

- Publicidad -
Comentarios
Cargando...