Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Aventuras en el Campo Twitter de Trump

107

Escrito por Zeynep Tufekci /The New York Times (E.U.), 31 Mar

Versión en Español del Original Publicado Este Jueves por NYT: “Adventures in the Trump Twittersphere”, por Xavier Quiñones

Cada mañana desde agosto me he armado de valor para ingresar a un universo alternativo. Me desplazo por redes sociales alimentadas por gente convencida de que el Congreso financia al Estado Islámico, nuestro presidente odia este país y quiere que fracase, y Donald J. Trump es el único rayo de esperanza en este panorama sombrío.

Mirando una lista de usuarios de Twitter he identificado a los partidarios de Trump. Algunas cuentas tienen sólo unos pocos seguidores, mientras otras algunos decenas de miles. (Nadie se compara al mismo Mr. Trump, con más de siete millones.) Incluye personas de muchas profesiones y procedencias. Las encontré leyendo respuestas a los medios de comunicación o cuentas políticas, y luego fui a buscar otras cuentas que les siguieron.

Es una larga red en expansión.Como académico estudio los medios sociales y los movimientos sociales, desde el levantamiento de Egipto hasta el Black Lives Matter. Mientras observaba el desarrollo de esta temporada electoral, quería comprender mejor el poder de Trump en la caja de resonancia de las redes sociales. Lo que he estado leyendo ha sorprendido incluso a mis ojos hastiados. Es un mundo de falsedades salvajes y algo de verdad que sólo raras veces se ve en la corriente principal de las noticias o se oye hablar entre las élites del partido.

Es muy popular hoy en día argumentar que el éxito del Sr. Trump es, en parte, una creación de los medios de comunicación tradicionales -las redes de cable no podrían darle suficiente celebridad ni las votaciones que trajo, y los periódicos no lo escrutan con suficiente cuidado. Hay algo de verdad en eso; pero la aseveración no alcanza para una realidad más amplia.

El alza del Sr. Trump es en realidad el síntoma de una creciente debilidad de los medios de comunicación, especialmente en el control de los límites de lo que es aceptable decir.

Durante décadas, los periodistas de los principales medios de comunicación actuaron organizadamente como porteros que enjuiciaron qué ideas podían ser discutidas públicamente, y qué se consideraba demasiado radical. Esto se denomina a veces Ventana Overton, desde que Joseph P. Overton del conservador Mackinac Center for Public Policy, discutió el rango relativamente estrecho de las políticas que se consideran políticamente aceptables.

¿Qué tipo de porteros a menudo pensaron que era aceptable superponerse con lo que creían los que están en el poder? Las conversaciones fuera del marco de esta ventana no son toleradas. Para peor, y a veces para bien, la ventana Overton se rompe. Estamos en una era de porteros en rápido debilitamiento.

Cuando llegué por primera vez a este país desde Turquía como una estudiante graduada a finales de 1990, era una especie de anomalía: un adulto extranjero de piel blanca que hablaba fluido en inglés, pero no un nativo. Aunque era una recién llegada culturalmente, muchas personas en mi nuevo hogar, Austin, Texas, asumieron que nací y crecí aquí. Tengo un poco de acento, pero mi apariencia parecía abrumar a su oído.

Curiosa acerca de mi nuevo país, me empapé de conversaciones. A veces, estuvieron muy, muy equivocadas de forma que no podía entender. Sería algo como esto: estaría chateando con una persona aparentemente agradable que se quejaría de que un cuñado ha perdido su empleo. Como ya lo he escuchado con simpatía, habría una breve mención, inconexa de un hombre negro que fue contratado para algún otro trabajo. Justo cuando estaba entrecerrando los ojos para tratar de comprender el punto, una diatriba racista, vil y atronadora, se desataría.

Regresé corriendo a mis compañeros nacidos en este país, con horror, preguntando qué había sucedido.

“Oh, usted no sabe el código”, me dijeron con una sonrisa.

“El código” era la forma taquigráfica de los tentáculos racistas para encontrar almas gemelas. Dado que muchas personas de todas las razas se oponen al racismo, en sí la identidad racial no era garantía de un acuerdo. No conocía los marcadores de este “código”, por lo que a veces, incapaz de reconocerlos, no respondía adecuadamente a ellos.

Hoy en día, este proceso de tanteo sucede en línea y es mucho más rápido, resultando en una cascada de autoafirmación. La gente naturalmente florece mediante la búsqueda de otros afines, y miro como los partidarios de Trump se reafirman mutuamente en su creencia de que la América blanca está siendo vendida secretamente por legisladores musulmanes, que todas las reclamaciones desagradables a Donald Trump son fabricación de un cabildeo que incluye a líderes republicanos y medios de comunicación.

Miro mientras expanden sus redes, y conforme sus seguidores encuentran a otros como ellos, vocean opiniones cada vez más extremas.

Después de muchos meses de observación de los partidarios en línea del Sr. Trump, quise ver el fenómeno en persona, por lo que asistí este mes a un mitin de Trump en Fayetteville, Carolina del Norte.

He intentado un par de conversaciones que buscaban desafiar las creencias de los asistentes, pero no se llegó a ninguna parte por una simple razón: sus partidarios y yo no compartíamos el mismo universo de hechos. En un momento, oí al Sr. Trump declarar que el Congreso había financiado el Estado Islámico. Miré a mi alrededor, desconcertada, ya que no había ninguna reacción de la multitud. Mis incursiones en redes sociales confirman que incluso eso no es una creencia poco común.

Trump no sólo dice falsedades indignantes; también expresa verdades fuera de la ventana Overton que se ha ignorado en gran medida, sobre todo por las elites republicanas.

Por ejemplo, la investigación académica demuestra que en lugar de cortes profundos, los votantes del Tea Party en realidad favorecen los programas de gobierno, tanto como perciban un beneficio para sí mismos. Es bastante obvio que el modelo actual de comercio global provee muchos más beneficios a las empresas que a los trabajadores: y sin embargo, el asunto tuvo amplia cobertura en el ascenso de Trump. En Fayetteville, el Sr. Trump se quejó de que gran parte del costoso armamento de los militares había sido comprado simplemente porque las grandes corporaciones que los venden tenían influencia política.

Al decir esto, las personas en mi derredor, muchos de ellos procedentes de familias de militares, aprobaron saltando sobre sus pies.

La demagogia desplegada por el señor Trump no salió de la nada, pues se sintió alentado por los líderes republicanos. En 2012, Mitt Romney aceptó con efusión el respaldo del señor Trump a pesar de que el magnate había cuestionado repetidamente la ciudadanía del presidente Obama. En esta elección, el Partido Republicano podría diseñar un incendio controlado que quemara únicamente a los oponentes políticos -el actual presidente, por ejemplo, o los demócratas en su conjunto, pero no a sus candidatos preferidos.

Es una técnica que puede haber funcionado en la era de los medios de comunicación. En cambio, ahora se hace rabia, sin control, en las redes sociales.

Muchos de los seguidores de Trump a quienes he estado siguiendo dicen ya no confiar más en ninguna gran institución, sean partidos políticos o medios de comunicación. En compensación, comparten historias personales que apoyan su narrativa común, mezcla de falsedades y hechos -a menudo ignorada por las poderosas instituciones que ahora detestan- con una política de resentimiento racial.

El Sr. Trump ha sido criticado por no realizar encuestas internas para ajustar su mensaje, como generalmente hacen las grandes campañas. Él hace algo mejor, sin embargo. Usa Twitter como una especie de tripa de sondeo de un grupo focal para recoger y amplificar la resonancia de sus mensajes. Asimismo, si bien sus discursos de mitin pueden parecer divagadores, después de haber visto muchos, creo que utiliza las respuestas de la multitud para refinar su mensaje.

Él no es una celebridad torpe; es un político profundamente en contacto con su propia y polarizada base.

El fenómeno Trump no es simplemente una creación de los columnistas de periódicos o los agentes de noticias por cable que en un principio pensaron que su candidatura era una broma explotada por los ratings. Su emergencia muestra la fuerza de sus partidarios, unidos en las redes sociales, quienes creen que los medios de comunicación son una broma.

El Sr. Trump y sus fans han roto la ventana Overton, y no hay vuelta atrás.

+ Zeynep Tufekci es profesora asistente en la Escuela de Información y Bibliotecología de la Universidad de Carolina del Norte y escritora de opinión.

¿Qué opinas?
Cargando...