Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Alertan que Puebla Escritura Gratis a Paracaidistas Terrenos de Tlaxcala

63

Exige Joseph Cid al Gobernador de Tlaxcala Interesarse en Problema de Límites

Hace dos meses, el gobierno de Puebla puso en marcha un programa de escrituración gratuita de terrenos conurbados con San Pablo del Monte, Tlaxcala, que fueron invadidos en 2013 por paracaidistas del vecino estado, advirtió el médico y activista Héctor Joseph Cid en representación de los propietarios.

“Toda esa gente de la zona conurbada con Puebla está recibiendo apoyo del gobierno de Moreno Valle para escriturar gratis las tierras en litigio”, ratificó en el marco de una entrevista con Código Tlaxcala.

“Llegan, te quitan tus tierras ya escrituradas en Tlaxcala, y las vuelven a escriturar a paracaidistas en Puebla”, resume el líder del Consejo Ciudadano Intermunicipal en Defensa del Territorio Tlaxcalteca, constituido en Tenancingo el 5 de diciembre de 2010 con 306 vecinos de San Pablo del Monte, Papalotla, Covadonga, Barranca Honda y el municipio anfitrión.

Critica expansión de Puebla sobre Tlaxcala.

Los terrenos invadidos en la zona conurbada comprenden 45 hectáreas ricas en mantos acuíferos, lo cual complica más aún el embrollo. “En toda esa área, el agua está a siete u ocho metros de profundidad. No sé si te has fijado en el tráfico incesante de pipas que comercializan y distribuyen el agua en Puebla”, refirió Joseph Cid. “Se están llevando el agua en pipas, Puebla se está apropiando de los terrenos y además del agua”, resume.

Sin embargo, Joseph Cid estima que la indefinición de límites abarca en total más de 20 mil hectáreas de 19 municipios tlaxcaltecas colindantes con Puebla. “En esos 19 municipios, Puebla ha ido ganando terreno”, insiste.

Agresiones personales en el contexto del conflicto

Hoy en día, Puebla edificó en parte de una ampliación ejidal concedida al ejido de San Pablo Xochimehuacán, Puebla, obras como la U.H. Villa Frontera, la Central de Abastos y la zona de El Conde; y en torno al entronque de la fábrica de Nestlé con la autopista.

“Según el presidente municipal de Cuautlancingo, incluso el Hospital Regional de San Pablo del Monte pertenece al estado vecino”, refiere Héctor Joseph. “Gobierno de Tlaxcala compró terrenos de una ex hacienda a vecinos de San Pablo del Monte, cuyos títulos de propiedad están registrados en Puebla. Todos esos impuestos los recaba actualmente Puebla”, detalla.

Decreto original de 1889

PASIVIDAD DE TLAXCALA

¿Por qué te importa el problema? –planteamos a Héctor Joseph.

“Demostramos que Puebla ha ido registrando bienes de familias tlaxcaltecas sin que el gobierno de Tlaxcala haga algo al respecto, y sigue mostrando indiferencia ante el problema. Hay gente de Tlaxcala a la que le quitaron su casa, y esas casas son ahora de paracaidistas que las registraron en Puebla. Y me importa porque la gente que confía en uno, sigue en pie de lucha, pues tenemos la razón”, argumenta.

En defensa de su causa, recuerda que la CNDH giró una recomendación “en favor nuestro a la Procuraduría de Puebla que la dependencia se negó a recibir”. Y que en 2012, la propia OCDE propuso una Carta de Entendimiento entre Puebla y Tlaxcala.

“Se requiere llegar a un acuerdo con Puebla. Pero no, al acuerdo que propuso el presidente de Cuautlancingo que quiere que el problema de límites sea resuelto unilateralmente por el congreso de Puebla”, alega.

-¿Qué ocurrió con las denuncias por la invasión de 2013?

“El ayuntamiento de San Pablo del Monte nunca quiso recibir la denuncia”, revela.

Joseph Cid rememora que la procuradora Alicia Fragoso “me advirtió personalmente que hay una instrucción del gobierno del estado para no recibir ninguna denuncia al respecto”. “Al parecer temían manifestaciones de los paracaidistas por ese problema ante la PGJ de Tlaxcala”, opina.

Asegura que platicó el problema con el propio gobernador de Tlaxcala, quien le habría planteado el dilema siguiente: “Mira, Joseph, no voy a poder resolver un conflicto de 100 años en mi sexenio. No me voy a pelear con Puebla”.

-¿A qué atribuyes la pasividad del gobierno de Tlaxcala?

“A un acuerdo tácito entre Puebla y Tlaxcala. Tal vez un acuerdo irregular, de tipo económico”, interpreta.

05 Exhorto al gobierno de Tlaxcala de 2013

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

El litigio limítrofe entre Tlaxcala y Puebla se remite a un decreto de 1889 en el Diario Oficial de la federación no 39 del 15 de diciembre de ese año, cuando una comisión ad hoc trazó bastas mojoneras en los terrenos de haciendas registradas en Tlaxcala, como la “Guadalupe” de San Pablo del Monte y la “Covadonga” escriturada en Zacatelco a un señor Rubí.

El decreto de 1889 sigue siendo un referente obligado. “Ya checamos que no hay leyes ni otros documentos que contradigan los límites de los decretos de 1889 (federal) y 1900 (estatal)”, indica.

En 2004, un grupo de diputados federales recorrió la zona limítrofe para constatar los límites marcados en dicho decreto original. En 2006, el entonces diputado federal Sergio González Hernández subió un punto de acuerdo a la cámara baja, para que se respetara el decreto de 1889. Más tarde, siendo su correligionario Adolfo Escobar Jardínez diputado local, éste hizo lo propio ante la pasada legislatura tlaxcalteca.

Un acuerdo legislativo aprobado el 28 de marzo de 2013 (publicado en el diario oficial del estado el 10 de abril de ese año), exhorta al gobernador Mariano González Zarur a “lograr un convenio amistoso con el gobernador del estado de Puebla, para que se respeten los límites territoriales en términos de decreto federal de fecha 15 de diciembre de 1889”.

Sin embargo, justo ese año, el 5 de noviembre de 2013, comenzó la invasión de organizaciones poblanas en San Pablo del Monte, en perjuicio de más de trescientos propietarios tlaxcaltecas.

ATAQUE Y AGRESIONES

Mientras representaba a los propietarios de terrenos invadidos en San Pablo, Héctor Joseph Cid ha sufrido agresiones y una campaña difamatoria cuyo origen atribuye al gobierno poblano.

En 2013 fue asaltado su negocio “Angélica’s Asador” en Acuitlapilco; y poco después su propia casa en Tlaxcala, donde fue golpeado y advertido por los asaltantes. Finalmente, un grupo de invasores atacó su coche con bates de beisbol en la zona en litigio, cuando volvía de dejar a su madre en el domicilio familiar ubicado en Puebla. Tiene miedo incluso de proceder legalmente contra sus agresores.

“Hace un mes me citó un juzgado de Puebla para que me careara con los paracaidistas que atacaron mi coche. No fui, porque temo que allá me estén esperando y me vuelvan a agredir”, justifica.

Comentarios
Cargando...