Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Venezuela: Sanciones Económicas

471

Junta Editorial /ElNuevoHerald.com (E.U.), 24 Ago

Corea del Norte. Afganistán. Venezuela también está en la lista de países problemáticos que el presidente Trump parece dispuesto a enfrentar.

El miércoles, el vicepresidente Mike Pence estuvo en Doral, donde miles de venezolanos viven exiliados, para escuchar por qué se fueron de su país y asegurarles que el gobierno de Trump no se cruzará de brazos mientras Nicolás Maduro consolida su dictadura a la cubana.

Eso amenazaría a los norteamericanos, dijo el presidente Trump.

Pence no entró en detalles, lo que quizá quiere decir que se debe esperar alguna acción pronto, si uno cree a Trump cuando dice que no indicará su próximo movimiento para no perder el factor sorpresa.

Pero el vicepresidente definitivamente fue a Doral con un mensaje de esperanza.

“Nuestra resolución es inquebrantable; nuestra convicción es clara”, dijo Pence a la multitud reunida en la iglesia católica de Nuestra Señora de Guadalupe. “Pueden estar seguros: Bajo el liderazgo del presidente Donald Trump, los Estados Unidos de América va a seguir haciendo uso de todo su poder económico y diplomático y ejercer presión hasta que la democracia sea restaurada”.

Eso probablemente se traducirá en sanciones económicas más severas, aunque el espectro de una acción militar sigue flotando, ya sea como una amenaza vacía o como una posibilidad real y peligrosa. De todos modos, expulsar a Maduro no será una tarea fácil.

Pero Pence no mencionó ninguna acción militar. La semana pasada, el presidente Trump recibió una respuesta negativa de otros países latinoamericanos al mencionar ese tipo de solución. Hasta ahora, Trump ha sancionado a varios compinches de Maduro, vedándoles el acceso a su dinero en cuentas norteamericanas.

Para los que viven en el Sur de la Florida, el “problema de Venezuela” se está pareciendo al “problema de Cuba”. De nuevo tenemos a un dictador de izquierda que se niega a abandonar el poder mientras miles de personas huyen al extranjero. Bajo las sanciones norteamericanas, la economía empeora mientras el pueblo sufre y el dictador culpa a Estados Unidos de todos los problemas del país. Esa fue la situación en Cuba por más de 50 años.

Trump tiene razón en sancionar a Maduro, pero debe ganarse el respaldo de los vecinos de Venezuela. Podría ser la próxima prueba diplomática para nuestro presidente.

Y Maduro ha aprovechado los comentarios de Trump para realizar protestas “antiimperialistas”.

Ramón Muchacho, el alcalde opositor del distrito caraqueño de Chacao, que huyó a Miami bajo amenaza de arresto por el gobierno de Maduro, dijo a la Junta Editorial en vísperas de la visita de Pence que una intervención militar en Venezuela podría ser necesaria.

“Solos no podemos no podemos recuperar la democracia; necesitamos ayuda”, afirmó.

Más de 120 venezolanos han muerto en las manifestaciones desde abril, mientras la economía se precipita más hacia una recesión y continúa la escasez de alimentos y medicinas.

Las sanciones podrían contemplar la prohibición de cualquier transacción en dólares de la deuda venezolana, una recomendación local para estrechar el cerco financiero contra Maduro.

El senador por la Florida Marco Rubio, que conoce bien la situación cubana, guía a Trump en el problema venezolano. Usar el conocimiento de Rubio ha sido un paso inteligente de Trump. El gobierno debe dar tiempo a las sanciones económicas para que funcionen. Este país no necesita otro conflicto militar.

 

Link http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/en-nuestra-opinion/article169195332.html

¿Qué opinas?
Cargando...