Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Una Solitaria Cannabis en una Jardinera de la Plaza Juárez

A Escasos Metros del Congreso, Crece Escondida Entre Truenos y Prejuicios

Miren -descubre el comerciante apartando las ramas de los truenos que le ocultan.

Sí parece, inconfundibles los cinco folíolos lanceolados de la hoja popularizada en camisetas, dijes, aretes y otros adornos que se venden en tianguis y negocios establecidos y portan hombres y mujeres en Tlaxcala, México y el mundo entero.

Mide apenas una cuarta la plantita llamada ganjika en el sánscrito muerto de Los Vedas, usada con fines religiosos y medicinales por chamanes de toda Asia desde los orígenes de la civilización, documentada por Herodoto sobre fuentes escitas y asirias, aludida por Shakespeare en sus sonetos de amor 27 (journey in my head) y 73 (noted weed) y clasificada en 1753 por Linneo como cannabis sativa.

Según Wikipedia, la planta originada en los Himalaya fue prohibida desde principios del siglo pasado primero en Columbia, y luego -cuando el barato cáñamo puso en riesgo los negocios madereros y de fibras sintéticas como el nylon de los Mellon, Hearst y DuPont, los más ricos del Estados Unidos de entonces- también en el resto del mundo.

Hasta esta mañana crecía ahí, escondida en un macetero, a escasos metros del Palacio Legislativo de Tlaxcala.

Debe ser porque la estilizada plantita es una proscrita, que carga tantos nombres a cuestas.

Solamente en español, la web contiene una treintena de apodos de la cannabis, entre los cuales: mariguana, marihuana, hierba, bareta, cáñamo, mota, Juana, Juanita, Marijuana, mora, nena, soñadora, Rosa María, morisqueta, shora, María, Maripepa, Tirsa, pajuela, epazote, castaño, cañamón, cáñamo, Enea, femela de la Alcarria, grifa, hachís, kif, rondillo.

Según la ONU, la cannabis es en la actualidad la tercera droga más utilizada, después del caribeño tabaco y el universal alcohol. Un reporte reciente indica que poco más de la mitad de los estadunidenses (51%), admitieron haberla fumado al menos una vez en su vida, uno de cada 8 (12.4%) al menos una vez en el último año y uno de cada 14 (7.3%) al menos una vez en el lapso del último mes.

A la vuelta de un siglo, varios países del mundo han puesto en cuestión la prohibición de la cannabis, y aunque lentamente, merced a sus propiedades terapéuticas y recreativas, ha recuperado en parte su antigua respetabilidad.

¿Qué opinas?
Cargando...