Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Un Poco de Estrés es Bueno

98

En la actualidad se habla mucho del problema del estrés, que tiene como resultado múltiples consecuencias negativas en los diversos grupos sociales donde nos desenvolvemos como el trabajo, escuela y familia, pero principalmente en nuestra salud. Poco se habla sobre los beneficios que aporta el estrés moderado. Hay que recordar que el estrés ocasiona la liberación de las hormonas de adrenalina y el cortisol que en ciertas cantidades mejora la memoria y el aprendizaje, pero cuando es menor o mayor la cantidad y permanencia en el organismo obstaculiza nuestro desarrollo personal.

Para explicarlo de manera más precisa utilizaremos la curva de Yerkes-Dodson en honor a dos investigadores que encontraron que dicha curva describía la relación entre activación y aprendizaje de hábitos (Yerkes y Dodson 1908). En dicha curva se maneja los niveles bajo, moderado y alto de niveles de estrés. Daniel Goleman en su libro el cerebro y la inteligencia emocional nos explica que en dicha curva se Indica que el aburrimiento y la desvinculación activan una cantidad excesivamente pequeña de las hormonas del estrés, por lo tanto, a la persona le aburre su cometido, no se siente inspirado y carecen de interés, limitándose a hacer lo mínimo. Al pasar del aburrimiento a la zona óptima de rendimiento, el cerebro segrega un mayor cantidad de hormonas del estrés y entramos en la franja del <<estrés bueno>>, donde se reactiva el rendimiento, centremos la atención y nos lleve a dar lo mejor de nosotros mismos. El estrés bueno, genera la vinculación, el entusiasmo y la motivación.

Cuando las exigencias son tantas que no podemos manejarlas, cuando tenemos demasiado que hacer y nos falta tiempo y apoyo, entramos en una zona de estrés malo. Hay un punto donde el cerebro produce demasiadas hormonas del estrés, que empieza a afectar a nuestra capacidad de trabajar bien, de innovar, de escuchar, de hacer planes de modo eficaz. Los niveles excesivos de las hormonas de estrés durante periodos demasiado prolongados alteran y provocan desequilibrios de los sistemas inmunitario y nervioso, de modo que somos más propensos a sufrir enfermedades y nos cuesta pensar con claridad, el ritmo cardiaco se transforma y dormimos mal. Cuando estamos sobre cargados reaccionamos en forma rígida, inflexible, no logramos concentrarnos, nos distraemos con facilidad, no podemos adaptarnos a nuevas situaciones. Nuestra capacidad de aprender es muy vulnerable, puede reducirse hasta un 50%, llegando a desconectar redes neuronales existentes y en algunos casos sufrir graves pérdidas de memoria. Se puede producir un incremento de grasa abdominal y aumento a la resistencia a la insulina, el cuerpo se vuelve más propenso a la diabetes, las cardiopatías y las obstrucciones arteriales.

Por tanto, el punto ideal es lograr la autorregulación de la cantidad de hormonas del estrés al servicio de nuestro mejor rendimiento, dándonos la oportunidad de maximizar nuestra capacidad y generar una sensación de felicidad derivada de la actividad que estamos realizando.

Goleman nos dice que tenemos que darnos cuenta nosotros mismos cuando salimos de la zona de estrés positiva, para ello hay que prestar atención a varios indicadores; disminución del rendimiento, perdida de la atención, la falta de concentración o aburrimiento. Para ello nos ofrece una estrategia; practicar habitualmente métodos de mejoras de concentración, la regla fundamental es dirigir la atención a un solo objetivo (A), siempre que la mente se distraiga hacia los asuntos B, C y D, al darnos cuenta, debemos hacer volver el pensamiento al objetivo (A). Cada vez que redirijamos la mente distraída hacia un estado de atención, ejercitaremos la musculatura de la concentración.

¿Cuánto estrés es demasiado para una persona?

Mark A. Gluck en su libro “Aprendizaje y memoria del cerebro” cita que cada individuo parece tener un límite distinto, pues todos conocemos personas a quien le sienta bien estar bajo mucha presión y algunos otros se desmoronan con muy poca.

Cada persona debe aprender cuánto es demasiado para luego tratar de permanecer dentro de esos límites. Mark nos dice que hagamos una lista de las cosas que te molestan y luego busca la manera de cambiar una o dos de ellas. Algunos métodos para reducir el estrés (meditación, Yoga, ejercicio, oración) pueden ser de utilidad pues son técnicas que ofrecen un beneficio de salud mental, por tanto, te invito a que puedas iniciar a ser más consciente de lo que sientes y al hacerlo podrás realizar cambios en tu vida en cuanto al estrés se refiere.

Mi correo para algún comentario fedaav@hotmail.com

- Publicidad -
Comentarios
Cargando...