Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Un Buen Gobierno

70
El pasado lunes 13 de febrero, el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez afirmó que “el Gobierno juega un papel relevante en la escena pública, pero no puede ser la escena pública misma; la escena pública somos todos. Construir y crecer juntos es un planteamiento que refleja una actitud política, pero también una disposición de políticas”, esto durante el inicio de los foro para “Construir y Crecer Juntos”, cuyo objetivo es integrar el Plan Estatal de Desarrollo.

No cabe duda que al igual que cualquier otro gobierno, sea del nivel que sea, las intenciones de Mena Rodríguez son las de conformar un gobierno exitoso en el corto tiempo que durará su gestión. Y al menos de palabra pretende impulsar la participación de la ciudadanía en la conformación del mismo.

Ahora bien, para alcanzar la gobernanza moderna que esbozo durante su toma de posesión se requiere que se cumplan los requisitos que apunta la socióloga alemana Renate Mayntz. Exigencias que no se pueden ni deben soslayar si en verdad se pretende alcanzar un buen gobierno como producto de la gobernanza.

En este sentido, hace poco menos de un lustro la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (UNESCAP) señalaba que la participación mujeres y hombres es el punto clave de un buen gobierno. Misma que puede ser directa o bien a través de intermediarios, instituciones o representantes legítimos. La participación necesita estar informada y bien organizada, esto significa libertad de expresión, por una parte, y por otra, una sociedad civil organizada.

Adicionalmente, el buen gobierno necesita que su marco legal sea justo y que se imponga de forma imparcial. También “requiere una protección total de los derechos humanos, particularmente aquellos de la minoría. La imposición imparcial de la ley requiere de un poder judicial independiente e imparcial y de una fuerza política incorruptible”.

Una de las bases de un buen gobierno es la transparencia, la cual se refiere a que las decisiones que se llevan a cabo se realicen de forma tal que sigan las leyes establecidas y las normas. “También significa que la información estará disponible para cualquier persona afectada por esas decisiones y su implementación. Se refiere también a que se facilite la suficiente información y que esta sea fácilmente comprensible”.

La UNESCAP señala que para que exista gobernabilidad es preciso el consenso. “Hay muchos actores y por lo tanto muchos puntos de vista. El buen gobierno requiere mediación entre los diferentes intereses de la sociedad para alcanzar un amplio consenso en lo que concierne a los mayores intereses del conjunto de la comunidad y establecer cómo se puede llegar a realizarlos.

“También requiere una perspectiva amplia y a largo término sobre las necesidades para el desarrollo humano sostenible y sobre cómo alcanzar los objetivos de este desarrollo. Esto sólo se puede conseguir con la comprensión y entendimiento de la historia, la cultura y los contextos sociales de una sociedad o comunidad concreta”.

Un tema que requiere mucha atención es el de la igualdad y equidad, porque “una sociedad de bienestar depende de si asegura que todos sus miembros sienten que forman parte de la misma y no se sienten excluidos de la inercia mayoritaria de su sociedad. Para ello se necesita que todos los grupos, pero especialmente los más vulnerables, tengan las oportunidades para mejorar o mantener su situación de bienestar”.

Cuatro años y ocho meses parece poco tiempo para lograr la anhelada gobernanza y el buen gobierno, tarea difícil de llevar a cabo en su totalidad. Pocos países y sociedades han llegado a conseguir un buen gobierno como tal. Aun así, para asegurar un desarrollo sostenible y “… tener una sociedad más exitosa”, como lo aseguró el gobernador, habrá de trabajar coordinadamente, sociedad y gobierno, a pasos acelerados y constantes.

Recuerden que: “Un buen gobierno es aquel donde buenas leyes hacen felices a buenos ciudadanos”. José Joaquín de Olmedo.

- Publicidad -
Comentarios
Cargando...