Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Sociedad y Valores

96

La educación está adquiriendo una importancia cada vez mayor; nadie duda hoy de que es el elemento clave para combatir la pobreza, aumentar la productividad y formar personas autónomas y ciudadanos honestos y responsables. La educación es, o puede llegar a ser, la tarea humanizadora por excelencia, el medio por el que cada persona se plantee y alcance su plenitud.

La educación de los hijos supera con mucho la tarea de la escuela. Enviar a los niños recibir clase no significa que los padres renuncien a su formación, por el contrario, es sumarse a un proyecto de vida que ha de construirse, al menos, en una docena de años.

Pensar en la tarea educativa hace referencia al dinamismo de planificar la vida, de realizarse asumiendo la propia existencia y la convivencia con los demás, donde se recibe y se aporta, donde se aprenden y se viven valores. Se trata de ir más allá de conceptos, conocimientos, calificaciones y tareas para aprender a vivir como seres humanos.

Frente a la pobreza, la violencia, el narcotráfico, la ilegalidad, la impunidad, la corrupción y la ignorancia hace falta una educación para el desarrollo, el trabajo, la justicia, la legalidad; es necesaria una educación para la paz, el diálogo y la tolerancia; asimismo, necesitamos procesos formativos para el cuidado de la salud, de la recreación y de la sana convivencia en una sociedad tan plural como la actual. Las realidades de hoy evidencian excesos y limites que tenemos que transformar con mucha inteligencia para beneficios de todos.

Es responsabilidad de los padres que sus hijos no vean los valores como una manera de ganarse un premio o de no ir a la cárcel, sino que encuentren en ellos un estilo de vida práctico y benéfico para su propio desarrollo; de esa manera será más fácil ser congruente en el hablar y en el actuar y, la transmisión de los valores se dará de manera natural y no mediante sermones, amenazas o imposición de obligaciones.

Educar en valores no es promover que en las instituciones educativas a donde acuden los niños y jóvenes, se imparta una clase específica, no es asistir a cursos y seminarios de valores, no es esperar que la escuela inculque conceptos para que sus hijos los pongan en práctica. Educar en valores es tener claro como familia qué buscan enseñar a sus hijos, no sólo a través de las palabras, sino de las acciones más sencillas y elementales.

Los padres de familia deben hacer el ejercicio de reflexionar qué les están transmitiendo a sus hijos y la forma en la que, todos, como sociedad vamos a modificar los valores en conjunto. Reflexionar en estrategias que faciliten que las personas hagan suyos los valores, entendiéndolos, utilizándolos y, por lo tanto, viviéndolos.

Recuerden que: “Los valores no son medios de transporte. No se supone que te tienen que llevar a alguna parte. Se supone que tienen que definir quién eres”. Jennifer Crusie.

Comentarios
Cargando...