Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Que Tlaxcala Otorgue Subsidio a la Gasolina

82

Tras la inconformidad de los mexicanos ante el drástico aumento al precio de los combustibles, el cual ha derivado en un aumento gradual a los precios de productos de la canasta básica, servicios y transporte público; y lo cual pese a la errónea y cínica opinión del gobierno federal, si está afectando día con día la economía familiar de la clase media, pobres y personas en extrema pobreza principalmente; mientras los gobiernos estatales se han mantenido pasivos ante tales afectaciones; donde si el gobierno de Tlaxcala tuviera voluntad podría ser el ejemplo de defensa de los derechos de sus ciudadanos con medidas como generar un subsidio a la gasolina.

Conforme pasan los días el encarecimiento de la vida en México se hace más agresivo propiciado en gran medida por el efecto de los problemas económicos internacionales, situación en que el gobierno no ha querido sufrir nada, más aún, incrementó el precio a los combustibles para que fueran los ciudadanos quienes paguemos (como siempre), los costos de los problemas financieros.

Dicha medida agresiva no muestra, sino la falta de voluntad y creatividad por parte del gobierno federal y el Congreso de la Unión para buscar alternativas ante los problemas financieros que no afectaran, o afectaran muy poco a la gran mayoría de mexicanos.

Pero optaron (como siempre) porque fueran los ciudadanos comunes quienes estemos pagando los costos de dicha problemática; para que la clase en el poder sea gubernamental, o particulares, continúen con sus privilegios.

Ante este escenario resultan una broma de mal gusto las propuestas del gobierno federal y de la Conago de disminuir salarios y bonos de gasolina a funcionarios, medida populista que obviamente no va a aminorar la escalada de precios que se está dando en todo el país.

Así como la medida del gobierno federal de pretender amarrar las manos a los empresarios para que no subieran el precio de sus productos mientras tendrían que ver como disminuían gradualmente sus ganancias al enfrentar el encarecimiento de la base de su producción que son los combustibles, y cuyos recursos únicamente van a la federación; medida que obviamente ningún empresario ha mostrado estar dispuesto a seguir.

En tanto las entidades federativas muestran una pasividad casi desesperante en la que únicamente replican las medidas populistas del gobierno federal y la Conago, y emiten discursos vanos que en nada contribuyen a paliar la escalada de precios en sus estados.

Cabe mencionar que la eliminación del subsidio a las gasolinas por parte de la federación se quiso justificar dando a entender que si no había más desarrollo y apoyos sociales era porque una gran cantidad de recursos se utilizaban para dicho subsidio, además que el precio de la gasolina a nivel internacional era mucho más elevado que en México.

Lógicamente dicha situación es imprecisa; ya que México ha contado con muchos recursos de todo tipo a diferencia de países con mejor situación económica; sin embargo éstos se han quedado en una minoría privilegiada que gobierna al país, y no llegan sino migajas a la mayoría de los mexicanos y el desarrollo ha sido extremadamente lento.

De ahí que el primer argumento no es válido por esta razón, mientras que en el caso de los países que han mantenido un precio más elevado de los combustibles, éstos tienen a ciudadanos con un mayor poder adquisitivo, es decir la gente tiene más dinero y pueden pagar sin mayores problemas el costo de los combustibles.

En México no es así porque los salarios son muy bajos y la vida muy cara; entonces aumentar el precio de los combustibles agrava ostensiblemente la situación de los mexicanos.

En el caso de las entidades federativas; los gobernadores y los congresos locales al no hacer sino replicar las medidas populistas y absurdas que ha sugerido la federación para hacer ver como que  se solidarizan con los efectos negativos; pero en realidad convierte a los gobiernos locales en meros espectadores de los abusos contra sus ciudadanos.

¡A grandes problemas, grandes soluciones! En esta reflexión no son medidas populistas lo que va aminorar el problema de encarecimiento de la vida de los ciudadanos; sino medidas contundentes que de verdad sean en defensa de los derechos ciudadanos.

Es así que por ejemplo, el subsidio a la gasolina por parte de Tlaxcala; podría ser una alternativa para frenar la escalada de precios que se está dando; y lo cual beneficiaría realmente a los tlaxcaltecas, y no la simulación de que le van a recortar bonos de gasolina a los funcionarios, eso es bueno, pero no soluciona en nada la problemática que enfrentamos.

Sólo por mencionar un ejemplo de que esta medida no es contradictoria, o arrebatada.

Entre el 2005 y el 2010 con un presupuesto de aproximadamente seis mil millones de pesos en el primer año, y el cual fue incrementándose en los siguientes años, se lograron hacer hospitales, grandes vías de comunicación como carreteras federales, escuelas, universidades, una cantidad considerable de obra pública, entre otros logros.

Pero en el sexenio pasado inmediato de 2011 a 2016 con el gobierno priista de Mariano González con aproximadamente el doble de recursos en su primer año de gobierno; no hubo avance en dichos rubros más allá de banquetas y drenajes en obra pública y hubo un retroceso en varios sectores, y disminución drástica de inversiones prácticamente en todo este sexenio.

A dónde fue a parar el recurso que no se ocupó para la creación de hospitales, universidades, equipo maquinaria, etc., etc. No lo sabemos; pero los diputados afines al gobierno de Zarur se encargaron de perdonar el desvío y falta de comprobación de alrededor de mil quinientos millones de pesos por cada uno de estos años.

Es decir, si sólo parte de estos recursos millonarios se destinaran a crear un subsidio estatal de la gasolina, Tlaxcala podría hacer frente a los gasolinazos de la federación sin mayor problema.

En el gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez aún no hay claridad sobre su plan estatal de desarrollo; no sabemos si en este gobierno también priista como el anterior, si se va a crear infraestructura de salud y educación, así como obras importantes como importantes vías de comunicación y se reactiven las inversiones y la política social; ya que si se sigue pensando en dar continuidad al anterior gobierno; esto significa que no habrá nada de esto, y entonces habrá un enorme recurso que sin problema podría pagar un subsidio a los combustibles.

La medida de un subsidio estatal a los combustibles parece descabellada según el argumento de la federación de que el subsidio a la gasolina y a otros combustibles, ha impedido la generación de desarrollo; pero no lo es; ya que si en Tlaxcala de cualquier forma los gobierno priistas no se han caracterizado por esto, y los recursos no se sabe dónde quedan; si estos en lugar de desviarse a campañas políticas, o a los bolsillos de gobernantes y particulares privilegiados, la medida parece viable.

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...