Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

“O nos Escuchan o nos Escuchan: Anuncia Abogado Frente vs Inseguridad

46

Croniquilla Desesperante de una Rueda de Prensa con una Víctima de Robos y Amenazas

“Hasta que no te sucede no lo crees”, reflexiona Eliott Márquez.

Dice que a él le está sucediendo. En diciembre robaron su casa y en días pasado su camioneta estacionada afuera de su casa (un vidrio roto). Para colmo están las llamadas anónimas.

Sus credenciales son buenas. Fue colaborador de primer nivel de un gobernador de Tlaxcala y delegado federal entre otros cargos públicos, siempre del lado del PRI. Se graduó y posgraduó (no en la facultad de Derecho de la UAT, como la mayor parte de los abogados locales, sino en la Universidad de Minessotta). Habla con orden lógico y soltura, sin excesos retóricos, e inteligencia.

“Vengo a hacer una denuncia pública por la inseguridad que hay en Apizaco. Vayan y pregunten a los ciudadanos, los asaltos están a la orden del día” –reta el apizaquense binacional.

Escuchamos y preguntamos Miguel Hernández del semanario El Regional, Virgilio Osorio de Mundo de Tlaxcala, la señora Ángeles de la revista Ipatzi y los de Código. Llegan y se van los directores de Gentetlx y El Observador Tlaxcalteca, Edgardo Cabrera y Abraham Acosta, y el reportero de e-consulta Gerardo Santillán.

-¿Qué le dicen por teléfono? –pregunta un colega.

-Que me cuide.

Otro: “¿A qué atribuye las amenazas?”.

-A mis reclamos porque no se investigan los robos que he sufrido ni las llamadas.

Para romper la tensión inicial de la rueda del portal muestro a Eliott la cabeza del Síntesis del lunes. “Tlaxcala es el segundo estado más seguro del país, son cifras oficiales. ¿O habría que decir: el segundo menos inseguro?”, pico.

La vista fija en la cabeza del diario: “Eso es mentira”, devuelve con displicencia el ex jefe de ayudantes de Tulio Hernández. Lamenta que en su caso las autoridades locales han reaccionado con una pasividad que describe “desalentadora” en la mesa del Bunte.

“Tuve que hacer 6 copias de mi credencial de elector, ¿dime, para qué necesitan 6 copias, dime?”, desespera. Narra un viacrucis en la Procuraduría de Tlaxcala, y al cabo, la promesa de un empleado de que informaría a los policías sobre su caso.

“Les pregunté por qué no me tomaron la declaración los propios policías que investigarán los robos y amenazas en mi contra. No supieron qué decir”, cuestiona.

“¿Como en Estados Unidos?” -sugiero a sabiendas de que vivió dieciséis años en el país de nunca jamás.

“¡Pues sí! Es lo más lógico”, responde.

Agrega que los policías municipales de Apizaco no son vecinos de la ciudad rielera. “Por mi experiencia puedo decir que ni conocen las calles; al parecer los trajeron de otros municipios y estados de la república”.

“Cuando un sospechoso huye, allá, su foto es boletinada a todos los medios; pero aquí la esconden con el argumento de que entorpecería la investigación, ¿cómo la ve?” –atizo para ver qué.

“Por lo mal que funcionan la policía ministerial y el ministerio público, pareciera que se encubre a los delincuentes”, coincide.

Advierte: “En Tlaxcala va a haber un levantamiento si la situación sigue así”. Refiere el caso de Papalotla a modo de indicio.

“Hay un gran descontento social, pero la gente tiene miedo y no lo dice”, opina.

Eliott Márquez quiere evitar esa posibilidad y hará algo.

Por lo pronto, está convocando a la formación de un frente de Ciudadanos. Quiere organizar foros donde se hable abiertamente del problema de la seguridad pública en uno de los estados menos inseguros de México.

Ha propuesto un nombre: Frente Único de Ciudadanos de Tlaxcala.

Ofrece Eliott un teléfono (241 417 20 92) y un correo electrónico (condor953@gmail.com).

“O nos escuchan o nos escuchan”, terquea.

“Hago un llamado a todos los que hemos sido víctimas de un delito en Tlaxcala para que nos pongamos en contacto”, ofrece sus servicios el abogado.

La charla languidece y los reporteros tenemos que subir notas, así que a poco nos despedimos. De regreso a la compu me pregunté cómo titularía esta nota sobre la denuncia (¿paranoica) de Eliott.

¿Qué opinas?
Cargando...