Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

¿Negrito de Arroz?

109

Quieren más pan. (e-tlaxcala.mx)

Ahora resulta que tras quedar apaleado durante la pasada elección Valentín, el hermano menor y entenado, en el distrito del municipio que cogobiernan, y asimismo desplumada su gallina para Gobernador, el opaco diputado Ángelo Gutiérrez todavía quiere dirigir al PAN de Tlaxcala.

¿Su mérito visible? Haber sido designado por su partido (esto es, por la senadora de primera minoría) en los principales cargos del Congreso local. Para alcanzar la meta de presidir al PAN cuenta Ángelo con Adriana Dávila, quien tampoco sabe subsistir fuera del presupuesto y buscaría a través de su “nuevo gutierritos” (así le dicen desde ahora) mantener el control sobre un pequeño grupo de familias que a su vez monopoliza el botín de candidaturas azules.

Nos dicen que la base social de Dávila se sustenta en no más de 150 familias totalmente cerradas al ingreso de nuevos panistas competidores, pues ven al PAN como una provechosa co-propiedad entre consanguíneos. “Se dan casos de familias con 50 o más votos, a veces hasta el doble”, explicó una fuente al estimar el peso de dicho voto familiar en un padrón de menos de 6 mil militantes locales.

Ambos, la codiciosa Dávila y el infumable Gutiérrez deben sus carreras a la familia Calderón Zavala, la cual a falta de simpatizantes en Tlaxcala los sacó del anonimato siendo presidente de México Felipe -por sus pistolas hizo diputada pluri a la primera y delegado federal al segundo. Empero no la tiene fácil la esposa de Felipe al buscar la grande; ni tampoco Dávila en lo que parece su cuarto intento de ganar, acaso en 2021, por fin una elección constitucional. Si bien la apizaquense irrumpió en la arena gracias a la vía pluri -al igual que Margarita, quien ronda ya treinta años en cargos públicos sin ganar jamás una elección constitucional-, desde entonces cada vez que fue a las urnas perdió, igual como aspirante a gobernadora en 2010 y 2016 que en la senatorial de 2012 (llegó a la cámara alta por primera minoría como dijimos).

¿Será Ángelo la solución a las ambiciones sin piso de Dávila? Es difícil de creer. Más factible se antoja que Gutiérrez conduciría al PAN, siendo su presidente, al abismo anterior a Héctor Ortiz. Para muestra el botón del Congreso local, donde su imposición como coordinador parlamentario merced a los oficios de la ex candidata acabó por partir en dos y tres pedazos a la bancada.

Ángelo Gutiérrez sería un negrito en el arroz de la indispensable unidad partidista que urge tanto a los panistas. Para el caso haría mejor la senadora apostando a la reelección de Carlos Carreón. Al menos el actual presidente no adolece de la truculencia exhibida por aquél…

¿Por qué será que los políticos mexicanos rara vez dan un paso al lado, aunque hayan perdido tantas veces? Una respuesta la ofreció el esposo de Hillary, Bill, cuando la senadora por Tlaxcala era una apenas una niña:

“It’s the economy, stupid!”.

COHETERÍA

vve233Gober de Puebla tapizó el país con publicidad local. (elinsurgente.mx)

MORENO SE VICTIMIZA ¿Alguien vio los espectaculares y las mantas que mandó poner Moreno Valle muy lejos del estado que gobierna, hasta la CDMX y más allá? Creo que todos, directamente o en fotos o pantalla.

A los que dicen que Moreno no violó las leyes que el INE y sus creaturas estatales juraron hacer cumplir (pero en realidad aplican al más puro estilo de San Pedro de los Saguaros), hay que preguntarles qué carajos puede importar a los defeños los supuestos logros del actual gobierno de Puebla. Y recordar a los panistas en general que así como Yunes, el ex monaguillo y discípulo del cuestionado arzobispo Norberto Rivera saltó del caballo PRI al PAN solamente porque el partido de sus amores le regateó la candidatura (así que no se vale el desgarrón de vestiduras).

Consuelo para el PRD: también el PAN está siendo refundado por priístas enojados con el PRI porque el expartidazo no quiso postularlos. Nomás por eso, que conste.

ANTIFEMINISTA Uno tiene derecho a inconformarse contra cierta forma de feminismo demagógico que ganó vuelo y ahora contamina toda comunicación con su retórica infumable de “las y los”, hasta amenazar seriamente con provocar una involución de la inteligencia humana. Digo lo último con toda formalidad, convencido de que lo que decimos y pensamos nos hace ser lo que somos tanto como lo que hacemos.

wefwefSigue siendo un enigma. (laparadadigital.com)

ENIGMA AMLO Primero se subió a la ola regionalista al definir al ex tirano isleño Fidel Castro como “un gigante del siglo xx”. Ahora declaró que apoyaría hasta al presidente Peña Nieto si fuese necesario defender a mexicanos. Lo segundo pasa: querría aprovechar al anti-trumpismo que cumple más de un año en los medios, impulsado desde la cancillería y la Segob, para mostrase conciliador en caso necesario. Lo que no se entiende es lo primero.

¿De veras creerá este ex profesor de la UNAM que un régimen como el de los hermanos Castro hubiera sido mejor para México de lo que fue su ex partido, el PRI?

REBAUTIZO El oscuro propósito que hizo coincidir a PRD con MORENA: poner más límites a la prensa en el peor país para hacer periodismo, coloca sobre la mesa el tema de la naturaleza y función de éste en las democracias -y también en las que aspiran interminablemente a serlo, como México, donde los dueños del micrófono no escuchan más voz que las suyas. De verdad no estoy seguro del aprecio de AMLO por las libertades y derechos ajenos; pero quiero insistir en que el PRD lleva la palabra en sus siglas y por congruencia debería honrar el ideal democrático (para empezar no confundiendo el concepto grecolatino con las totalitarias ex Repúblicas Democráticas del imperio soviético). No se vale, por el bien de todos, vaciar un concepto vivo y siempre a prueba, imperfecto aunque “el menos peor” e ideado más de mil años antes de existir los mexicanos. No se vale redefinirlo “a la mexicana”. No tenemos antecedentes propios para emprender semejante tarea. Si no hay democracia en nuestra historia patria y se desea construir una, lo lógico es aprender de las tradiciones democráticas más exitosas y beneficiosas para los ciudadanos.

Otra opción es rebautizar al partido.

¿Qué tal PERDERÉ? Estas siglas están muy posicionadas en redes y entre la clase política en general…

Desfile del pasado 16 de septiembre en zócalo de CDMX. (phpbb-sandbox.yolol.net)

DEL MILITARISMO Los genocidios militaristas contra sus propios pueblos acometidos por los ejércitos tornados gobierno de los generales Pinochet y Videla son de sobra conocidos. Violaciones generalizadas de mujeres, torturas a muerte con métodos copiados del nazismo, acciones sicóticas sin freno como arrojar chilenos y argentinos desde aviones al mar o cortar las manos al músico poeta Nicanor Parra para evitar que tañera la guitarra… Son hechos. Hechos duros. Anécdotas mínimas entre mares de maldad. Todo el cono sur fue escenario de esa barbarie inadmisible ejercida por militares erigidos en gobernantes. Sus conductas gubernativas revelaron la falacia de sus siempre encendidas retóricas sobre honor y valentía.

¿Sirvió tal rigor despótico e ilegal de los regímenes militares anticomunistas para algo -tal vez al largo plazo como presupusieron los militaristas de entonces y de ahora? No está para nada claro. Descontado el progreso general de la humanidad, ninguna de ambas naciones pudo avanzar gran cosa durante las dictaduras militares. Diría que ahora son más mediocres. Las que una vez fueron prometedoras sociedades quedaron al cabo resquebrajadas, moralmente rotas, con los intelectuales disgregados en el exilio mientras los uniformados imponían el reinado de su opacidad y barbarie, y coronando tanto odio contra la vida y la libertad ajenas, la cultura y la prensa sometidas y anuladas, aniquiladas la verdad, los ideales, la igualdad ante la ley y todo lo que hoy en día entendemos por civilización.

No, no avanzaron tanto Chile y Argentina como para sustentar la justificación darwinista de tantos crímenes por parte de criminales uniformados -seudo salvadores de la patria que terminaron perseguidos por la justicia internacional debido a sus acciones viles, cobardes y deshonrosas. Al respecto, cabe aquí una glosa al militarismo en boga.

Digo que deberíamos reflexionar acerca del amor por los uniformes militares que compartieron los peores tiranos del siglo xx, dictadores y simples aspirantes a serlo. No parece casual hallar entre los apasionados al medallero pechero y las telas verdeolivo a sujetos como el caníbal Amín y el dogmático Mao, los caciques isleños Castro Ruz y los atómicos Sung padre e hijo, el sanguinario Stalin y el psicótico Hitler, el ultrarreligioso Franco y el megalómano Kadafi, por mencionar algunos de los peorcitos. A todos les encantaron los uniformes militares, hablaban sin cesar de honor y valentía, y sobre todo, con fervor cuasi religioso de su propósito de salvar constantemente a la Patria de cualquier peligro real o imaginario. Todo patriotismo entraña una dosis sustanciosa de paranoia, ese instinto básico de supervivencia. Pero convertir la paranoia en virtud política implica un grave, gravísimo riesgo.

No, el modelo de la vida militar no es una opción para ninguna patria civilizada entendida como asamblea cordial de fratrias o familias de personas libres que dirimen sus diferencias acordando, y cuando esto no es posible mediante arbitrio de leyes y tribunales.

No, las instituciones ni el gobierno son estratégicamente más importantes que las personas de carne y hueso, ni mucho menos las fuerzas armadas, para hacer sociedades creativas y competentes.

No y no: porque la guerra se ha vuelto básicamente una tontería, pues hoy puede conducir a la extinción prematura y porque la historia moderna ha confirmado hasta la saciedad que las sociedades libres gobernadas por civiles básicamente pacíficos son ampliamente superiores a cualquier despotismo.

La democracia es ciertamente imperfecta, como todo lo humano, mas no hay por cierto mucho de donde escoger. “Es el peor sistema inventado por el hombre, con excepción de todos los demás”, reivindicó Churchill. Su tesis sigue siendo válida en pleno siglo xxi.

05 Derribo de un árbol en Le Diable de Bresson. CapturaDerribo de un árbol en Le Diable de Bresson. Captura

DESHUMANIZACIÓN Tuve que parar el reproductor tras las primeras secuencias de Le Diable probablemente (Bresson, 1977), una peli filmada en París que describe la revelación a Charles(Antoine Monnier) del instinto de autodestrucción. Sentí lo que sabía ya: el mundo de la especie humana prácticamente ha desaparecido. Salvo los domésticos, los grandes mamíferos están irremediablemente perdidos. Sólo podrán verlos los bisnietos apresados en las prisiones exhibicionistas llamadas zoológicos. Venados sin bosques, osos sin territorio, miles o millones de especies sin selvas. La plaga homo sapiens ronda ya, gracias a los avances de la medicina y la calidad de la alimentación, a pesar de hambrunas y las tragedias habituales, los 7 mil 433 millones de individuos. Era de unos mil millones en 1800, habiendo alcanzado esta cifra tras 10 mil años desde que se hizo sedente. Lo escalofriante es que en los dos últimos siglos nos septuplicamos, esto es: la población de nuestra especie creció 7.4 veces en un 46avo del tiempo que le llevó sumar mil millones.

Nuestra vida como la conocieron el erectus, el neandertal y el sapiens es cosa del pasado. Está en vías de extinción y a casi ninguno de los interesados con voz y voto parece preocuparle. Al contrario: el tren de vida de las sociedades exige más y más apariencia y consumo. Atrapado en el vicioso círculo infernal del Yo, nuestra especie parece haber elegido (es un decir) el abismo. Por alguna razón la naturaleza de la vida animal irrita tanto a tantos. La película ilustra la masacre de elefantes en Kenia con una cifra anual escalofriante: 40 mil. Creo firmemente que estamos ante un tipo de la misma maldad absoluta de los totalitarismos y las dictaduras militares. Algún vínculo debe haber entre la inconsciencia de asesinar catedrales vivientes en vías de extinción y el desprecio hacia los humanos exhibida por el estalinismo, el franquismo, el nazismo, el fascismo, etc. Me pregunto si esa indiferencia es hoy día un anti-sentimiento generalizado, global. Una nueva cultura. Una subcultura depredadora, propia de una plaga.

Toda cultura (o subcultura) debe tener asideros que la hagan creíble y aceptable. Uno de la nuestra podría ser el pánico aséptico derivado del paso de la vida rural a la urbana. De pronto la boñiga de las vacas y el olor de las ovejas tornó en algo no sólo repugnante, sino inadmisible. Paralelamente beber de los arroyos, acequias y ríos dejó de ser opción, y con el agua embotellada se nos fue olvidando el sabor natural del agua dulce aderezada con sales y minerales. Y así todo, sin sentirlo casi. Casi: muchos de los hombres más cultos, informados e inteligentes de nuestro tiempo creen que no hay esperanza; aunque numerosos más perseveran en un optimismo que suena retórico a la vista de nuevas evidencias del desastre.

¿Dónde aprendimos que podríamos vivir sin la naturaleza de donde provenimos? ¿Es factible dejar atrás la boñiga y el olor de vacas y ovejas, sin consecuencias? ¿De veras es una opción reconstruir nuestro hábitat lejos del planeta Tierra –y por ello resulta aceptable dar la puntilla a tigres y jaguares, ballenas, tiburones y focas, manglares y glaciares, mares, lagos, ríos y mantos subterráneos? Acepto que podríamos ser felices en una cápsula inodora, respirando aire insípido -sin olores fétidos ni perfumes de flores vivas. ¿Mas cómo vivir sin recuerdos de zenzontles ni águilas ni coyotes ni zorros ni lobos ni víboras de cascabel en libertad? ¿Qué entenderán los bisnietos al leer en bibliotecas de cristal sobre los animales de las fábulas y los cuentos infantiles? ¿Serán más felices –justificación de la posmodernidad aséptica- viviendo así, avergonzados de las excrecencias del cuerpo animal que cohabita con nuestra mente, de lo que fuimos al aire libre, bajo los rayos del sol, jugando con tierra mientras cantaban las chicharras?

Aparte el obispo Malthus, tenemos como especie un grave problema con la población.

Y todavía hay quienes insisten en convertirse a sangre y fuego en “ganadores” de una vida en vía franca de extinción -desastre al que los del podio han contribuido notablemente, enceguecidos por los espejismos del poder y el dinero que tanto bien hacen a algunos egos.

Yos atribulados que ambicionan, sobre todas las cosas, predominar a la mala sobre otros congéneres.

- Publicidad -
Comentarios
Cargando...