Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Marchan de Blanco en Tlaxcala, Contra Violencia e Inseguridad

24

Croniquilla de un Cuestionamiento a las Autoridades Locales

“¡Tlaxcala quiere paz, Tlaxcala quiere paz, Tlaxcala quiere paz!”

“¡No más violencia, no más violencia, no más violencia!”

Aún pocos, apenas medio centenar de vecinos de la unidad habitacional UAT.

Tocados todos con una prenda blanca.

Preocupados por el raro afán de las autoridades locales de minimizar la ola de violencia que afecta a la entidad.

Y cómo no, si la procuradora dice que no hay crimen organizado aunque en el asesinato del taquero participaron al menos 6 criminales.

Y cómo no, si Alicia Fragoso simplemente ignoró el doble homicidio de Nadia y su bebé durante la rueda de prensa dada en las instalaciones de la PGJE, apenas ayer.

Y cómo no, si según la procuradora Fragoso la principal preocupación del gobernador González es su imagen como gobernante, y por eso se han propuesto “demostrar que en Tlaxcala no hay crimen organizado”.

La marcha arrancó en la colonia donde Nadia y su bebé fueron secuestrados. Caminaron a todo lo largo la calle Galeana, en dirección al Zócalo en la calurosa tarde de este lunes.

Conscientes de la necesidad de estar todos unidos, exhortaron a los transeúntes y los vecinos que se asomaban a las ventanas y puertas de sus casas a sumarse a la manifestación.

“¿No hay delincuencia organizada en Tlaxcala?, ¿y la trata de blancas?”

“Tlaxcala, ¿avanza?” –cuestionaron.

En la Guridi y Alcocer, por fin, algunos motociclistas de la policía escoltaron a los dolorosos vecinos de Nadia, puros jóvenes y adultos, sin niños esta vez.

Enojo y miedo transpiran los manifestantes de la U.H. UAT.

“Estar rodeado de tantos policías no me hace sentir más seguro”

“¿Cuánta sangre necesitas para darte cuenta de que estamos mal?”

Caminaron la calle Xicothéncatl, ante la academia de policía, y torcieron en la Lardizábal.

“Porque no podemos heredar un México con violencia” –justificaba uno de los carteles.

“¿Sabías que el 20% de los niños del sur del estado sueñan con ser padrotes?” –otro.

Doblaron en la 20, y de nuevo en la Diego Muñoz Camargo, y de aquí enfilaron hacia el zócalo.

“¡Bien, chavos, bien chavos!” –los alentaron los que los vieron pasar.

“A todos nos afecta que haya inseguridad en Tlaxcala”, gritaron al pasar frente al portal grande.

“La muerte de nuestra amiga Nadia ya fue suficiente, ya no más, una mujer embarazada, ¿qué esperan?, ¿que les pase a ustedes?, fueron dos víctimas, ella y el bebé, ¡despierta Tlaxcala!” –razonó una mujer por altavoz.

Esta vez fueron pocos. La próxima podrían ser más. Tal vez muchos más.

Importa el simbolismo de la protesta. Primera vez que los tlaxcaltecas se manifiestan al margen de las autoridades y los partidos políticos por la paz y la seguridad.

Vestidos de blanco para combatir la sinrazón obscura, muy negra de los criminales.

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...