Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Libertad Para Comer

100

De acuerdo con el Observatorio Mexicano de Enfermedades No Transmisibles (OMENT), de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en el estado de Tlaxcala existe un registro de 9 mil 624 personas que viven con obesidad, de las cuales 7 mil 370, el 76.6 por ciento, son mujeres y 2 mil 254, el 23.4 por ciento, son hombres.

En la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición ENSANUT 2016, elaborada por esta institución en coordinación con entidades gubernamentales y de la iniciativa privada de México, se afirma que “en México el aumento de la masa grasa, que se manifiesta en exceso de peso (sobrepeso y obesidad) es el problema nutricional más frecuente en la población escolar, adolescente y adulta. El aumento en la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad (SP+O) durante las tres últimas décadas es preocupante por los efectos adversos del exceso de peso en la salud”.

Entre los resultados de la encuetas resalta que “… para los adolescentes, el exceso de peso en 2016 es de 1.4 puntos porcentuales mayor (36.3 por ciento) que el estimado en 2012 (34.9 por ciento),…” “Más aún, entre 2012 y 2016 las adolescentes aumentaron la prevalencia de sobrepeso en 2.7 puntos porcentuales, siendo esta diferencia estadísticamente significativa”.

En relación al grupo de los adultos, los resultados de la ENSANUT MC 2016 indican que 72.6 por ciento de ellos tienen sobrepeso u obesidad. Preocupa que esta prevalencia es mayor en mujeres que en hombres y es similar entre los grupos de 30 a 79 años de edad.

La ENSANUT MC 2016 también encontró que más del 60 por ciento de la población mexicana adulta considera que se alimenta de manera saludable y que es físicamente activa. “El beneficio principal de alimentarse saludablemente y de hacer actividad física que indicó la población encuestada es el sentirse bien física y emocionalmente”.

En este sentido, más del 70 por ciento de la población mexicana, se lee en los resultados de la encuesta, “reporta sentirse capaz o muy capaz de alimentarse de manera saludable, comer cinco frutas y verduras al día, tomar un vaso o menos de bebidas azucaras a la semana. No obstante, solamente un 27 por ciento se ubica en las etapas de cambio de acción y mantenimiento en relación al consumo de frutas y verduras”.

No obstante la mayoría de los mexicanos encuestados identifica claramente que el sobrepeso y la obesidad son problemas de salud graves, y que se dice estar consciente de que debe alimentarse sanamente, “… los datos contrastan con las barreras percibidas por la población para alimentarse saludablemente; con más de la mitad de la población señalando la falta de dinero para comprar frutas y verduras como impedimento, y una gran alta proporción indicando la falta de tiempo y de conocimiento para preparar alimentos saludables como obstáculo”.

Lo que hace la ENSANUT MC 2016 es ratificar lo que muchos ya sabemos, que el sobrepeso y la obesidad se han vuelto un problema de salud pública en los recientes años en este país. También en Tlaxcala. Y que a pesar de que el gobierno, en sus tres niveles, ha elaborado y puesto en práctica políticas para concientizar a la población de los beneficios de llevar una dieta saludable, los resultados de estas campañas parecen no reflejarse en la realidad.

Y es que a pesar, como se lee en las conclusiones de la multicitada encuestas, de que la población mexicana conoce los riesgos para su salud de tener sobrepeso u obesidad, es un hecho que no llevan una alimentación sana aduciendo falta de presupuesto y tiempo.

En este sentido cabe recordar que muchas enfermedades son producto de las elecciones humanas, de la conciencia, una conciencia obviamente libre. Mientras piensan que la libertad es cuestión de discurso, valor o conquista, la verdad es que la libertad es producto de la elección del cerebro, la persona decide que hacer o que dejar de hacer, en una palabra las personas están donde deciden estar.

Es decir, el sobrepeso y la obesidad por el incumplimiento dietético son producto de la libertad. Somos libres de comer lo que queramos en tanto que somos libres de llevarnos a la boca la cantidad de alimento que decidamos, porque no somos coaccionados, presionados o violentados para ingerir las calorías que cada uno decida.

Libertad es el tema en todas las condiciones humanas. Como seres humanos somos libres de hacer muchas cosas, entre ellas somos libres de fumar, de tomar alcohol y de comer lo que queramos y cuando queramos; esa es libertad. También somos libres de quejarnos y buscar culpables, nuestra libertad es la espada con la que nos defendemos o nos auto flagelamos.

El Estado podrá hacer múltiples campañas tendientes a abatir el problema del sobrepeso y la obesidad entre la población, sin embargo, los que decidimos qué sí y que no comer somos cada uno de nosotros porque gozamos de la libertad para hacerlo. Entonces creo que podemos empezar a ser más libres y menos obesos.

Recuerden que: “Nuestros cuerpos son nuestros jardines. Nuestra voluntad es nuestro jardinero”. William Shakespeare.

¿Qué opinas?
Cargando...