Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Josefina y las Quesadillas -Croniquilla Digital-

23

Zafarrancho Verbal en “El Sinaí” de Tres Marías, Huitzilac, Morelos

Josefina, su esposo Sergio Ocampo y la candidata al senado Rosi Orozco, una importante líder evangélica, se encaminaron hacia las 11 de la mañana de hoy hacia el restaurant “El Sinaí” del pueblito Tres Marías, en el municipio de Huitzilac, Morelos.

Cuentan los testigos que el arribo fue muy desorganizado. Para no variar, el equipo y los reporteros ingresaron al estilo turbamulta, pasando por encima de los perplejos comensales.

-“Que les sirvan a todos”, ordena Josefina.

En segundos su mesa luce repleta de platones y platos, quesadillas y refrescos que un mesero destapa con pericia.

De pronto, un limón cruza los aires en dirección a una de las reporteras invasoras, y termina por caer entre Vázquez Mota y su marido. Reacciona la candidata; se levanta y dirige a la mesa de donde salió el frutal misil.

-“Si no tienes control de esto… no controlas a nadie”, le espeta uno de los molestos.

Entonces interviene el dueño de El Sinaí, muy mosaico él. Corta por lo sano: sencillamente les saca tarjeta roja a la bufalada de guaruras e informadores.

-“¡Ya estuvo bueno el rato!” –masculla exasperado.

Josefina retrocede. Pide disculpas y llama a retirada. Su marido la sigue primero. Detrás va Rosa de la Garza, la más desconcertada.

Afuera, unas mujeres de mandil gritan al paso de la candidata: “¡Ni un voto al PAN!”, “¡Ni un voto al PAN!”. Salen al quite las porras amigas, acallan a las gritonas: “¡Morelos Josefina!”, “¡Morelos Josefina!”.  Así atraviesa el estacionamiento.

Pero está empeñada Vázquez Mota en comer quesadillas esta mañana. Descubre un localito cercano, y allá va, pide una. Mas no es su día este Jueves Santo. Resulta que mientras espera que se la sirvan, Isabel, la quesadillera, le expone otros reclamos:

“No hay explicación para los gasolinazos”

“Todos los corruptos, más ricos y más ricos”

Definitivamente no es el día de la candidata albiazul. Apenas atina a esgrimir: “Sí tengo palabra”, y se distrae en criticar a “los que firman compromisos y no cumplen”. Mantiene como puede la sonrisa, jura y perjura que se quiere “acercar a la gente”.

–Josefina ¿de qué manera vas a acercarte a nosotros? ¿Firmarías ante notario? Porque en Tres Marías necesitamos educación… –suelta intempestivamente una de las dos que según la crónica de Proceso– resulta llamarse Christian Nicolás.

–Hay quienes firman y no cumplen. Tú eres muy joven, pero a nosotros nos enseñaban el valor de la palabra, la palabra se respeta y se cumple –capotea la candidata, agobiada.

Empero Christian quiere más respuestas. Le habla de tú a tú, inquiere sobre educación, desempleo, falta de oportunidades y hasta sobre los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro de Tres Marías, que “se quedaron sin trabajo, sin liquidación y ahora sólo pueden trabajar con contratistas”.

-“No hemos dialogado con ellos, pero estoy dispuesta”, cede Vázquez Mota.

-“¿Diálogo nada más, sin propuestas?” –duda la joven.

-“Tenemos propuestas para que vuelva a crecer la economía, para la educación, para ustedes los jóvenes. Pero lo más importantes es verlos como ahorita, escucharlos” –intenta sacar ganancia Josefina.

Entonces mete su cuchara Rosi Orozco, reivindica trabajos del congreso en favor de víctimas de violación en tiempos de su jefa. Se le escapa un incómodo: “jovencitas como tú”, mas pocos la escuchan.

Vázquez Mota da por fin un mordisco a la quesadilla, frente a las cámaras. Ya se va la candidata, sin dejar de hablar se aleja, cuando Christian se tira a matar:

-“No me diste respuesta a mis preguntas, sólo diste vueltas y vueltas. Eres como todos los políticos, una política más”, recrimina.

En la retaguardia, la fiel porra le cubre las espaldas: “¡Morelos con Chepina!”, “¡Morelos con Chepina!”, “¡Morelos con Chepina!”, “¡Morelos con Chepina!”…

Comentarios
Cargando...