Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Focos Rojos “Aislados”

90

Algo grave ocurre en Tlaxcala, una realidad es que la escalada de violencia gana terreno cada día, mientras los flamantes funcionarios del gabinete estatal estrenan sus oficinas y abren los frascos de las mieles del poder.

En materia de seguridad, por un lado tenemos un comisionado al que solo le faltan sus medallas como chorcolatas en su lujoso uniforme y que se la pasa firmando convenios, mientras la delincuencia se roba de todo a plena luz del día y no se ven resultados en materia de prevención.

Es más, ya ni siquiera se observan las caravanas de patrullas que son como el petate del muerto, no hacen nada pero ahí están, lo mismo que los elementos de la gendarmería que no atrapan ni a un roba bolsas.

Ya van tres meses del cambio, casi llegamos a los cien días y en un recuento de los daños tenemos que lamentablemente para las familias tlaxcaltecas no se observa el trabajo de coordinación para garantizar la seguridad.

Y tenemos por ejemplo que en lo que transcurrió del mes de marzo se registraron dos explosiones de un gasoducto en la zona de Calpulalpan, donde todo el mundo sabe quienes son “huachicoleros”.

Un detalle es que mientras se elabora un Plan Estatal de Desarrollo, por el otro faltan oportunidades de empleo y extraer gasolina de un gasoducto es dinero fácil y sin trabajar.

Los riesgos son altos, y al paso que vamos no tarda en ocurrir una tragedia de grandes dimensiones como la que ocurrió hace años en San Martín Texmelucan.

Es muy clara la señal que mandan las autoridades, no les interesa frenar a los huachicoleros, que ganan terreno y cada vez más familias enteras se suman al trasiego del combustible robado.

No es temerario afirmar que hay complicidades entre los huachicoleros y las autoridades y de vez en cuando detienen a uno que otro que no forma parte de la banda.

Ya en la entrega anterior de esta columna se daban los pormenores del huachicol en nuestra tierra, es claro que se sabe donde tienen metidos sus contenedores.

Pero el huachicol no es todo, un hombre fue asesinado a las puertas de una institución bancaria, otro fue hallado muerto y esposado en tierras de labor en Tenancingo.

Dos policías fueron muertos tras emboscada fatal en Tequexquitla, un presidente de comunidad fue baleado en las puertas de su hogar en Apizaco y se debate entre la vida y la muerte.

Mientras la banda de “Los Hechiceros” asalta al tren conocido como “la Bestia” en el pueblo de Lázaro Cárdenas y está integrada por medio centenar de elementos, pero que es invisible para la CES, la gendarmería y anexas.

Cada día aumenta la perdida de vidas humanas por accidentes carreteros, los puntos de riesgo están localizados, pero ninguna autoridad federal, estatal o municipal parece importarle el asunto para poner un remedio.

Mientras un ex secretario de gobernación dijo que Tlaxcala es tiradero de cadáveres, tenemos a una sonriente secretaria del mismo cargo que no pone a trabajar a sus agentes reporteros.

La flamante funcionaria dice que son hechos aislados y se la pasa posando para la foto, mientras sigue la escalada de violencia al grado de que un alumno le intenta cortar el cuello a un catedrático en la UPTX, donde llama la atención lo dicho por el diputado J, Carmen Corona Pérez.

Comentó que “hay que cuestionar la clase de profesionistas que se forman en esa institución y que si así van a reaccionar con sus jefes cuando tengan un trabajo”, eso si es preocupante.

Pero sobre todo hay que ver que pasa sobre este ataque, porque hay antecedentes de que entre algunos integrantes del personal académico hay costumbres que en el peor de los casos acaban en asesinatos o venganzas sangrientas como la reciente.

Se suman los dos asesinatos en las calles del Pueblo Mágico de Tlaxco, donde por si no lo saben desde el año pasado se han elevado los índices delictivos que son ocultados a toda costa, pero estas muertes son muetra de lo que pasa.

Cada día los tlaxcaltecas pierden el asombro al levantarse con las noticias cada vez más escandalosas que son ni más ni menos el reflejo de lo que pasa en nuestro entorno y que ahí están las cruces de los muertos que no se pueden revivir.

Es muy preocupante que no se tomen en cuenta estos focos rojos por los delitos y el peligro real que representan ciertas actividades circunstanciales o planeadas de la delincuencia.

Cada día se registra un hecho violento donde hay sangre y balazos de por medio. Mientras quienes deberían de garantizar la seguridad de nuestras familias se la pasan en vida de ata sociedad, de estrenar ropa de marca, autos y residencias.

Ellos llegaron al poder y cumplieron un objetivo propio, por eso el cristal con el que miran a Tlaxcala es muy distante de la realidad, de esa realidad de ensueño de gobernar por cuatro años y ya cinco meses que le resta a este gobierno.

Señoras y señores en el poder, urge que se ubiquen fuera de su “Isla de la Fantasía” donde solo se habla de grandes sumas de dinero y de altos presupuestos y nulos resultados.

La realidad es que mientras hay negación y uno al otro los funcionarios del gabinetazo se dicen que ahí la llevan, se reúnan para tomar café y no decisiones o solo para escuchar alabanzas, es claro que la pretendida gobernanza, se va transformando en desgobierno… YA VEREMOS.

¿Qué opinas?
Cargando...