Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Entrevista Mañanera con Luisito Andalco, Político y Taurófilo

63

“AL MENOS AL TORO DE LIDIA NO LO MATAN A MAZAZOS”

Reivindica Presidente del IDT la Fiesta Brava

Primera parte

Llegamos cinco minutos antes de la cita, a tiempo de ver desde lejos a Luis cruzar ante la puerta del patio principal de Palacio –donde se realiza una reunión de Fornatum-, caminar la banqueta en dirección al sillón de bolear, y justo allí, enfilarse con rumbo al Bunte del Portal Grande.

 

Debió salir de su oficinita, ubicada frente a la plaza, en los bajos de palacio.

Una mañana animada, fresca y luminosa la de este jueves 18 de agosto.

Elige Luis Mariano Andalco una mesa de adentro, donde ya se levanta para saludarnos cuando nos ve entrar.

PERFIL MÍNIMO DE LUIS

Ante el cafecito enlistamos los temas. Ninguno rechaza, entrón como es él, Luis.

Al principio, al fin de animar la entrevista, recogemos un perfil mínimo del hombre y el político.

-¿Color?

-Amarillo.

-¿Signo?

-Acuario.

-¿Supersticioso?

-No.

-¿Religión?

-Católica.

-¿PRI?

-Partido creciente.

-¿PAN?

-Nulo.

-¿PRD?

-De izquierda.

-¿Felipe Calderón?

-Desempleo.

-¿Mariano González Zarur?

-Gobernante.

-¿Héctor Ortiz?

-Se fue.

-¿2012?

-Difícil.

FUTURO DE LA FIESTA

El primero de los temas formales, claro, son los toros.

Entrados en materia, elijo cuestionar a fondo al presidente del Instituto Taurino de Tlaxcala.

Un buscapiés de aristas filosas suelto al fin de entrar en calor:

-Cataluña prohibió los toros el año pasado; y hace un par de meses, asimismo quedó prohibido, mediante plebiscito, matar al toro en la tradicional plaza de Quito, y ello a propuesta del propio presidente izquierdista Rafael Correa. ¿Está  tornando en anacrónica la poética taurina: es algo más que la carnicería que dicen los detractores? ¿Tiene futuro el toreo en el siglo XXI?

De natura expresiva y amigable, empero el también dirigente perredista apenas consigue disimular tras sus gesticulaciones la incomodidad que le provoca tan irreverente pregunta.

Desglosa con prolijidad y paciencia sus argumentos Luis.

-La fiesta es una industria de empleos. El toreo da de comer a los caporales y sus familias, y a los vendedores de alimentos, los carniceros, los boleteros, los monosabios que limpian las plazas, los torileros que encierran a los toros, los compradores de carnes para los restaurantes, etc. -asienta

-Esto desde un punto de vista económico. Mas, ¿no tienes la impresión de que la mentalidad del nuevo siglo, con sus prioridades ecológicas e interés en evitar sufrimientos a las especies animales, choca frontalmente con la tradición taurina? -insisto

Sopesa Luis el razonamiento, y tras una breve pausa, replica:

-Quiero decirte que hoy en día observamos una enorme efervescencia taurina entre niños desde 6 hasta 10 años de edad. Inclusive ya está llegando a las cuestiones educativas, ¿eh?: en Aguascalientes se abrió recientemente una secundaria técnica de las artes y el toreo, única a nivel mundial. Allí dan clases sobre la cultura de la tauromaquia, como pintura, poesía, flamenco, guitarra, declamación y artes plásticas…

Más animado, sentencia Luis:

-La tauromaquia es un globo muy, muy grande, ¿sí?, donde encajan casi todas las artes y los artistas. Gracias a los artistas, la fiesta ha sido algo trascendente, quiero decirte…

-¿De veras crees, Luis, que es posible una estética del toreo basada en el sufrimiento del animal? –lo interrumpo.

Lleva la discusión Luis, en su contra réplica, hacia un plano general:

-Cuando menos el toro no es matado a mazazos en el rastro. Los críticos de la fiesta brava son hasta cierto punto inconsecuentes, pues yo no he visto que protesten por cómo matan a los pollos o los conejos. No. A mi parecer, el toro halla una muerte digna en el ruedo, muy diferente de lo que pasa en los rastros como he dicho. En resumen, el toro de lidia fue creado para ser lidiado y al menos tiene en la plaza posibilidades de herir al torero o ser indultado.

No parece satisfecho Luis, reexamina las razones de los críticos.

-Hace poco, la senadora María de los Ángeles Moreno salió a relucir defendiendo a un argentino que vino a decir que México debe prohibir las corridas de toros. Yo creo que antes de criticar deberían conocer bien el tema, esas actitudes se deben en gran parte a la ignorancia y la incomprensión de la fiesta, me parece. El toreo es una tradición de 500 años que no podemos borrar de un plumazo…

Un novedoso argumento reserva Luis para completar su defensa de la fiesta brava.

Y sorprendente:

-La mejor carne, la que venden los mejores restaurantes, es precisamente la carne de toro. ¿Por qué? Porque el toro de lidia no se alimenta con hormonas ni nada de eso, es una carne limpia, pura, pues el animal consume sólo pastos naturales. Las dehesas son estancias sin contaminación, nichos ecológicos. Son reservas naturales que se han conservado así gracias a la fiesta…

Comentarios
Cargando...