Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

En el Caso UAT ¿Quién Miente?

Investigación especial

474

Para nadie es un secreto el rencor político y personal que llevó más allá de la rivalidad al ex gobernador Mariano González Zarur, quien durante los seis años de su mandato nunca quitó el dedo del renglón para quitar la autonomía universitaria.

La razón de su odio hacia la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), tiene su origen en el momento en que Héctor Ortiz le arrebata la gubernatura, casi en la mesa, sin embargo, tras esta derrota durante seis años Mariano rencoroso fraguó su venganza.

En el inter, le quitó parte del presupuesto que envía la federación, al grado de que la deuda que tiene el gobierno de Tlaxcala con la UAT casi llega a los 900 millones de pesos.

Hay registro en las hemerotecas de los intentos fallidos de González Zarur y un grupo de sus diputados, quienes bajo el disfraz de aprobar los planes de estudio de la UAT, hizo varios intentos por quitarle la autonomía.

Pero siempre se ha topado con pared, nunca prosperaron los embates de su ejército de abogados y gente que se sumó a la lucha marianista que desde el inicio se apreciaba como una derrota anunciada.

 

Cada día creció más y más el odio del ex gobernador, incluso arremetió contra los notarios autorizados durante la administración orticista, pero siempre se topó con una barrera legal, así lo demuestra la historia.

Al no poder obtener ninguna batalla legal, entonces junto con sus corifeos intentaron otra lucha en el terreno político, logró infiltrar caballos de Troya, pero no pudo desbaratar al naciente Partido Alianza Ciudadana (PAC).

Es claro que la derrota fue clara y contundente en todos los frentes, sin embargo, durante el proceso del proyecto para conservar la gubernatura para el PRI no se escatimaron recursos ni humanos, ni materiales.

Finalmente se salió con la suya y logró la hazaña de que en Tlaxcala “gobernador si puso a gobernador”, con todas las complicaciones, compromisos y componendas que siguen vigentes.

Ya han transcurrido seis meses del gobierno de Marco Mena y queda claro que en su Plan Estatal de Desarrollo, en el tema de educación, se ha cuidado el detalle de no tocar el tema de la UAT.

En mayo se dieron algunas declaraciones que hicieron abrigar a la comunidad universitaria la idea de que el tema del odio marianista ya se habría superado, pero los hechos demuestran que no es así.

Para aclarar y precisar lo relacionado al presupuesto que ejercerá la Universidad Autónoma de Tlaxcala en el presente año, el Mtro. Rubén Reyes Córdoba, Rector de la UAT, en un encuentro que sostuvo con representantes de medios de comunicación, señaló que, el Gobierno del estado, no ha ministrado en una sola exhibición los 690 millones 107 mil 656 pesos a los que hizo referencia a la opinión pública, ya que éstos llegarán a la Institución de manera programada, de forma mensual, de enero a diciembre de 2017.

Dijo que de esa cifra, 595 millones 689 mil 656 pesos provienen de recursos federales y 94 millones 418 mil pesos, de recursos estatales, los que representan solamente el 12.28 por ciento

Detalló que, del presupuesto total que recibe la Universidad, el 84% se destina para el pago de servicios personales (nómina), el 10.15% a servicios generales, el 4.7% a materiales y suministros, y el 1.15% restante a transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas.

Reyes Córdoba expuso el proceso que ha vivido la Autónoma de Tlaxcala durante los últimos años en este tema, donde ha quedado de manifiesto el mínimo interés por parte del Ejecutivo estatal por cumplir con lo establecido en los convenios que dan sustento a la asignación presupuestal de la Universidad, ya que desde 2011 a la fecha, se ha ido disminuyendo la cantidad de recursos económicos que llegan a la máxima Casa de Estudios.

Explicó que, junto al Convenio Marco de Colaboración para el Apoyo Financiero, se firma otro, denominado Anexo de Ejecución, en el que se establecen las bases conforme a las cuales la SEP federal y el Ejecutivo estatal, en cumplimiento a lo pactado en el convenio referido, aportarán a la UAT el subsidio correspondiente, siendo este del 80% por parte de la federación y el 20% por parte del Gobierno del estado, el cual que debe ser firmado cada año.

Dijo que en estos documentos, se precisa que la aportación que correspondía para 2017 era de 173.4 millones de pesos, cifra calculada según los acuerdos previamente establecidos y los registros de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Sin embargo, con fecha 31 de enero, el Departamento de Convenios y Contratos del Gobierno del Estado, remitió oficios mediante los cuales la Secretaría de Planeación y Finanzas, se negó a firmar dicho Anexo de Ejecución en los términos en que fue remitido.

Más adelante, puntualizó que hasta el día 27 de marzo, se recibe una tarjeta informativa por parte del Secretario de Educación Pública del estado, donde remite el Anexo de Ejecución 2017, el cual presentaba modificaciones y alteraciones significativas a su estructura y contenido original.

Especificó que algunas modificaciones son: se eliminó la parte en que se hace referencia a la Cláusula Segunda del Convenio Marco, en la que se establece que los recursos económicos que se asignan a la Universidad serán determinados en los anexos de ejecución, que se suscriben para cada ejercicio fiscal, buscando siempre un esquema de financiamiento equitativo ideal que con el tiempo logre que el Ejecutivo estatal aporte hasta un 50% de dichos recursos.

Mencionó además que en el apartado de “Cláusulas”, el contenido fue alterado en su redacción, cambiando por completo el sentido de la misma, en detrimento de los derechos de la Universidad.

Afirmó que en la Cláusula Octava, dice claramente, que el Anexo de Ejecución no podrá ser adicionado o modificado si no es por común acuerdo y por escrito entre las partes, conforme a los preceptos que lo originan, previa notificación de una las partes a las otras, con 90 días de anticipación.

El Mtro. Rubén Reyes expresó que, este documento alterado, fue el que remitió el Gobierno del estado con las rúbricas de los servidores públicos respectivos.

       El cual no firmó por mostrar una clara tendencia de afectar gravemente el financiamiento de la Autónoma de Tlaxcala-.

Dijo que, con este hecho de retraso en la firma del Anexo de Ejecución, se puso en riesgo la operatividad de la Universidad, ya que mediante oficio firmado por el Dr. Salvador Alejandro Malo Álvarez, Director General de Educación Superior Universitaria, de fecha 28 de abril, urgió su entrega debidamente signado y sin modificaciones, puesto que, de no hacerlo, sería causa para suspender la ministración del subsidio.

Finalmente, comentó que con fecha 9 de mayo, fue entregado a la UAT el Anexo de Ejecución sin alteraciones, firmado por segunda ocasión por el Ejecutivo y funcionarios estatales, quedando la suma en 94.4 millones de peso como aportación local.

Concluyó que, si se quiere ver a la educación superior como el detonante de la trasformación social, económica, política y cultural de Tlaxcala y de México, es necesario que los Gobiernos, en sus diferentes niveles, otorguen mayor financiamiento para el cumplimiento de sus funciones sustantivas y adjetivas.

REVIRA MARCO MENA A RECTOR DE LA UAT

Tras los señalamientos del rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), Rubén Reyes Córdoba, en el sentido de que es falso que el gobierno de Marco Mena le haya entregado 690 millones que le adeuda a la institución; el Gobernador Mena le responde que “el otorgamiento de subsidios a la Universidad por parte de los Gobiernos Federal y Estatal para el presente ejercicio fiscal, se hicieron conforme a los términos establecidos claramente”.

Entrevistado en Apizaco, tras inaugurar una tienda de autoservicio, el Gobernante dijo que el Anexo Técnico del Convenio Marco de Colaboración para el Apoyo Financiero, el cual ya fue firmado “a satisfacción de las tres partes”: la Secretaría de Educación Pública Federal (SEP), el Gobierno del Estado y la propia UAT.

Reiteró que el convenio tripartito -que cada año debe ratificarse-, fue debidamente rubricado por las instancias interesadas y la ministración de recursos -690 millones de pesos- se ha hecho conforme a los calendarios y montos establecidos en el documento.

Hizo énfasis que la relación que su administración tiene con la máxima casa de estudios de Tlaxcala “es respetuosa porque ésta juega un papel muy importante en la impartición de educación superior en el Estado, de tal manera que en esos términos es como se seguirá construyendo el diálogo con la UAT”.

El Gobernador Mena aseguró estar dispuesto a sostener un diálogo abierto y directo con Reyes Córdoba, “siempre y cuando éste ocurra en un marco de respeto y civilidad, en donde no priven ni los apasionamientos ni las fobias o filias de carácter político”.

POR ESO LA CUESTIÓN ES ¿QUIÉN MIENTE?

En ambos casos si hay un mentiroso, es un asunto muy grave para los tlaxcaltecas, pero lo cierto es que el presupuesto en lugar de aumentar disminuye cada mes como se aprecia en la información contable.

Este es parte el trato que se le da al presupuesto enviado por el presidente Enrique Peña Nieto para la máxima casa de estudios de Tlaxcala.

En 2011 el subsidio estatal que corresponde era de:

$101,576,123.00 y recibió 89,488.069.00

En 2012- 115, 955.649.50 y recibió 90,919.878.00

En 2013- 112,251,597.00 y recibió 92,283,676.00

En 2014- 126,680,273.00 y recibió 93,206,513.00

En 2015- 139,746,823.25 y recibió 94,418,197.00

En 2016- 144,145,247.50

En 2017- 173,461,745 y recibió 94,418,000.00

Sin embargo, contra viento, marea y escasez de presupuesto, LA UAT atiende cada día las necesidades de sus facultades, de su personal académico y sus más de 15 mil alumnos.

Se ha conservado la libertad de cátedra y de pensamiento, contra los intentos jacobinos de los políticos en el poder que en recientes fechas han soltado sus mastines en medios de comunicación.

Pero al revelar su verdad se exhiben en elucubraciones mentales propias de mentes enfermas o afectadas por delirios de un poder que se extingue a su mínima expresión de gobernar cuatro años y meses.

La  verdad de lo que pasa en la UAT no se puede tapar con un dedo, -línea por línea se puede constatar el crecimiento y avance de una UAT- y que pese a que le quitan presupuesto ha crecido al hacer efectivamente más con menos.

EN EL TERRENO DE LOS HECHOS Y NO DE SIMULACIÓN

Mientras Tlaxcala se encuentra estancada desde hace seis años y seis meses, seis años se dedicaron a pintar escuelas, ahora nos dicen que van a pintar la central camionera y el estadio como “obras magnas”.

Con el Plan Estatal de Desarrollo, en Tlaxcala ya se perfila lo que será conocido como “LA DECENA TRÁGICA”, diez años perdidos, de retroceso y de manifiesta incapacidad para gobernar.

Lo que no dicen los “periodistas paleros” del poder, es que en estos seis años y seis meses, la UAT además de mejorar notablemente su infraestructura ya ofrece 42 licenciaturas; 23 programas educativos acreditables; 3 programas de acreditación internacional.

Además de 33 maestrías; 11 doctorados; 2 especialidades; 8 programas de posgrado con reconocimiento del Conacyt como programa nacional de Posgrados de Calidad (PNPC).

Cuenta con 54 cuerpos académicos reconocidos por Prode; 22 en formación; 17 en consolidación y 17 consolidados.

En materia de infraestructura y cobertura en seis años y seis meses se cuenta con 11 facultades; 3 Unidades Académicas Multidisciplinarias; 6 centros de Investigación; 13 municipios del estado con infraestructura universitaria.

Tiene una matrícula total de 15 mil 968 estudiantes; 15 mil 211 estudiantes de licenciatura; 576 estudiantes de Doctorado y 15 estudiantes de especialidad. Y basta recorrer el campus Tlaxcala para constatar la transformación.

Cuenta con unidad deportiva moderna y funcional, además de los edificios de las facultades que dan seguridad y amplitud y un Centro Cultural Universitario que ninguna administración estatal ha logrado edificar a la fecha.

Por eso los universitarios saben a lo que se enfrentan, no quieren ser sometidos al ostracismo de la clase política en el poder y hay la seguridad de que tanto alumnos como catedráticos están dispuestos a defender su autonomía.

Para ello cuidan sus instalaciones, las mantienen en buen estado, maestros y alumnos realizan actividades extracurriculares para pintar, arreglar, sembrar y mejorar cada día sus planes de estudio.

El llamado que hace la comunidad universitaria es simple y sencillo para que no se equivoquen quienes le rascan sus partes al tigre, sobre todo aquellos que viven en otra época de sometimiento a ultranza.

Que no le rasquen sus partes al tigre universitario quienes atentan contra la autonomía universitaria, contra la libertad de cátedra y de pensamiento, porque a final de cuentas entren en planes o no, la UAT es la caja de resonancia de la sociedad.

Una sociedad que no es ajena a lo que pasa, mucho menos con el futuro de sus hijos que es la educación, porque algunos no toman en cuenta que gobiernos van y gobiernos vienen y las instituciones como la UAT prevalecerán por encima de intereses mezquinos como los que ahora la atacan y quieren destruir.

Que no se equivoquen quienes le rascan sus partes al tigre universitario, porque corren el riesgo de que despierte y haga sentir su fuerza, que es la fuerza ancestral de los tlaxcaltecas que durante siglos han superado la adversidad y las carencias como la falta de presupuestos, ya que desde el tiempo de los mexicas nunca,… NUNCA PUDIERON SOMETERNOS.

¿Qué opinas?
Cargando...