Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Elección PAN: Diego Moreno, el Pulgarcito y el más Deseado

38

Ideales y Esperanzas de Panistas, Fuentes de Poder del Gladiador Azul

Nadie apuesta a que ganará, pero todos los demás candidatos y sus representantes lo anduvieron buscando para pedirle que declinara en su favor.

El más deseado de los candidatos del PAN, ingeniero de oficio, no da su mano a torcer, atenido al postulado de que en política la suma algebraica no necesariamente arroja un más aritmético.

Aprecia entre las virtudes la franqueza y desprecia sobre todas las demás debilidades la incongruencia, mas siendo político, se niega a aclarar por quien votaría en las tres combinaciones de segunda vuelta en las que no aparecerá el domingo (AA-DMO, AA-CC y DMO-CC).

“Si no llego a la segunda vuelta, me abstendré”, resiste con tenacidad de un gladiador (su película favorita) nuestro interrogatorio bajo la luz macilenta del Bunte.

-¿Pulgarcito o caballo negro?

-Digamos que caballo Moreno –revira, ágil.

-Tus rivales parecen creer que con tus votos amarrarían la victoria…

-Debe ser. Mis electores me han contado que candidatos y dirigentes del partido los han ido a visitar. Pero no levantamos la mano para declinar. Además, como se vio con la declinación de Minerva, no siempre las sumas dan más.

-¿Cuál de los otros candidatos te gusta más para dirigir al PAN?

-Todos, con todos me llevo bien. Pero, como diría Jack El Destripador, vayamos por partes.

Se extiende Diego Moreno en las razones de su decisión de contender. Le preocupa, principalmente, percibir “muchos vicios que antes en Acción Nacional no teníamos”.

Resume el leitmotiv de su cruzada: “Ya no queremos PAN con lo mismo”.

-¿Cómo los demás ex partidos de oposición se igualó el PAN a la baja con lo que criticaban del PRI, por ejemplo el clientelismo?

-Algo hay de eso. Como panista, decidí participar por convicción, porque estamos en una disyuntiva. Acción Nacional surgió para defender la libertad y la legalidad, y estamos dando al traste con esos ideales.

“Caímos en la captación de voluntades y en el condicionamiento de empleos a cambio de apoyo”, admite.

-¿En que se distingue actualmente el PAN del PRI y el PRD?

-El PRI es un partido de sectores. El PRD es de tribus. Y en el PAN ha llegado a imperar la onda grupera.

Nos reímos al unísono con el amigo y colaborador de Diego, el también ingeniero Roberto Amauri.

-Y ¿por qué no hubo debate?

-Los dados están cargados –lamenta, pero no quiere echar más leña al fuego.

El esposo de Adriana Olmos, a quien conoció siendo estudiantes en el Instituto Tecnológico Agropecuario y con quien procreó a su promogénito Luvin de 14 años, y las gemelitas María Isabel y Rosa María, hace una pausa.

No quiere crearse ilusiones el gladiador azul “para no generar desilusionados”, y sin embargo, promete que no se dará por vencido.

-¿Cuál es tu fuerza? –indago cuando ya el café se nos ha enfriado.

-Mira, la gente no nos ve maleados, y los panistas me han hecho sentir que vale la pena mantener en alto la bandera del PAN. Los miembros del PAN tenemos ideales, los militantes que me han recibido en sus casas me han convencido a mí, que soy un candidato, que nunca debemos darnos por vencidos para poder darle a México y a Tlaxcala, como quería Maquío, esperanza.

Nos despedimos. Si algo nos queda claro es que Diego Moreno seguirá peleando, atenido a su ideal, sobre la arena electoral hasta el último minuto.

“Mientras haya gente como Diego, el PAN seguirá vivo”, le digo a mi fotógrafa, cuando cruzamos la calle encapotada.

- Publicidad -
Comentarios
Cargando...