Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

El Frente Opositor, ¡va!

769

Ponerse de acuerdo es fácil cuando hay intereses y objetivos comunes. Para los partidos políticos y sus integrantes, así como para medios de comunicación y ciudadanos comunes, anteponer el bien de México a cualquier otro beneficio debiera ser siempre faro de guía. Parece que comenzamos a lograrlo.

Ante la falta de instrumentos como la segunda vuelta electoral, el pasado fin de semana tanto la comisión permanente del PAN como el Comité Ejecutivo Nacional del PRD abrieron la posibilidad de iniciar pláticas con otros institutos políticos para concretar lo que sería un gran frente opositor que garantice no solo el triunfo en la elección del 2018, sino un gobierno de coalición que dé garantías de avance para beneficio del pueblo de México. Constitucionalistas como Diego Valadez y Daniel Barceló entregaron a la Cámara de Diputados un anteproyecto de ley para darle a la figura soporte legal.

Los ciudadanos han recibido la idea con optimismo. Estoy convencida de que cuando los políticos ofrecen opciones de centro ideológico que den mensajes de acuerdos y desarrollo, la gente premia con votos y confianza. Aunque hay exasperación por los años de rezago, siempre nuestra sociedad preferirá el diálogo, la paz y los acuerdos al caos, las propuestas vacías y las posturas intolerantes y extremistas.

Todos queremos que México sea una país más fuerte. Vivir como vecinos del pueblo más drogadicto del mundo que son los estadounidenses, ahora liderados por un ignorante, autoritario, ultra conservador y xenófobo presidente como Trump, nos obliga a cerrar filas.

Sigo sin entender cómo los seguidores de AMLO ven el apoyo que éste otorga a gobiernos que han tenido a su gente oprimida y con hambre como Venezuela, que no sabe jota de economía, minimiza el trabajo de los profesionistas diciendo que perforar pozos petroleros “no tiene ciencia”, dice que repartir dinero de los contribuyentes es la manera de generar riqueza, y aun así quieren otorgarle las riendas de la patria. Solo de pensarlo da miedo.

En los 12 años de gobiernos federales del PAN, la inflación y el tipo de cambio se mantuvieron controlados, la deuda se redujo, la calificación riesgo-país mejoró y las tasas de crecimiento estuvieron por encima de lo que hoy vivimos. Faltaron acciones y logros, sin duda, y la guerra contra el narco (ese narco que creció al amparo de los gobiernos priístas) se pudo haber enfrentado de mejor forma, especialmente evitando muertes de civiles inocentes, pero definitivamente no estamos hoy mejor que entonces y la afirmación en campaña de que el PRI sí sabía gobernar se ha derrumbado por falsa en cada decisión equivocada de esta administración.

Es obligación de las fuerzas opositoras acordar primero la formalización de la coalición, luego elaborar un plan de co-gobierno con acciones reales y alcanzables en el combate a la desigualdad, mejora en calidad educativa, servicios de salud, infraestructura, crecimiento del ingreso per-cápita, respeto a los derechos humanos y procuración de justicia para la paz, en un marco de transparencia y rendición de cuentas a partir del abierto y rotundo combate a la corrupción.

La sociedad mexicana es sabia. Tiene inteligencia colectiva. Aun con los muchos errores del sistema democrático actual, sabrá reconocer la preparación, experiencia, eficiencia y resultados del líder que deba encabezar este esfuerzo.

Estoy convencida que en 2018 abriremos la puerta al co-gobierno. Es lo más sano y viable para nuestra querida patria. Huele a esperanza.

¿Qué opinas?
Cargando...