Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Educación, Siglo XXI y Rius

275

La muerte de Rius (Eduardo del Río García), me hizo viajar en el tiempo, pretendiendo reflexionar, no hacia el pasado, que ya se fue, sino, retomar la ingente necesidad de volcarnos hacia el futuro, porque en la medida que los mexicanos sigamos viendo hacia atrás, México seguirá atorado, rezagado, marginado.

Rius nos enseñó a analizar críticamente la situación del país, pero faltó la chispa de ver hacia adelante, lo que descubrió un poco tarde, “México parece no tener futuro… Yo no veo que haya esperanza, porque nuestra definición de democracia no nos permite que la política haga ciudadanos conscientes y participativos. Les recomiendo que no sean negativos como yo, y traten…de organizarse… Si queremos cambiar la sociedad y el futuro, tenemos que cambiar nosotros mismos, en particular” (citado en La Jornada de Oriente Puebla. 9-08-2017)

El asunto es que cualquier intento de reforma, muchos siguen creyendo que son nuevas tretas del capitalismo, de la Globalización, de los ricos, y entonces cuál nuevos “reaccionarios”, se oponen a cualquier y a toda reforma.

En este contexto, diré que no hay reforma perfecta, tal no existe. Todas las reformas, son las posibles. Así ha sido siempre y en ocasiones, con tal de avanzar aunque sea un paso, se aprueban reformas lights, por lo que, los cambios esperados no se visualizan de manera inmediata y hasta podría dar la impresión, de que la reforma falló, cuando en realidad, no tuvo la fuerza original que hubiera tenido, si se hubiera aprobado la reforma como originalmente se propuso. Ante la lentitud de los cambios esperados por la reforma, se da lugar a la duda y hasta podría dar lugar a abandonar la intención de la reforma.

El caso es que hay una reforma que no debiera abandonarse a su suerte, me refiero a la Reforma Educativa, a pesar de ser duramente cuestionada, en tanto el enfoque más cuestionado tiene que ver con la relación laboral de los nuevos docentes. Que sin embargo es vital para romper con el atavismo laboral que ha degradado el ejercicio de la docencia y con ello, de la Educación.

Lo cierto es que, un profesional de la docencia, de la tarea educativa, normalista o no, debe llegar al aula con los conocimientos básicos y esto es precisamente clave y fundamental, para que pueda darse un proceso enseñanza-aprendizaje con un mínimo de certeza de que va producir un aprendizaje confiable en los educandos. En tal sentido, resulta totalmente antieducativo, que haya profesionales de la docencia que se nieguen a ser evaluados. Si ellos se niegan a ser evaluados, en congruencia, ¿evaluarán a sus alumnos?

Porque esta es precisamente la cuestión educativa mexicana, que estamos mal evaluados y al estar mal evaluados, ¿cómo queremos incorporarnos al futuro y cómo vamos a incorporar al país, a ese futuro?

El presidente del Tecnológico de Monterrey, Salvador Alva, nos compartió que estuvo en Singapur, “Hace 50 años…era un escaparate del subdesarrollo colonial. Hoy es uno de los cinco países más prósperos del mundo. El ingreso per cápita de Singapur hace 50 años era similar al de México… hoy por paridad de poder adquisitivo, es casi cinco veces mayor.” (Reforma. 6.08.2017)

Qué hizo Singapur en éstos 50 años: “Para atraer inversiones, trabajaron en varios ejes: educación, seguridad, combate a la corrupción y la impunidad, carga fiscal, flexibilidad laboral, protección de la propiedad intelectual, infraestructura urbana y un puerto eficiente, hoy el mayor puerto de transbordo del mundo.” (ibid). Singapur es hoy, y por sexto año consecutivo, “el segundo país más competitivo del mundo, entre Suiza y Estados Unidos.” (ibid)

Cuál es su secreto: “Han utilizado la educación de altísima calidad no sólo como motor de crecimiento, sino como una palanca de equidad” (ibid), impulsando muy fuerte el aprendizaje de las ciencias y las matemáticas, atrayendo “profesores, investigadores… universidades extranjeras de extraordinaria calidad. Están comprometidos con… la formación del mejor talento propio, a la par de la atracción del mejor talento del mundo.” (ibid). En realidad, nada nuevo. Eso ocurrió con Estados Unidos, Inglaterra (en su momento), Alemania y Rusia (de la desaparecida URSS).

México, ¿no puede?

Puede. La UNAM y el Tecnológico de Monterrey están entre las mejores 200 universidades del mundo. Hay centros de estudios del país, que tienen programas de intercambio con centros educativos del mundo, tanto de estudiantes como de profesores, el asunto es que nuestros talentos, ya no regresan y este es el quid que tiene que atender México: atraer y retener el talento del mundo. Enviar a formar talento propio al extranjero y programar su ejercicio profesional dentro del país, para que desarrolle aquí lo que aprendió en el extranjero, obviamente con percepciones al igual que las que puede obtener en cualquier parte del mundo, que es, el punto donde también la iniciativa privada, ha fallado.

Hemos avanzado hacia una economía ya no petrolizada, pero no es suficiente ser manufactureros, tenemos que dar un brinco hacia una economía del conocimiento, México tiene con qué, aunque algunos no lo vean así, porque tal vez no se han dado cuenta que estamos ya en pleno siglo XXI.

Comentarios
Cargando...