Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

De Cordero a Chivo… Expiatorio

455

Francisco Garfias /Excelsior.com.mx (México), 2 Sep

Hace más de 25 años que camino los pasillos y “corrales de la ignominia” en las dos cámaras del Congreso federal.

No tengo memoria de que se haya registrado una crisis legislativa con características similares a la que se vive hoy en diputados y senadores, a siete días de que inicie el proceso electoral de 2018.

Es la primera vez que un presidente de la Mesa Directiva del Senado es elegido sin los votos mayoritarios de su bancada, y con el apoyo del resto de las bancadas.

Es el caso del panista Ernesto Cordero.

Su apellido “¡Cordero! ¡Cordero! ¡Cordero!” fue el más coreado ayer en la sesión del Congreso General que posesionó a los distintos grupos parlamentarios frente al Quinto Informe del presidente Peña.

Lo gritaban los priistas, en respuesta al de “¡Fuera Peña!”, que repetían los legisladores de oposición.

Tampoco me había tocado que ningún Presidente de la República o secretario de Gobernación le hayan hecho el vacío a la entrega del Informe de Gobierno. Fue ayer el caso de Miguel Osorio Chong.

Para ponerlo en palabras del diputado del PRD, Diego Valente: El Quinto Informe “fue entregado por un mensajero y por la puerta de atrás”.

El “mensajero” al que se refiere el perredista no es otro que el subsecretario de Enlace Legislativo de la Segob, Felipe Solís Acero. La “puerta de atrás” es el secretario general de la Cámara de Diputados, Mauricio Farah.

+ Es extremadamente raro también que un periodo ordinario de sesiones haya arrancado en el Congreso sin haberse instalado la nueva Mesa Directiva en la Cámara de Diputados.

La sesión de Congreso General (diputados y senadores juntos) la llevó la diputada del PAN, Guadalupe Murguía, presidenta saliente de la Mesa Directiva en San Lázaro.

El priista Jorge Carlos Ramírez Marín, su sucesor, no alcanzó la mayoría calificada que requería para ser nombrado presidente de la Mesa Directiva. Le hicieron falta los votos del PAN.

Tlaxcalteca Minerva Hernández hizo bola con Marko Cortés. (jornada.unam.mx)

 

A los diputados no les queda mucho tiempo para cumplir con las fechas legales. Tienen hasta el 5 de septiembre para renovar la Mesa Directiva. Las negociaciones con el PAN tendrán que acelerarse.

Marko Cortés, coordinador de los diputados de Acción Nacional, fue claro ayer. Dijo en tribuna que su grupo no votará la composición de la nueva Mesa Directiva con una sola condición: Que se saque de la congeladora y se apruebe la iniciativa que el presidente Peña envío al Congreso para que se elimine de la Ley secundaria el artículo 16 transitorio que permite el pase automático del procurador a la Fiscalía General.

Ya que estamos. Emilio Gamboa le dio la primicia a Javier Solórzano en el Canal del Congreso: Ana Lilia Herrera presidirá la Junta de Coordinación Política el último año de la presente Legislatura.

El senador yucateco le cederá el cargo en aras de la paridad de género.

+ La crisis legislativa que vivimos deriva de la “guerra” entre Ricardo Anaya y el PRI-gobierno. Ya lo dijo Gamboa. Estamos en año electoral. Eso pone nerviosos a los partidos, incluido al suyo.

Pero el detonador de la misma fue la publicación de un reportaje en El Universal sobre el supuesto enriquecimiento irregular de la riqueza de la familia política de Ricardo Anaya.

El jefe nacional del PAN asegura que esa “campaña de infamias” (así las llama) es la respuesta del gobierno a la resolución de la Comisión Permanente del PAN de instruir a sus legisladores para que voten en contra del “pase automático”.

Mantas, pancartas y cartulinas exhibidas ayer en el salón de sesiones por diputados panistas afines a Anaya y otros de la izquierda confirmaban que el asunto de Cervantes a la Fiscalía General es un casus belli para la oposición y 20 organizaciones de la sociedad civil.

Contamos ayer centenas de cartulinas con la leyenda #NoAlFiscalCarnal.

+Hay una corriente amplia del PAN que empuja la expulsión de los cinco senadores del “PRIAN” que votaron a favor la Mesa Directiva que se eligió en el Senado: Ernesto Cordero, Roberto Gil, Javier Lozano, Jorge Luis Lavalle y Octavio Pedroza.

Muchos de ellos, como Ernesto Ruffo o Jorge Luis Preciado, quieren que los expulsen del PAN.

El tema posiblemente se aborde en la reunión extraordinaria de la Comisión Permanente de Acción Nacional, convocada para el próximo lunes a las cuatro de la tarde.

El propio Marko Cortés les dio una fea maltratada durante la intervención en la que posesionó a su grupo parlamentario frente al Informe.

Dijo el jefe de la bancada del PAN en San Lázaro: “Ayer sufrimos en México otro socavón, el socavón de la Cámara de Senadores, donde lamentablemente muchos terminaron hundidos en el lodo.

“El día de ayer quedó demostrado que hay gente que tiene valor y otros que tienen precio.

“A los primeros, a los que tienen valor, nuestro total reconocimiento; a los segundos, nuestro total desprecio”.

Cordero aguantó estoico la madriza de sus correligionarios sin hacer panchos.

Cortés, justo es decirlo, no aludió al hecho de que Ricardo Anaya ayudó, con su voto, a poner a Cervantes en la antesala de la Fiscalía General, al aprobar el cuestionado 16 transitorio que incorpora el “pase automático” a la Ley.

 

Link  http://www.excelsior.com.mx/opinion/francisco-garfias/2017/09/02/1185679

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...