Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Claudia: la Cargada y el Caudillismo

504

Yvonne Melgar /Excelsior.com (México), 26 Ago

“Sólo les voy a dar una pista. Saquen sus conclusiones. Es mujer”, soltó satisfecho el senador Mario Delgado, confirmando que Claudia Sheinbaum era la candidata de Morena al gobierno de la CDMX.

Dos minutos antes, la delegada de Tlalpan, sin ocultar la sonrisa, pedía disciplina a sus compañeros perdedores y paciencia a los reporteros: “Lo único que les puedo decir es que ya se va notificar formalmente de parte de Morena y que nos vamos a mantener unidos”.

Había terminado en el Hotel Benidorm, este jueves 24 de agosto, la reunión en la que los aspirantes a la candidatura conocieron los resultados de la encuesta que definiría al ganador.

Después vendría el anuncio por Twitter de Martí Batres de que Sheinbaum estaba en primer lugar por tener la mayor preferencia entre la población.

Según el tuit del dirigente capitalino de Morena, él quedó en segundo sitio y Ricardo Monreal en tercero. A Mario Delgado ni siquiera lo mencionó.

Pero nadie explicó la metodología ni los aspectos evaluados en encuesta que nadie se tomó en serio.

Porque a diferencia del histórico dedazo del PRI, en torno al que siempre se asume que la última palabra la tiene el Presidente en turno, en el partido de Andrés Manuel López Obrador se hizo un montaje que ni sus operadores respetaron.

Nuestro colega y amigo Francisco Garfias reveló en estas páginas, hace una semana, que los dirigentes de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, y del Partido del Trabajo, Alberto Anaya, fueron alertados por Yeidckol Polevnsky sobre quién sería la ungida.

El aviso de la secretaria general de Morena buscaba frenar la interlocución de Ricardo Monreal con MC y PT, fuerzas donde el jefe de la delegación Cuauhtémoc tiene ascendencia y ante las que ha operado como enlace con AMLO.

El acto de imprudencia, o acaso de prepotencia, de Yeidckol anticipó que la encuesta aún no levantada para entonces sería una farsa.

Y hubo más: gente del primer círculo de AMLO, incluido su hijo Andrés López Beltrán, Andy le llaman, fue adversa a cualquier manifestación de apoyo a Monreal.

De manera que los morenistas saben que el piso parejo no existió.

Estos antecedentes hicieron que el delegado de la Cuauhtémoc protagonizara, a su llegada al Hotel Benidorm, el primer acto del montaje: “He luchado contra nomenclaturas y he ganado siempre. Pero ahora es la pelea más complicada de mi vida”.

Así que, a diferencia de la posada foto priista del ganador y los perdedores, en Morena no hubo aplauso inmediato al dedazo porque el exgobernador de Zacatecas decidió tomarse unos días para enfriarse, según expuso, y definir qué viene para él.

Los seguidores del expriista y expresidente del PRD estaban dolidos. Consideraron una humillación que su jefe político ocupara el tercer lugar en la simulada encuesta.

Y según leímos en uno de los chat monrealistas, no faltó quien comentara que ojalá AMLO se vaya a Palenque, destino a donde el presidenciable declaró que iría si pierde en 2018.

A la espera de un guiño del líder de Morena para que MC lo haga su candidato, como en 2006 y 2012, Dante Delgado ventiló ayer en Twitter su decepción:
“@RicardoMonrealA Mi solidaridad y afecto invariable. Hace dos años te dije que así corresponderían a tus mil batallas libradas contra tantos”.

El delegado de la Cuauhtémoc respondió: “Agradecido con tus palabras @DanteDelgado. Lo repito. Soy hombre de trabajo, de ideales y sin duda enfrentaré las batallas siguientes”.

Este intercambio disparó la especulación de que Monreal podría convertirse en el candidato a la CDMX y hasta presidencial de MC, un partido que inclinará la balanza electoral con el 1.5 millón de votos que podría acumular el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, como abanderado a la gubernatura de Jalisco.

Y ya se lanzó la hipótesis de que Monreal y Alfaro podrían ser las cartas del partido naranja en las futuras negociaciones de un Frente Amplio Opositor con PAN y PRD.

Sin embargo, quienes conocen a Dante y a Monreal saben que ambos comparten la expectativa de un arreglo con AMLO. Y que éste puede darse en lo que resta del año.

Mientras tanto, avanza la cargada a favor de Claudia Sheinbaum.

Destacada líder del CEU, la exsecretaria capitalina de Medio Ambiente tiene amplias simpatías entre jóvenes, universitarios y mujeres.

Su reciente separación conyugal elimina uno de sus potenciales negativos en la campaña: el regreso de las imágenes de Carlos Imaz con los maletines de dinero de Carlos Ahumada.

Así que aun cuando hay morenistas que se quejan de que las candidaturas terminarán siendo palomeadas por Yeidckol y Andy —quienes se limitan a cumplir instrucciones—, el caudillismo de AMLO galopa sin tropiezos.

¿Ese verticalismo es una buena respuesta para el mal humor social?

¿Esa es “la democracia” que entusiasmará a los cansados con los políticos de siempre?

¿Naufragarán el PAN y el PRD en sus abiertas discrepancias internas?

Esas son las preguntas.

Pero ya tenemos una certeza: aunque el dedazo de Morena es una caricatura del dedazo del PRI, en ambos partidos se impone la disciplina en torno a la voz de un solo hombre.

Y eso, por ahora, es una ventaja. Hasta que no se demuestre lo contrario.

Link  http://www.excelsior.com.mx/opinion/ivonne-melgar/2017/08/26/1184165

- Publicidad -
Comentarios
Cargando...