Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Asaltan, Secuestran y Encajuelan a Taxista Sexagenario de Chiautempan

87

Tres Jóvenes Solicitaron Servicio en Base Saldaña y Atacaron por la SESA

Por si Fuera Poco PGJE Re-victimiza al Chofer: Retardará 15 Días Entrega del Medio de Trabajo

-Reportaje-

Un taxista sexagenario de de Santa Ana Chiautempan fue asaltado, golpeado y encajuelado durante dos horas por tres sujetos que abordaron su taxi en la base de la calle Manuel Saldaña, hacia las 7:30 horas de anoche, cuando en torno al sitio decenas de familias realizaban compras navideñas.

Los jóvenes con acento de la región contrataron servicio ida y vuelta a San Francisco Tetlanohcan por 150 pesos, a condición de esperar en una calle, hasta que uno de los delincuentes pidió regresar porque “mi tía no está”. Ya en Santa Ana pidieron al chofer dirigirse hacia Texcacoac, hasta llegar a un paraje en las inmediaciones del hospital de la SESA (Salud estatal).

 Allí emprendieron el ataque los asaltantes que durante el traslado habían estado charlando y bromeando entre ellos. En la versión del taxista Reyes N., primero el sujeto sentado a su espalda le hizo una llave por el cuello, al tiempo que el del asiento del copiloto le tapaba la cara con el peluche del tablero y el segundo pasajero del asiento posterior le golpeaba en la cabeza y el cuerpo.

02 Golpes en todo el cuerpo

Luego bajaron al indefenso conductor del coche, lo ataron con las cintas de los propios zapatos, metieron un pedazo de bolsa en su boca, le cubrieron la cabeza con el resto del plástico, lo encajuelaron, y así lo pasearon unas dos horas para finalmente liberarlo en el municipio vecino de Santa Cruz Tlaxcala. El afectado recuerda que mientras era paseado, uno de los asaltantes le decía, al parecer condolido: “¿Cómo estás, viejito?”.

Al soltarlo, los rufianes amenazaron a su víctima con tomar venganza incluso en la familia, si denunciaba el delito. Además del auto, los secuestradores se llevaron dos tarjetas bancarias, llaves de la casa y hasta una chamarra de paño azul marino.

Tras quedar libre, Reyes N. tocó varias casas de Santa Cruz en demanda de auxilio, mas fue rechazado por moradores temerosos del aspecto de la víctima; hasta que un buen vecino quiso escucharlo, le dio un té para el susto y reportó el secuestro al teléfono de emergencias 911.

03 Hoja de denuncia

Para entonces ya era medianoche.

Sin embargo, aún esperaba a la víctima otro calvario en la Procuraduría de Tlaxcala que encabeza Alicia Fragoso Sánchez, una abogada que ha ocupado diversos cargos en la procuración federal y estatal de justicia a pesar de reiterados señalamientos de permitir torturas a sospechosos.

CALVARIO EN LA PROCURADURÍA

Golpeado y todavía bajo el impacto del terror causado por los secuestradores, el sexagenario Reyes N. fue llevado por una amiga a las instalaciones de la Procuraduría local, en la ciudad de Tlaxcala.

Sufrió un primer revés en su búsqueda de protección y justicia cuando un licenciado a cargo de la oficina de robo de vehículos lo hizo esperar alrededor de tres horas, hasta que hacia las 4 de la madrugada de este viernes le fue tomada la denuncia. El personal de la PGJ de Tlaxcala rechazó como indicio de la investigación las agujetas con las que el taxista fue atado.

04 Prueba no válida

Y aún venía lo peor.

Sorpresivamente, Reyes N. fue informado al concluir su denuncia de que el auto había sido encontrado por la policía ministerial; pero el licenciado de marras exigió presentar la factura original para recuperarlo. Cuando la agobiada víctima volvió con dicho documento, hacia las 9 de la mañana, simplemente le dijeron que el funcionario se había ido a descansar y no volverá a su oficina hasta el próximo lunes.

“Todo lleva un procedimiento, no puede ser como usted quiere”, objetó la secretaria de la Mesa 2.

Finalmente, una solícita empleada le aclaró al taxista de la tercera edad que de ninguna manera podía recuperar el vehículo con que se gana la vida, hasta en tanto la dependencia realiza diversos trámites burocráticos entre media decena de dependencias gubernamentales.

“Podría tardar dos semanas”-anunció la empleada a la víctima de secuestro exprés, amenazas de muerte, golpes y robo.

El chiautempense salió de la Procuraduría a las 5 pm. Se sentía “físicamente muy mal”, según narró a Código Tlaxcala.

05 Radiografías de tórax y cabeza

Como nadie en la Procu de la señora Fragoso se interesó en la salud del humilde taxista y empleado jubilado de gobierno, para estar seguro un hermano lo llevó directamente de la PGJ a la clínica del ISSSTE de Ocotlán, donde le hicieron radiografías de tórax y cabeza. Tiene lesiones graves y deberá usar un collarín.

Así, mientras los legisladores se reparten en todo el México bonos contantes y sonantes por aprobar leyes de protección a víctimas, y los gobernantes pronuncian sentidos discursos y disponen con fines inciertos los recursos públicos para tal fin; en los hechos, en la Procuraduría de Tlaxcala persiste a días del cambio de titular -en tonos acaso más sombríos- la habitual indiferencia de los funcionarios judiciales de todo México hacia el sufrimiento de las víctimas de los delincuentes.

uyu

Comentarios
Cargando...