Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Anabel Alvarado en Tierra de los Román y del ‘Agua de Barranca’

-Laberíntica Croniquilla Cunicular Sobre una Candidata, un Ausente y un Debutante-

6,419

Giramos a la derecha en el primer semáforo de Guardia y entramos a un intricado laberinto, ya desesperamos de que pueda surgir del enésimo recoveco un minotauro cuando se nos ocurre preguntar a un ciclista que nos guía hasta la anhelada plazuela de la Quinta Sección de Zacatelco donde medio millar de personas sobrevive a la canícula de la tarde.

-¡Bienvenido, Don Guadalupe! –lo saluda, apenas verle, Ricardo Román.

Gran mayoría de mujeres –muchas madres con sus niños- en la sillería dispuesta bajo un toldo blanquinaranja en el barrio de Xoxtla. En torno los hombres. Aquí y allá, dispersos al desgaire, los indispensables reporteros y comunicadores: Gil Pérez de Informativo Independiente, Felipe Meza de El Pregonero, Vianney de Contraste, y Elías Rosas y el tránsfuga Alejandro Salgado, del equipo del candidato a diputado por el XIII local.

Apolonia y su cacao.

Hasta adelante, el meticuloso Zeus Mena, coordinador municipal de la candidata Anabel, observa la labor del joven locutor Luis, a cargo de aligerar la espera. Al fondo, la sonriente Apolonia agita con enjundia la cazuela del cacao, una espumosa bebida emblemática de Zacatelco transportada hasta la reunión en triciclo y servida por ella misma en jícaras primorosamente decoradas.

Me refresco con un cacao en bolsa cuando Vianney informa que durante la reunión de pueblos mágicos de Tlaxcala, el personal de SECTUR propuso rebautizar “agua de barranca” la bebida color chocolate. “Porque se confunde con la bebida de Tabasco.”

-Suena anti higiénico… -se me ocurre decir.

-¡Imagínate! Con la basura y los perros muertos que ahora hay en las barrancas… –coincide la colega.

Zeus Mena, coordinador municipal

SIGNOS COMICIALES

-Mi papá está en Tepeyanco, en una reunión más cerrada –justifica Ricardo la ausencia de Paco Román. Debe ser –me digo- porque ese municipio forma parte del distrito dos que peleará Blanca Águila. Aclaran que los locales entrarán a campaña hasta mayo.

-Sandra Corona está arrancando a esta misma hora en Zacualpan –confirma aparte Zeus.

-¿No se pudieron coordinar mejor? –pico por no dejar.

-Precisamente nos propusimos cubrir varios puntos a la vez –explica el tonante.

-Xoxtla es cabalístico. Aquí, en esta misma plazuela, han arrancado campaña todos los candidatos del PRI que ganaron en Zacatelco –pone al tanto, en plan de augur, Gil. “Cerca, a dos cuadras vive Víctor Manuel Báez, candidato de MORENA” -completa su descripción del alineamiento astral.

Con Josefina.

Mientras pregunto por Gilberto Textle, el presidente del comité municipal del partido tricolor, escucho el retazo de una queja: “…reclaman, ya ni sé qué decirles”. Pregunto a la mujer sentada junto al ex comisario ejidal de Zacatelco, Ascensión Carreto, quiénes y porqué reclaman.

-La gente me dice que si toda la vida he sido priista, porque ahora ando pidiendo que voten por la candidata del PANAL, Sandra Corona.

-Explíqueles que van aliados –aconsejo a Josefina Rancaño, suplente de la hija del legislador local J.Carmen.

A poco, Elías comparte una primicia: “Viene José Antonio Meade el 19”.

-¿A esta plazuela?

-Al parque de Zacatelco –precisa.

Retumba a la sazón la bocacalle: “¡Aquí, allá /Anabel Ga-na-rá!”. Un grupo de jóvenes tenores saluda así el arribo de Alvarado Varela, candidata a senadora de la coalición Todos por México conformada por PRI, PVEM y PANAL.

Abrazo a Don Guadalupe.

BIENVENIDA A CANDIDATA

Acude Anabel ataviada con sencillez, de tenis rosa mexicano, pantalón de mezclilla y blanca blusa tradicionalista. Se demora en la sillería saludando al compás de porras y vítores de sus partidarios a las y los asistentes. Cruza una zona poblada de cartelas verdes y rojas; toma asiento junto a las encantadoras niñas de Montserrat; abraza a su viejo conocido Don Guadalupe. En el proscenio del escenario improvisado sobre un empedrado, saluda con afecto a Josefina, intercambian impresiones.

Toca abrir el evento y dar la bienvenida a la candidata, en su debut en lides electorales, al abogado Ricardo Román Cedillo. La gente le tiene afecto, cae bien, lo animan con porras y aplausos.

Que no quepa la menor duda: ¡Vamos a llevar al senado a Anabel Alvarado y al Profe Florentino! ¡Vamos a llegar a la presidencia con José Antonio Meade!” -expresa con convicción juvenil. Y luego, volviéndose hacia Anabel, le dice mirándola a los ojos: “Usted va a ser nuestra próxima senadora”.

“¡Ricardo Ricardo, ra ra ra! /¡Anabel Anabel, ra ara ra!” –despiden al debutante.

“Ricardo es una próxima figura”, coincidirá al cabo el amigo Salgado.

MENSAJE DE ANABEL

Luego es turno de Anabel Alvarado Varela. “Me da mucho gusto ver a muchísimas mujeres” –expresa de entrada, tras presentar a Josefina y agradecer sus palabras a Ricardo y Ascensión.

“Desde aquí le mandamos un abrazo de trabajo a Paco Román, quien hoy aquí nos congrega” –reconoce enseguida al ausente.

Vengo a presentarme a quienes no me conocen”, prosigue; y resume así una semblanza mínima de sí misma: “Tepeyanco es el origen de mi familia; estudié dos carreras, en una no me titulé porque como muchas mujeres tuve que trabajar: milito desde los 14 años en mi partido, el PRI, al que serví como consejera nacional; fui dirigente estatal de la CNOP y secretaria de Gobierno de Tlaxcala; soy diputada federal con licencia del segundo distrito”.

Pide Anabel al auditorio “el favor de su ayuda para llegar al Senado con el Profe Florentino”; da “gracias por permitirme hacer este trabajo en su compañía”; y recuerda que “ustedes y yo tenemos el mismo objetivo: que le vaya bien a Tlaxcala”.

Luego, para describir el significado de la candidatura de José Antonio Meade –eso sin mencionar por su nombre a López Obrador-, recurre Anabel Alvarado a una parábola sobre la casa familiar al fin de solicitar un voto reflexivo el 1 de julio.

Xicohtzinco presente.

PARÁBOLA DE LA CASA

“Me gusta pensar en México como si fuera nuestra casa, porque necesitamos que México, nuestra casa, esté bien.”

“Les pido que dejemos las llaves de nuestra casa a alguien en quien podamos confiar, para que cuando regresemos, nuestra casa esté completa.”

“No podemos dejar las llaves de nuestra casa a alguien que no podrá cumplir sus muchas promesas.”

“El 1 de julio tendremos que ver a quién sí le podemos confiar las llaves de nuestra casa.”

“Y también está en juego algo muy importante: quienes van a ir a las cámaras de diputados y senadores”, cierra la enseñanza moral.

Con niñas de Montserrat.

COLOFÓN

Ya de salida, Óscar Sánchez y Alejandro Salgado resuelven el misterio de la propuesta de SECTUR acerca de la bebida elaborada con panela y cacao.

“El cacao es del color de la tierra. Del color del agua que corría por las barrancas antaño limpias. Mi abuelo, Ignacio Grande, me dijo que así le decían originalmente, “agua de barrancas” –cuenta el artesano.

El testimonio de Óscar reaviva en la memoria del tránsfuga del periodismo y hermano del inolvidable cronista zacatelquense Luis Salgado, una imagen infantil.

“Todavía hace cuarenta años podíamos escuchar después de una lluvia fuerte el retumbar de las barrancas que hay en Zacatelco. Entonces los niños nos metíamos en las barrancas, por diversión empezábamos a correr delante del agua, y cuando nos alcanzaba, nos colgábamos de las raíces y las ramas de los arbustos. Esa agua, aunque enchocolatada por la tierra, era todavía limpia” –comparte Alex.

Debut de Ricardo.

¿Qué opinas?
Cargando...